‘Desordenar’ la música

‘Desordenar’ la música

“La nostalgia es la fuente de toda literatura y de toda poesía”.
Gabriel García Márquez

La música, más que inspiración, es disciplina. Es tomar la experiencia, las vivencias, las emociones y otros elementos de la cotidianidad para que, basados en técnicas musicales, se pueda escribir una obra. Así lo explica Carolina Noguera Palau, coordinadora del Área de Composición del Departamento de Música de la Pontificia Universidad Javeriana y segunda ganadora del Premio Bienal a la Creación Artística Javeriana, entregado en 2016. Hoy, dos años después, este galardón está en proceso de selección para definir quién recibirá en septiembre la tercera estatuilla y un reconocimiento por $15.000.000 en el marco del III Encuentro Javeriano de Arte y Creatividad.

Carolina Noguera tiene más de 15 años de experiencia profesional en el campo musical. Estudió en la Javeriana su pregrado y viajó a Inglaterra a realizar su máster y doctorado en composición musical en el Royal Birmingham Conservatoire (adscrito a la Birmingham City University) como becaria de ORSAS (Overseas Research Students Awards Scheme) del Reino Unido, Colfuturo y el Banco de la República de Colombia. Fueron cinco años en Europa para encontrarse con lo más profundo de su interior, para hacerle caso a sus intuiciones, a su melancolía y así crear historias a través de la música. En últimas, para romper con su propuesta de creación, con la que se había hecho merecedora, hasta entonces, de algunos reconocimientos como el Premio Nacional de Composición de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte de Bogotá en 2006, la beca de creación del Ministerio de Cultura en 2005 o como finalista del VII Premio Nacional de Composición de la Secretaría de Cultura de Bogotá en 2003.

La racionalidad la ha acompañado siempre. Le iba bien con las matemáticas en el colegio, estudió filosofía y uno de sus maestros, Guillermo Gaviria, le ayudó a fortalecer ese “impulso racional”, como ella lo llama, para crear música; sin embargo, en 2006 exploró otras búsquedas, ya no solo quería partir desde esa perspectiva. Llegar a Inglaterra fue un quiebre: “No más, hago lo que quiero sin importar si hay una justificación racional”, decía. Sus mentores en el doctorado, Richard Causton, compositor y profesor inglés, y Lamberto Coccioli, profesor italiano de música y tecnología, la acompañaron con esta sentencia: “Su música está muy ordenada, desordénela un poco”. A eso se dedicó hasta 2011 cuando regresó a Colombia.

Desde Inglaterra, Noguera le dio importancia a la nostalgia de los sonidos de la infancia, alejándose de “la onda más modernista” para recurrir a un lenguaje más abstracto. Es solo escuchar, por ejemplo, Cuarteto palenquero, una mezcla de instrumentos rasgados y voces sobrepuestas, para sentir el uso de elementos sonoros que evocan un espacio cálido y de antaño. Otra pieza que quedó de su doctorado fue Elegía errante, basada en elementos musicales mexicanos del huapango y la raspa. Esta composición fue estrenada por Garth Knox, uno de los violistas más importantes a nivel global y la grabó David Merchán, violista colombiano radicado en Berlín que ha tocado con los mejores del mundo.


Y… ¿cómo se compone?

“Trato de construir texturas donde le doy peso a la distorsión. Algunas veces genero dislocaciones de las melodías que estoy recordando, es decir, un pedazo acá, otro allá y juego a armar un rompecabezas mal hecho. Algo así como la memoria de las personas que recuerdan por fragmentos. La textura es nebulosa, ya que me apoyo de lo visual y trato de traducirlo en el lenguaje musical”, explica Noguera.

gjgj
En 2016, Carolina Noguera ganó el Premio Bienal a la Creación Artística Javeriana.

