Paneles de presentación de resultados de investigación

Cinco mesas de discusión para la presentación de resultados de investigación javeriana


En el XIII Congreso se retomó la dinámica de presentación de resultados de investigación, después de dos congresos (2011 y 2013) en los que se habían tratado temas transversales como las fortalezas de investigación, la creación de la Vicerrectoría y la Política de Investigación. Esta socialización contó con algunas novedades. De un lado, se abrió una convocatoria para seleccionar las propuestas que cumplieran con los criterios definidos por el Comité Organizador. Así fue como del filtro realizado por pares académicos se seleccionaron 62 ponencias de las 182 postulaciones.

Se buscó, también, que las presentaciones no estuvieran agrupadas por disciplinas o áreas de conocimiento, sino por problemáticas que permitieran visibilizar el aporte que la investigación javeriana puede hacer a la situación actual del país, incluyendo miradas disciplinarias e interdisciplinarias.

Por último, se dio la oportunidad para que estudiantes y egresados participaran como ponentes, no solo los profesores. Buscando tener una adecuada representación de la actividad investigativa en la Universidad, se definieron las problemáticas a tratar así:

  •    De la investigación biomédica a la salud integral
  •    Hegemonías, desigualdades y resistencias
  •    Competitividad, infraestructura y sector productivo
  •    Aportes para la sostenibilidad ambiental y de recursos hídricos
  •    Brechas y retos educativos



Proceso de la convocatoria


El 12 de marzo de 2015 se hizo pública la invitación a postular resúmenes de ponencias con el fin de presentar, en cada una de las cinco problemáticas, resultados de proyectos de investigación registrados en SIAP y en SIGI (para la Seccional) realizados entre 2010 y 2014. La recepción de postulaciones estuvo abierta hasta el 15 de julio y las propuestas podían ser presentadas por:

  •    Profesores de planta que hubieran realizado un proyecto de investigación registrado, terminado o con más de un año de ejecución;
  •    Doctores que hubieran defendido una tesis doctoral en los últimos 5 años;
  •    Estudiantes de pre y posgrado o egresados, junto con al menos un profesor de planta que hubieran colaborado en un proyecto de investigación en el marco de un programa académico de la Universidad y,
  •    Profesores de cátedra y un profesor de planta que hubieran trabajado en un proyecto colaborativo y se presentaran conjuntamente.


De las 182 ponencias recibidas, se filtraron 171 que cumplían con los requisitos y de allí los evaluadores escogieron 62 propuestas para ser presentadas en el marco del Congreso, distribuidas así:


En cuanto a los estamentos representados entre los ponentes, la mayoría fueron profesores de planta de la Universidad (44), pero hubo también presencia importante de estudiantes (10), egresados (7) y un joven investigador (1).

Además de la presentación de los resultados de investigación, a los panelistas se les pidió que desarrollaran dos preguntas transversales, a saber: cómo puede su investigación aportar al posconflicto y/o cual es el aspecto ético de esta investigación a relevar; y, cómo puede su investigación aportar a la sociedad colombiana.

A continuación, se encuentran los perfiles de los ponentes, los resúmenes de las 62 ponencias de resultados de investigación y una breve descripción del debate que se desarrolló en cada mesa en torno a las dos preguntas transversales. En algunos casos, se encuentra algunas ponencias completas y material de apoyo utilizado durante estas jornadas académicas.

 

        

 

Conversatorio: Plenaria de los cinco paneles con base en las preguntas transversales del Congreso


Un Congreso que pone a reflexionar a la academia sobre su papel en el posconflicto

Moderador: Daniel Castillo, director de Investigación de la Vicerrectoría de Investigación

  •      Florentino Malaver, profesor del Departamento de Administración de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas
  •      Fabio Roldán, profesor del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias
  • Concepción Puerta, decana de la Facultad de Ciencias
  •      Juanita Ángel, profesora y directora (e) del Instituto de Genética Humana de la Facultad de Medicina
  •      Andrés Rosas, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas
  •      Eduardo Restrepo, director de Departamento y de la Maestría en Estudios Culturales de la Facultad de Ciencias Sociales

 

¿Qué compromisos va a tener la Universidad Javeriana en el posconflicto? Con esa pregunta empezó y sobre ella giró la plenaria de los cinco paneles en los que se presentaron resultados de investigación en el XIII Congreso La investigación en la Pontificia Universidad Javeriana.

En ese escenario también se preguntó sobre el potencial de aplicación de los resultados de las investigaciones y sobre el elemento ético que se desprende de estos proyectos.

