¬

Antonio Curcio Altamar
El paradigma tradicional

¬

Bodgan Piotrowsky
Literatura y realidad nacional

¬

Raymond Williams
Ideología y regiones

¬

Alvaro Pineda Botero
Del mito a la posmodernidad
La fábula y el desastre

¬

Luz Mery Giraldo
Búsqueda de un nuevo canon
Ciudades Escritas
Ellas cuentan
Cuentos de fin de siglo
Cuentos y relatos de la literatura colombiana
¿Dónde estamos? (a manera de epílogo)

 

Ricardo Burgos
Ciencia Ficción en Colombia

 

María Mercedes Jaramillo, Betty Osorio y Ángela Inés Robledo
Literatura y diferencia

 

Augusto Escobar Mesa
Ensayos y aproximaciones a la otra literatura colombiana

 

Juan Gustavo Cobo Borda
Silva, Arciniégas, Mutis y García Márquez

 

Henry González
La minificción en Colombia

 

Oscar Castro García
Un siglo de erotismo en el cuento colombiano

 

Johann Rodríguez-Bravo
Tendencias de la narrativa actual en Colombia

  Silvana Paternostro
Colombia's New Urban Realists

¬

Gina Ponce de León
Panoarama de la novela colombiana contemporánea

¬

Jaime Alejandro Rodríguez
Posmodernidad literaria
Narradores del XXI. Cuatro cuentistas colombianos

  María Helena Rueda
La violencia desde la palabra
  María Elvira Villamil
La narrativa colombiana reciente

¬

La novela policiaca en Colombia
Hubert Poppel


Ideología y regiones: Raymond Williams

El libro de Williams: Novela y Poder en Colombia, (Bogotá: Tercer Mundo, 1991) presenta una visión panorámica de la novela colombiana, asumiendo como ejes conceptuales la ideología y la historia, en un periodo que va desde 1844 hasta 1987. El autor basa su modelo a partir de tres premisas. La primera: el territorio de Colombia ha estado compuesto a lo largo de la historia por regiones geográficas semiautónomas, destacándose cuatro: el altiplano cundiboyacense, la costa atlántica, Antioquia y Cauca. La segunda: la mayoría de las novelas ha sido vehículo de diálogo ideológico; esto significa, siguiendo a Eagleton, que existe un vínculo virtualmente detectable entre lo que dice la novela y las relaciones de poder del contexto en que ha sido escrita. Tercera: la cultura colombiana en general y las culturas regionales del pasado han sido afectadas por lo que Walter Ong ha llamado "las noéticas de la cultura oral y la cultura escrita". Así mismo, Williams utiliza, para los análisis en profundidad de las 17 novelas de su corpus principal, tres bases teóricas: La tipología del narrador de Genette, la teoría de la novela de Kenan y el análisis discursivo de Jane Tompkins, según el cual es importante ir más allá de los criterios de lo clásico o lo genial para valorar una obra, y abordar, más bien, ciertas conexiones ideológicas entre estrategias y posibilidades de publicación, efectos de la crítica e institucionalización de la literatura. (ver la introducción del libro de Williams).

El libro se divide en tres partes: 1. Colombia en su novela: capítulos: a) Colombia, su historia y sus regiones b) La ideología y la novela en los siglos XIX y XX en Colombia (enlace a la versión digital de la introducción de la primera parte). 2) La novela en su región. Capítulos: a) la tradición del altiplano cundiboyancese b) La tradición costeña c) La tradición de Antioquia la grande d) La tradición del Gran Cauca. 3. Después del regionalismo: La novela moderna y posmoderna (1965 -1987): García Márquez y Moreno Durán.

Williams inicia con un recuento de la fuerte presencia de lo ideológico en la literatura colombiana, desde la colonia hasta el siglo XX, en tanto quienes escribían eran militantes y políticos partidistas, y sus textos estaban ligados a sus luchas ideológicas. El panorama histórico que presenta comprende el periodo que va de los años 1500 a 1987, y lo organiza en las siguientes etapas: 1. La conquista y la colonia: (1500-1810). Literatura elitista. Hay contradiscurso con la llegada del sabio Mutis. 2. La Arcadia Heleno-Católica (1810-1862): obra representativa: Manuela de Eugenio Díaz (1858). 3. La utopía liberal (1863-1885): Escritores liberales: Felipe Pérez, Camacho Roldán y José María Samper. 4. La Atenas Suramericana (1886-1909): La regeneración: dominio conservador del altiplano cundiboyacense. Marroquín, Caro y Cuervo. Contradiscurso de la gruta simbólica. 5. La República conservadora (1910-1929). Marco Fidel Suárez, Contradiscurso político y literario de María Cano, los nuevos. La masacre de las bananeras. 6. La república liberal: un estado progresista y moderno (1930-1946). Literatura liberal: Diego Castrillón, José Antonio Osorio, Uribe Piedrahita, novelas de protesta social. 7. La Colombia moderna y posregionalista (1947-1987). Violencia y frente nacional: rechazo al humanismo conservador. La guerrilla.