Agrega, además, que “componer es responder a una urgencia vital. Quizás no se gana un peso. Uno podría terminar como Schubert muriendo a los 31 años en un tumulto espantoso, sin fama, sin plata, sin nadie que lo aplauda, pero si se tiene la necesidad de escribir, pues hay que hacerlo y no pensar más”. Durante los años en Londres se preguntó: ¿por qué no apelar a la emotividad? ¿Por qué contrariarse con esta posibilidad que da la vida? Incluso, eran cuestiones sin resolver desde años atrás cuando era pianista.

Del doctorado, además de las inquietudes internas, quedaron piezas musicales interpretadas por ensambles europeos del Conservatorio, como Furias. Esta obra para violín y piano está basada en un pasillo y fue con la que ganó el Premio Bienal a la Creación Artística Javeriana. Noguera explica que “alude a las furias que a veces siento y a momentos contemplativos asociados a recuerdos de infancia”.

Esta composición fue estrenada en Inglaterra por Mary Dullea y Darragh Morgan durante la temporada ‘Frontiers Series’ en el Royal Birmingham Conservatoire en 2011. Su título está basado en las deidades mitológicas de venganza o las personificaciones sobrenaturales de la ira de la muerte; en la obra, se hace referencia a la energía frenética que puede ser semejante a la ira.

Esta pieza musical se ha interpretado en la Sala de Conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango, en el Auditorio Pablo VI de la Javeriana, en el Festival de la Imagen de Manizales y en el Festival de las Américas en Greenwich House Music, en Nueva York. Ha sido interpretada un gran número de veces por el dueto sueco-brasilero conformado por Karin Hellqvist (violín) y Heloisa Amaral (piano) en la Sala Teresa Cuervo Borda del Museo Nacional de Colombia, y por la violinista Angélica Gámez y la pianista María José de Bustos.

Furias está publicada en el Catálogo de Obras Artísticas de la Javeriana.


Nota:
Los invitamos al III Encuentro Javeriano de Arte y Creatividad, del 10 al 14 de septiembre próximos. La asistencia no tiene costo y está abierta a cualquier persona interesada en la creación artística. Puede inscribirse en www.javeriana.edu.co/arteycreatividad

Novedades editoriales

Novedades editoriales

El libro álbum. Experiencias de creación y mundos posibles de la lectura en voz alta

captura-de-pantalla-2016-09-11-a-las-11-42-55-p-m

Galia Ospina Villalba. Bogotá: Editorial Pontificia Universidad Javeriana / La Silueta Ediciones., 2016. 254 págs.

Con una sensibilidad apremiante, este libro despliega la noción de lectura bajo un amplio espectro de posibilidades tanto escritas, como visuales. La autora reconoce que la escritura y la imagen son dos tipos de lenguaje que transgreden los límites del pensamiento y la mente. Unidos, estos dos elementos consiguen evocar nuevos horizontes creativos y habitables, terrenos en la imaginación que aún son inhóspitos. El libro álbum se enuncia entonces como el género clave que encierra todo este potencial.

En el entramado de sus páginas se conmemoran los momentos en que ciertos libros llegan a manos de un lector, se reviven recuerdos de infancia; también se incluyen diferentes voces de estudiantes lectores y se citan autores asombrosos como Shaun Tan, Maurice Sendak y Jörg Muller. Asimismo, se recupera la historia del libro álbum, se exalta su tradición cultural y se reconoce su creciente uso en las bibliotecas.

Tras una investigación práctica y teórica, El libro álbum anuncia la liberación de la imagen como una herramienta educativa, imaginativa y revolucionaria que contribuye de forma independiente a la narración y a la comprensión de los textos. Teniendo esto en cuenta, Galia Ospina también celebra la emancipación del lector, lo declara un sujeto capaz de armar y desarmar una historia, forjar un sentido propio y finalmente, construir su rompecabezas.

A través de este completo panorama compuesto por cuatro capítulos y una variedad de imágenes, se revela una verdad indiscutible: No hay una única manera de leer. La noción de lectura guarda incontables misterios que este libro se dispone a esclarecer.

Minería de procesos. Fundamentos y metodología de aplicación

captura-de-pantalla-2016-09-11-a-las-11-42-45-p-mHugo Santiago Aguirre Mayorga. Bogotá: Editorial Pontificia Universidad Javeriana, 2016. 150 págs. Colección Laureata.

