El terreno común de la escritura

ISBN 978-958-781-228-2

Fecha de Publicación: 04, 2018

Autor: Carlos Arturo López Jiménez

Sobre la base de un archivo documental cuidadosamente levantado (que comprende textos colombianos escritos entre 1892 y 1910), El terreno común de la escritura revela que el origen de la filosofía en Colombia puede rastrearse mucho antes de lo que la historia tradicional ha considerado como su normalización.

El terreno común de la escritura es un concepto que evidencia las principales características del oficio de escribir y, en este trabajo, de escribir filosofía en Colombia durante el tránsito del siglo XIX al XX. Este concepto prueba que existió una comunidad de escritura que fue necesaria para la definición de distintos enfrentamientos, en medios impresos, que caracterizaron el periodo en cuestión, tanto en el orden intelectual como en el partidista o en el de la administración del Estado.

Este libro logra poner en cuestión algunas creencias arraigadas en la historia de la filosofía y en general de los intelectuales y de las ideas en Colombia, lo mismo que los mitos fundacionales de algunas disciplinas académicas e instituciones educativas. Por esta vía, se trata de una historia que reflexiona sobre los ejercicios de escribir y publicar y que, desde allí, se abre a cuestiones relativas a la historia social y política del país. De este modo se invierte el orden habitual en el que se ha pensado la escritura local en Colombia y se da paso a una reflexión sobre el trabajo académico local en el presente.

«Hay libros que son necesarios porque despejan finalmente los obstáculos que habían impedido durante mucho tiempo el avance de la investigación sobre una temática. Su necesidad radica, precisamente, en haber mostrado la cáscara sobre la cual resbalaban, una y otra vez, y sin tan siquiera notarlo, todas esas investigaciones. El terreno común de la escritura retira esta cáscara invisible que había impedido avanzar en el conocimiento sobre la historia de la filosofía en Colombia. Este es un libro que será de obligatoria lectura tanto para filósofos como para historiadores y que muchos de nosotros estábamos esperando.»

Santiago Castro-Gómez