Los pequeños huéspedes de la Colección Biológica

Los pequeños huéspedes de la Colección Biológica

Cada cajón de la colección esconde al menos una decena de tesoros. Son insectos de todas las regiones del país, capturados por los investigadores o por los propios estudiantes del semillero de Entomología, dirigido por el profesor Dimitri Forero.

Al laboratorio llegan en frascos con alcohol. Investigadores y estudiantes los clasifican tomando en cuenta sus características morfológicas. Después los fijan a una base utilizando agujas, agregan un fragmento de papel donde escriben el nombre científico y el lugar donde fueron encontrados. Finalmente les asignan un espacio en medio de un centenar de cajas similares, diferenciadas apenas por el nombre de la familia a la que pertenecen.

Más de 1,2 millones de artrópodos hacen parte de esta colección. Fue pensada como una herramienta para que los investigadores pudieran apropiarse de la biodiversidad nacional y entender a profundidad lo complejo de nuestro entorno natural. Es también una muestra del espíritu colaborativo de los investigadores que participan siempre en el crecimiento de este espacio, ya sea trayendo nuevos especímenes o describiendo los que permanecen aún sin clasificar.

Algunos de ellos no son más grandes que una falange de un dedo humano. Se miden en micras y sólo si se observan con el estereoscopio electrónico se puede entender su verdadera belleza. Pesquisa Javeriana retrató estos pequeños insectos para acercarse un poco más a este mundo en miniatura.

 

Insectos 1Aradidae, chinches planos. De la familia Aradidae, se encuentran generalmente bajo las cortezas de troncos podridos. Su cuerpo aplanado les permite vivir en estas áreas.

 

Insectos 2Aradidae, chinches planos. Otro ejemplar de Aradidae. Aunque no todos tienen alas, los chinches planos que cuentan con ellas pueden colonizar nuevos ambientes por tenerlas muy desarrolladas. Se alimentan de hongos que crecen en la madera de los troncos podridos.

Insectos 3 Staphylinidae Pselaphinae. Estos cucarrones no tienen nombre común en español. Son bastante pequeños y parecen hormigas por su apariencia externa. Son depredadores de otros artrópodos.

 

Insectos 4 Castolus sp. Reduviidae. Chinche asesino. Al igual que el gran grupo al que pertenece, es depredado de otros insectos, pero en realidad no se sabe nada sobre su historia natural. Tampoco se sabe el porqué de su vistosa coloración.

 

Insectos 5 Hyaliodini-Miridae. Chinche de plantas. A pesar de que el grupo al que pertenece tiende a alimentarse de plantas, es depredador. Se lo puede encontrar frecuentemente en las hojas buscando presas.

 

Insectos 6 Cladonota biclavatus. Membracidae. Muchas especies de este género, incluyendo el espécimen de la fotografía, semejan hongos, quizás para pasar inadvertidos frente a los depredadores.

 

Insectos 7 Chrysididae. Avispa joya. Pone sus huevos en otras avispas para que sus crías puedan desarrollarse. Muchas de ellas tienden a ser solitarias.

 

Insectos 8 Eucyphonia sp. NovMembracidae. Es otro salta-árboles de la familia Membracidae. Es una especie muy vistosa dada su coloración intensa amarilla con marcas negras. Se trata de una especie nueva aún sin describir formalmente. Se cree que en Colombia hay muchas más especies de este grupo por describir.

 

Insectos 9 Rhodobaenus sp. Curculionidae. Gorgojo. Se alimenta de diferentes partes de plantas en algún momento de su desarrollo. Especies de este género han sido investigadas por su potencial para controlar plantas invasivas.

 

Insectos 10Compsus sp. Curculionidae. Gorgojo de nariz ancha. Muchas especies de estos gorgojos son importantes plagas de cultivos. Exhiben coloraciones muy vistosas con tonalidades verdes o azules.

 

Insectos 11 Embates sp. Curculionidae Gorgojo. Un aspecto que permite reconocer fácilmente a la mayoría de los gorgojos es el hecho de tener alargada su cabeza por delante de los ojos, lo cual le permite perforar semillas para poner huevos en su interior.

 

Insectos P Heterispa sp. Chrysomelidae. Cucarrón. Espécimen de la familia Chrysomelidae de la subfamilia Cassidinae. Su nombre quiere decir escudo. Algunos son minadores de hojas, o sea, que sus larvas hacen galerías dentro de las hojas mientras se las va comiendo.


Insectos 12 Homocerus
sp. Chrysomelidae. Muchos crisomélidos se alimentan de plantas muy tóxicas. Quizás por esta razón presentan coloraciones brillantes y llamativas, para mostrar que pueden ser un mal bocado.

