Época Colonial

¬

Introducción

¬

La adversidad de un género

¬

Algunos elementos novelescos

¬

Primera novela latinoamericana


Siglo XIX

¬

Introducción

¬

Novela histórico-romántica

¬

Novela post-romántica

¬

Novela costumbrista

¬

Novela realista

¬

Novela modernista


Siglo XX

¬

Introducción

¬

Modernismo/modernidad

¬

Novela sobre la violencia

¬

Un capítulo aparte: Gabo

¬

Novela reciente

¬

Posmodernidad en la novela colombiana


Siglo XIX

Novela realista

Con la novela realista, las letras colombianas alcanzan ya un buen grado de madurez. Reaparecen en este momento lo temas comunes, las escenas cotidianas, las necesidades primarias, de modo que lo exquisito y sublime da paso a lo concreto y objetivo: la pintura de ambientes y la caracterización de las figuras humanas.

En Colombia se puede hablar de dos grandes narradores realistas, que representan a su vez dos estilos y dos ambientes culturales: el ambiente del centro del país y el ambiente de la región de Antioquia. Son ellos: José Manuel Marroquín y Tomás Carrasquilla.

José Manuel MarroquínMarroquín es conocido por cuatro novelas: Blas Gil (1896) que narra la vida de un estudiante en el ambiente bogotano y denuncia a la vez los defectos políticos del país; Entre primos (1897), Amores y Leyes (1898) y El Moro; (1897) novela esta última que es la más conocida de su producción. Con una excelencia estilística inmejorable y a través de un tono entre malicioso y festivo, las obras de Marroquín se alzan para ofrecer esa visión del hombre contemporáneo enfrentado a sus problemas concretos.

El Moro, es una novela en la que el personaje es un caballo que relata su vida y aventuras en primera persona. Este artificio, sin embargo, le sirve a Marroquín para poner de presente sentimientos y honduras humanas gracias a una visión que a su vez le sirve para mirar de lejos (con cierta bondad e inteligencia) las tristezas humanas y para acercarse a sus más íntimas verdades. La novela además provee de acertadas descripciones del paisaje de la sabana de Bogotá y de sus costumbres, así como de narración sobre las guerras civiles, todo bajo un equilibrio que hace que la novela desborde los límites del costumbrismo.

Del otro lado se encuentra la obra regionalista de Carrasquilla. El autor antioqueño se destaca no sólo por su prolijidad (su obra incluye cuentos, novelas y cuadros de costumbres), sino por su gran capacidad para la creación de personajes de mucha fuerza y solidez como esa inolvidable Bárbara Caballero de su Marquesa de Yolombó y la Frutos de Simón el mago. Así mismo, su obra está dotada (incluso en las novelas de corte histórico) de un gran poder de observación, así como de una alta eficiencia en la exposición objetiva de la verdad, sentimientos y mentalidad de sus personajes. Esto último no obsta para que se despliegue también una buena dosis de ingenio y humor que hace de la lectura de Carrasquilla una labor agradable.

Tomás CarrasquillaLas obras más importantes de Carrasquilla son Frutos de mi tierra (1898) y La Marquesa de Yolombó (1928) En la primera, Carrasquilla logra retratar la abyección y desdicha de los campesinos antioqueños, sin llegar a caricaturizarlos. Su mayor mérito aquí está en la capacidad de descripción y en la caracterización de los personajes que logran trasmitir el juego de sus pasiones y los rasgos fuertes y sobrios de su personalidad.

La Marquesa es la obra maestra de Carrasquilla. Se trata de una novela histórica cuya acción se ubica al final del periodo colonial, y que refleja ese momento de transición hacia la independencia del país. La protagonista, doña Barbara Caballero, una mujer enérgica y voluntariosa, llega a constituirse en el símbolo de lo que será en adelante la Colombia independiente: progresista y laboriosa. Si bien Bárbara representa también la fidelidad a la corona, y por ende la tradición, se constituye en paradigma de la nacionalidad colombiana. La novela es rica en descripciones de la mentalidad del pueblo de Yolombó (que desde su localidad alcanza así también universalidad), con su ambiente religioso sincrético que incluye la fe cristiana, las supersticiones populares y algunas ritos africanos e indios. Es, en fin, una novela de grandes alcances y aportes a la tradición de las letras colombianas.


Subir


Programa de actividades

 ¬

Reseñas

 ¬

Foro virtual

 ¬

Talleres virtuales

 ¬

Ensayo final

 ¬

Manual de novela colombiana

 ¬

Síntesis de Modelos historiográficos

 ¬

Bibliografía virtual

 ¬

Bibliografía general

 ¬

Novela Colombiana en la red

 ¬

Contacto académico

 ¬


Pontificia Universidad Javeriana