La conclusión de las representantes del panel De la investigación médica a la salud integral reiteró la idea de seguir haciendo bien el papel que le corresponde a la academia y enfatizó en la necesidad de abordar problemáticas pertinentes y focalizadas. Eso sí, sin dirigir todos los esfuerzos de investigación en los asuntos sociales y de posconflicto, y que se olvide la importancia de continuar haciendo investigación básica y desarrollos que luego puedan nutrir y ser aplicados y transferidos a la sociedad.

En la discusión se recalcó además que muchas de los temas que se están investigando ahora cobran más relevancia con el posacuerdo, pero no necesariamente cambian. Problemas como la desigualdad, la pobreza, el acceso a salud y la educación se hacen más importantes en el posconflicto porque no solo son causas del conflicto, sino que este ha tenido consecuencias sobre las situaciones mencionadas. La función de los académicos, de la universidad, es formar a las personas para que sean críticas y también hacer investigación relevante, pertinente, que trate de resolver problemas importantes de la sociedad.

Igualmente, se resaltó la necesidad de que los investigadores salgan de la burbuja académica en la que están inmersos y no desviar la atención ni los esfuerzos en producir nuevo conocimiento por centrar la atención principalmente en los rankings y los números. ¿Cuál es la reflexión que como profesores hacemos sobre nuestro papel en una sociedad que está transformando mentes? La respuesta: falta mucho por hacer allí y la universidad tiene que repensarse en ese sentido.

La reflexión por el componente ético de los investigadores también fue relevante en las mesas temáticas y en la plenaria. De partida, se asume que la ciencia no es neutral y en esa medida los académicos deben seguir haciendo con pasión lo que escogieron, de esta manera no se construye conocimiento desde una perspectiva de la neutralidad y cómo aportar en el contexto en que se encuentran los investigadores. ¿Nos tenemos que preguntar cómo hacer un país más a la medida de nuestros sueños de justicia social¿, afirmó uno de los profesores.

Se destacó la importancia de que el Congreso haya invitado a los participantes de diversas disciplinas a pensar en cómo pueden aportar en la transición del conflicto al posconflicto. Además, se apuntó que hace falta más trabajo interdisciplinario comprometido, administrar mejor los recursos que reciben para investigación en pos de la equidad y la justicia social, compartir investigaciones, ir a las regiones y salir de la burbuja.

Por último, se habló de que esta es una coyuntura en la que el país estará obligado a pensarse más allá de la guerra y ver dónde está parado, y eso le corresponde a la universidad también. "A lo mejor dejando de pensar en la guerra vamos a tener que pensar en el conjunto del país y eso es un desafío muchísimo mayor, ya no solo para quienes trabajan en las áreas sociales, que por su objeto de estudio tienen que decirnos cosas, sino en muchas otras dimensiones del país para las cuales no ha habido voz ni oídos y que está que habla y necesita a hablar. La pregunta es si la universidad va a ser ese actor que pone esos temas sobre el tapete y lo va a hacer como lo hace la universidad, con estudios, con conocimiento", fue una de las conclusiones del debate.


¿Qué papel juegan los científicos en un escenario de posconflicto?

Eliminar las barreras de acceso y resultados diferenciales del sistema de salud con las cuales no se puede pensar en la paz. Hacer diagnósticos municipales para leer los territorios de una manera integral, por ejemplo, entendiendo en detalle las causas de mortalidad infantil en municipios de La Guajira. Salir de la burbuja académica. Construir tejido social, y formar a los universitarios para los nuevos escenarios, son algunos de los retos de los científicos en Colombia en el posconflicto. Sin duda, los investigadores son parte relevante en el proceso de construcción de paz. Esta es una de las ideas destacadas en la plenaria que se adelantó como cierre de la franja de presentación de resultados de investigación del XIII Congreso de investigación.

La primera obligación frente al escenario actual colombiano es hacer bien lo que saben hacer: generar nuevo conocimiento, contribuir a la resolución de problemas, formar nuevos científicos, crear redes de colaboradores que impacten las regiones, dialogar con la sociedad con un lenguaje asertivo e impulsar la transferencia y apropiación social del nuevo conocimiento generado.

Otro de los retos está en trabajar por un mayor acceso a la educación, a posgrados y a recursos que permitan realizar investigación de impacto, por lo que la ilusión es que una parte de recursos antes invertidos en la guerra puedan ser redireccionados para financiar la investigación de mayor alcance, de largo aliento y de mayor impacto. Una expectativa más es que con los avances en las conversaciones de La Habana se pueda llegar prontamente a las regiones apartadas, denominadas zonas rojas del país.

Los profesores invitados resaltaron, además, que los estudios que realiza la Universidad Javeriana de salud mental y maltrato infantil, entre otros, han diagnosticado y ahora se centran en proyectos para mitigar los efectos de estas violencias.

Volver a las Memorias del Congreso 2015