Las organizaciones, en general, no han aprovechado todas las funciones que los sistemas de información les brindan, como por ejemplo el registro de eventos y la obtención de información sobre todas las etapas de un proceso con miras a mejorarlo. En esta hipótesis se basa la tesis laureada del Doctorado en Ingeniería, presentada por Hugo Santiago Aguirre como una propuesta de aplicación de la metodología de minería de procesos, es decir, una metodología de registros que aporta una serie de datos sobre instancias, actividades, agentes y tiempos asociados a los procesos de una organización, que pueden ir desde el hallazgo de cuellos de botella hasta el descubrimiento de fallas estructurales, pasando por el análisis de la interacción del personal que realiza los procedimientos y por la predicción de tiempos para dar una mejor experiencia al cliente. En el libro, editado en la colección Laureata, la minería de procesos se presenta como una herramienta clave para aplicar a la hora de optimizar un proceso de negocio que beneficia a las empresas y a los clientes.

Palabras de un prefantasma. Antología poética

captura-de-pantalla-2016-09-11-a-las-11-42-33-p-mÓscar Hahn. Bogotá: Editorial Pontificia Universidad Javeriana, 2016. 128 págs. Colección Poesía.

Tristeza, alegría, ira, violencia, sensualidad, nostalgia… se tejen de verso a verso, en ambientes que van desde lo más cotidiano y prosaico hasta lo metafísico. La poesía de Óscar Hahn (Iquique, Chile, 1938), uno de los grandes poetas latinoamericanos contemporáneos, tiene el don de pasar al lector por un sinfín de emociones. La presente antología realiza un recorrido desde Esta rosa negra (1961), su primer libro de poemas, hasta Los espejos comunicantes (2015). Un recorrido del que difícilmente el lector saldrá ileso, sin sentir que algo retumba en el interior. La publicación de esta antología resulta oportuna, dada la presencia de su autor en el encuentro literario Las Líneas de su Mano, organizado por el colegio Gimnasio Moderno en el mes de septiembre.

Los fundamentos de una “ilusión”. ¿Dios y la religión, ilusión o realidad?

captura-de-pantalla-2016-09-11-a-las-11-43-03-p-mGerardo Remolina Vargas, S. J. Bogotá: Editorial Pontificia Javeriana, 2016. 350 páginas.

A través del método trascendental del conocimiento propuesto por Bernard Lonergan, el padre Gerardo Remolina responde de forma responsable, honesta y razonable a uno de los grandes interrogantes de la existencia humana: la pregunta por Dios y la religión. Pero más que fundamentar la aceptación o el rechazo de la religión, el libro introduce al lector en las experiencias, preguntas, hipótesis y juicios de autores ocupados de la inquietud religiosa, desde distintas áreas del saber, credos, épocas y culturas, de forma clara y sencilla. En este sentido, el padre Remolina ofrece varios elementos de reflexión centrados en la capacidad humana de discernir qué ilusiones pueden ser legítimas y cuáles no y, al mismo tiempo, llama la atención sobre el peligro de falsa ilusión que acompaña el proceso cognoscitivo. Por eso, la palabra ‘ilusión’ cobra un sentido doble, en la medida que puede significar tanto un anhelo como un engaño.

En Los fundamentos de una “ilusión” están recopilados los apuntes de la cátedra de Filosofía de la Religión del autor, quien fue, durante más de tres décadas, profesor en la Pontificia Universidad Javeriana. Sin embargo, este libro no es un tratado de teología ni de filosofía, sino una obra muy cercana al lector que, especialista o no, tenga interés por la inquietud religiosa en la naturaleza humana. Es al mismo tiempo el fruto de años de lectura y reflexión, y sobre todo de una actitud de apertura total y de búsqueda incondicional de la verdad puestos al servicio de un lector crítico y preocupado de dar a sí mismo y a los demás la razón fundamentada de sus creencias.

Continue reading