El biólogo que les ‘devolvió la vista’ a los escorpiones

El biólogo que les ‘devolvió la vista’ a los escorpiones

No hace falta que él diga que es un amante de los escorpiones: lleva en su antebrazo derecho tatuado uno de ellos. “La gente les tiene miedo porque pican o porque piensan que son grandes y feos, pero a mí, de todos los animales, me llaman la atención”, dice Daniel Gutiérrez Kemenes, quien sostiene que los escorpiones son artrópodos muy antiguos y, a la vez, poco estudiados en Colombia y en el mundo. Para la investigación que presentó como su tesis de pregrado en Biología quiso enfocarse en sus ojos laterales y la información era incluso más escasa. Sin embargo, algunos archivos científicos como The Biology Of Scorpions, del aracnólogo Gary Allan Polis, que según Gutiérrez es la biblia de los escorpiones, aseguran que los ojos laterales no funcionan. Así empezó la curiosidad, ¿funcionan o no?

“Yo estaba muerto de ganas de saber de escorpiones”, dice. Aunque no encontraba mucha información sí conoció a Ricardo Botero, exalumno de la Pontificia Universidad Javeriana que vive en Argentina pero viajó a Colombia en diciembre de 2015. Estuvo con él tres días aprendiendo de escorpiones y de las investigaciones que se han hecho en Argentina. Botero se convirtió en su mentor y con él llegó la fascinación por estos animales. Por ejemplo, el veneno, que es por lo que son más temidos estos animales, que para los nativos norteamericanos son un símbolo de protección, o porque en realidad muy pocas veces un escorpión puede llegar a matar a una persona. Cada nuevo dato fue aumentando su interés, pero la pregunta seguía: ¿funcionan los ojos laterales?

Los 14 especímenes del escorpion chactas sp fueron recolectados en el Valle del Cauca.
Los 14 especímenes del escorpión ‘chactas sp’ fueron recolectados en el Valle del Cauca.

Su investigación arrancó en enero de 2017, el mismo mes en que se tatuó un escorpión. El primer paso fue viajar junto con Dimitri Forero, director del Laboratorio de Entomología de la Javeriana, a Yotoco, Valle del Cauca, para recolectar varios especímenes. Fueron siete jornadas de recolección durante el día y la noche, aunque por la oscuridad era más fácil, según Gutiérrez, ya que los escorpiones brillan de color verde al ser alumbrados con la luz de una linterna ultravioleta. También se ayudó de una pinzas largas y un guante de carnaza anti punzante y así recolectó seis machos y ocho hembras de una especie aún no identificada en Colombia (chactas sp) que cuenta con seis ojos en total: cuatro laterales y dos medios.

La manera como puso a prueba los ojos de los escorpiones fue la fototaxis, la reacción que estos organismos puedan tener a la luz. Para ello se volvió ‘arquitecto’ y construyó un coliseo de madera dividido en nueve partes, iluminado con bombillos LED diferentes: una sección con luz ultravioleta, las demás de azul, verde, amarilla, roja, infrarroja, blanca y otras dos partes sin iluminación. Así pasó de arquitecto a observador. Hizo una grabación de 14 horas, desde las 5:00 de la tarde hasta las 7:00 de la mañana con ayuda de una cámara con lente ojo de pez, que tiene un ángulo de visión amplia, para estudiar el comportamiento de un escorpión frente a la luz durante la noche. Luego cubrió los ojos medios de los escorpiones con silicona de moldes dentales, que también es utilizada en experimentos con arañas y no dañan al animal porque no es tóxica, para observar el comportamiento de sus ojos laterales, que era lo que le interesaba.

Daniel Gutiérrez en el laboratorio, con el escenario de pruebas.
Daniel Gutiérrez en el laboratorio, con el escenario de pruebas.

De esa manera, su curiosidad y fascinación se convirtieron en emoción. No solo comprobó que los escorpiones ¡sí usan sus ojos laterales!, también captan diferentes longitudes de onda y ven en diferentes colores. “Al encontrar estos resultados me dio un poco de miedo porque contradecía muchos años y a muchos autores, pero fue algo muy emocionante”, dice Gutiérrez.

Resultados
Escorpiones ojos destapados
Machos: les atrae la luz blanca
Hembras: les atrae la luz roja
Machos y hembras: les atrae la luz amarilla

Escorpiones con ojos medios cubiertos y ojos laterales destapados
Machos: 
les atrae la luz ultravioleta
Hembras: les atrae la luz azul

Fueron, en total, cuatro meses de investigación; de conocer personas que lo guiaron como el biólogo y director de su tesis André Riveros; de salir corriendo a buscar cucarachas pequeñas para alimentar a los escorpiones cuando se le acababan las larvas de cucarrones que les daba de comer; de experimentar el dolor de ser picado por uno de ellos; de retarse a obtener resultados en pocos meses y superar las desmotivaciones que sentía al no encontrar información.

Pero esto no ha terminado. Gutiérrez quiere seguirles la pista a los escorpiones haciendo investigaciones sobre el impulso nervioso de sus ojos, profundizar en su comportamiento o en el de otros artrópodos. El 84 % de todos los animales de La Tierra son insectos, así que hay mucho por explorar. Sin duda, seguirá siendo uno de los investigadores y seguidores de este tema.


Título de la investigación: Evaluación de conductas fototácticas del escorpión chactas sp.
Investigador: Daniel Gutiérrez Kemenes.
Facultad de Ciencias, Departamento de Biología.
Periodo de la investigación: enero – mayo 2017.