¬

Antonio Curcio Altamar
El paradigma tradicional

¬

Bodgan Piotrowsky
Literatura y realidad nacional

¬

Raymond Williams
Ideología y regiones

¬

Alvaro Pineda Botero
Del mito a la posmodernidad
La fábula y el desastre

¬

Luz Mery Giraldo
Búsqueda de un nuevo canon
Ciudades Escritas
Ellas cuentan
Cuentos de fin de siglo
Cuentos y relatos de la literatura colombiana
¿Dónde estamos? (a manera de epílogo)

 

Ricardo Burgos
Ciencia Ficción en Colombia

 

María Mercedes Jaramillo, Betty Osorio y Ángela Inés Robledo
Literatura y diferencia

 

Augusto Escobar Mesa
Ensayos y aproximaciones a la otra literatura colombiana

 

Juan Gustavo Cobo Borda
Silva, Arciniégas, Mutis y García Márquez

 

Henry González
La minificción en Colombia

 

Oscar Castro García
Un siglo de erotismo en el cuento colombiano

 

Johann Rodríguez-Bravo
Tendencias de la narrativa actual en Colombia

  Silvana Paternostro
Colombia's New Urban Realists

¬

Gina Ponce de León
Panoarama de la novela colombiana contemporánea

¬

Jaime Alejandro Rodríguez
Posmodernidad literaria
Narradores del XXI. Cuatro cuentistas colombianos

  María Helena Rueda
La violencia desde la palabra
  María Elvira Villamil
La narrativa colombiana reciente

¬

La novela policiaca en Colombia
Hubert Poppel


Literatura y realidad: Bodgan Piotrowsky

Piotrowsky en su libro: La realidad nacional en su narrativa contemporánea (aspectos antropológico-culturales e históricos) (Bogotá: Instituto Caro y Cuervo, 1988), propone básicamente una manera de estructurar las relaciones entre realidad y mundo de la obra literaria, y de percibir así su valor literario. El autor parte de la afirmación de que ya no es válido el uso del término: literatura hispanoamericana y prefiere por eso hablar de literaturas nacionales hispanoamericanas, en la medida en que cada país tiene un proceso propio de constitución de su literatura, pese a una matriz común; proceso que conduce a que cada literatura contenga su matiz individual. Según Piotrowsky, hay literatura nacional cuando se encuentran correlaciones entre la realidad histórica y la realidad novelesca. La tarea de la historia literaria es la de desentrañar las relaciones entre la ficción y la realidad, esto es, las relaciones entre realidad representada y realidad histórica o, lo que es lo mismo, la relación entre el objeto literario y la realidad representada, mediante un acercamiento a la composición del mundo creado, al sistema de motivaciones del autor y otras a funciones de reciprocidad que resulten pertinentes.

La obra es, pues, una expresión de la situación histórico-cultural, producto de una conciencia social y performación de una visión ideológica. Esa expresión tiene manifestaciones en el tratamiento del tiempo y del espacio, así como en el lenguaje propio de la obra, asuntos a los que el crítico debe atender si quiere dar cuenta de las correspondencias entre literatura y realidad.

En el plano de la evolución de esas manifestaciones, Piotrowsky propone estar atento a la manera como la literatura va dando cuenta de la modificación del plan de las ideologías que también podríamos llamar nacionales. En el caso de Colombia, esto se manifiesta en la medida en que su literatura se desprende de las categorías comunes al movimiento literario universal en general e hispanoamericano en particular y más allá de la secuencia: costumbrismo - modernismo - criollismo, crea su propia estructura genérica. Algo que evidentemente, según el autor, se empieza a dar en Colombia a partir de los años 20, cuando se da entrada a la modernidad, esto es, a la industrialización y al urbanismo, lo que trae como consecuencia una preocupación social de los autores. Esta preocupación social va evolucionando y configurando una estructura de los géneros literarios bien particular.

Así en Colombia se podrían destacar tres momentos que permiten visualizar el proceso de formación de una literatura nacional: el momento de la novela costumbrista - criollista, en el que se aún se presta atención a lo regional, pero se indaga por la raíces sincréticas culturales del país. La obra representativa de este momento es la Marquesa de Yolombó (1926) de Tomás Carrasquilla, novela que, bajo el influjo ideológico de la república conservadora, relata las últimas décadas de la Colonia. La obra de Carrasquilla propende por la necesidad de mantener la tradición española y aunque resulte conservadora ideológicamente es también una expresión de conciencia social muy clara.

Un segundo momento se da con la novela de tema indígena, del cual son representativas Toá (1933) de César Uribe Piedrahita y 4 años a bordo de mí mismo (1934) de Eduardo Zalamea Borda. Ambas novelas, según Piotrowsky, constituyen una toma de posición teórico-política, en tanto hacen conciencia de una situación social de marginalidad y a la vez indagan por "pudo ser" histórico (la cuestión india). Así, en Toá, se denuncia la explotación cauchera en el contexto de la Guerra entre Colombia y Perú, durante los años treinta. En 4 años, se ofrece el contraste de dos mundos: el urbano y el indígena.

El tercer momento parece definitivo: la novela sobre la violencia. Piotrowsky se centra en la descripción y análisis de este género, el cual evoluciona desde una fuerza temática muy grande hasta un innegable valor artístico. Habría tres momentos de evolución: el corresponde a la novelística realizada durante el periodo más álgido de la violencia política (1951-1954), caracterizado por una literatura de bajo valor artístico más cercana al testimonio o al reportaje que a la calidad literaria. Hay en estas novelas denuncia, emotividad pero poca elaboración. Luego, una periodo intermedio entre 1954 y 1958, y finalmente un periodo que iría desde 1958 hasta 1984, en el que la novelística se hace mucho más elaborada, en el que la simbología se vuelve compleja, el imaginario se ensancha y el asunto de la identidad nacional deviene centro ideológico. El énfasis temático da paso al valor artístico.

Para una mejor comprensión del modelo de Piotrowsky, se han digitado partes esenciales de su texto: el preámbulo, en el cual el autor ofrece su marco teórico; el primer capítulo, en el cual se expone el proceso de selección de las obras; y las conclusiones, que permiten apreciar el cierre del ensayo.

Así mismo, Piotrowsky hace una valiosa introducción a eso que él llama "algo de tradición", en la que resume los orígenes de la literatura colombiana, desde las cartas de Gonzalo Jiménez de Quesada, pasando por la literatura colonial, algunos autores del siglo XIX y los movimientos literarios del siglo XX. Se trata de un trabajo muy completo y valioso que, si bien, al intentar establecer (y tal vez forzar) el puente entre literatura y realidad, descarta otras posibilidades de análisis, supera de lejos la mera filología de un Curcio Altamar.


Subir


Programa de actividades

 ¬

Reseñas

 ¬

Foro virtual

 ¬

Talleres virtuales

 ¬

Ensayo final

 ¬

Manual de novela colombiana

 ¬

Síntesis de Modelos historiográficos

 ¬

Bibliografía virtual

 ¬

Bibliografía general

 ¬

Novela Colombiana en la red

 ¬

Contacto académico

 ¬


Pontificia Universidad Javeriana