La tradición del altiplano boyacense:
De Manuela a El buen salvaje. La cultura para pocos y políticos. No se interesan por la escritura de otras regiones. Interés temático por la escritura. Novelas: Manuela (1858) de Eugenio Díaz. Novela de conflictos ideológicos. Diana cazadora (1915) de Clímaco Soto Borda: refleja una crisis personal paralela a la crisis nacional. La vorágine (1924): El sujeto predominante no es el mundo rural colombiano, sino un yo de presencia abrumadora dedicado a la escritura. El buen salvaje (1966) de Eduardo Caballero Calderón: Culminación del proceso de novela autoconsciente en el altiplano.

La tradición costeña: de Yngermina a Cien años de soledad.
Representa una cultura oral y popular, más abierta a la influencia externa. Elementos de tres etnias. Novelas: Ingermina (1844) de Juan José Nieto. Deja de lado la oralidad; es una reelaboración del tema de la independencia. Cosme (1927) de Félix Fuenmayor: Es un diálogo epistemológico que se relaciona con las culturas oral y escrita. La casa grande (1962) y Respirando el verano de Héctor Rojas Herazo (1962): son dos novelas en las que la oralidad tipifica la novela como archivo. Técnicas modernas de escritura. Cien años de soledad (1967) de Gabriel García Márquez: síntesis del ciclo de Macondo; culminación de la narrativa costeña enraizada en la cultura popular y oral, y en la corriente de la novela como archivo.

La tradición de Antioquia la grande. De Frutos de mi tierra a El día señalado.
Literatura basada en lo popular, con presencia de sentimiento de nostalgia, cultura oral y reacción contra la modernidad del siglo XX. Novelas: Frutos de mi tierra (1896) de Tomás Carrasquilla: Usa la fórmula burguesa de la novela realista. Tiene raíces en lo coloquial y en el lenguaje oral. Toá (1933) de César Uribe Piedrahita: La búsqueda de una identidad auténtica en la selva. Integra el indegenismo con la cultura oral. Risaralda (1935) de Bernardo Arias Trujillo: asume el tema de la identidad nacional, apelando a valores regionales. El día señalado (1964) De Manuel Mejía Vallejo : Se considera como el ingreso de la novela moderna en Antioquia. Se distancia del tradicional regionalismo y crea una ficción más universal.

La tradición del gran Cauca. De María a El bazar de los idiotas.
Reflejo de la cultura triétnica del gran Cauca. Modelo cultural más complejo que el del altiplano. Novelas: María (1867) de Jorge Isaac. Representa en su totalidad el producto de la cultura escrita. Es un texto emanado de la élite conservadora y destinado a una aristocracia europeizante. El alférez real (1886) de Eustaquio Palacios, es un producto de la cultura escrita de la élite caucana . La oralidad y la cultura triétnica pasan a un segundo plano. Las estrellas son negras (1949) de Arnoldo Palacios, es una novela chocoana que presenta una visión auténtica de la raza negra y de algunos elementos residuales de su oralidad. Crea la experiencia de un regionalismo trascendente. El bazar de los idiotas (1974) de Gustavo Alvarez Gardeazábal. Aunque da la sensación de oralidad, lo que unifica las anécdotas es el elemento estructural relacionado con la cultura escrita. El discurso del narrador se aproxima al metalenguaje. Escribe contra los códigos predominantes en el Gran Cauca desde la aparición de María.

La novela moderna y postmoderna, (1965-1987) García Márquez y Moreno Durán

García Márquez publica en el 67 una de las obras más admiradas y que supuestamente agota todas las posibilidades de la tradición occidental. A partir del 75 se cuestiona la sombra del macondismo y surgen escritores como R.H. Moreno Durán, Alvarez Gardeazábal, Fany Buitrago y Marco Tulio Agilera, quienes encuentran nuevas vías literarias. La tradición moderna de la novela empieza en el 55 con La hojarasca, La casa grande (62), y Respirando el verano (62) que expresan y vehiculan de froma consciente una ideología y promueven un proyecto social. En contraste, la novela postmoderna es experimental e innovadora y está representada, en el caso colombiano, por M.Durán, Alba Lucía Angel, Tulio Aguilera y otros.

García Márquez con El Otoño del patriarca, Crónica de una muerte anunciada y El amor en los tiempos del cólera, rompe con Macondo . En el otoño sigue un proceso de aperturas progresivas, lo cual le da dinamismo a la lectura, consolidando una técnica típica de la ficción moderna. Las otras dos novelas continúan el proyecto modernizante, pero se abren un poco a lo postmoderno, en tanto se detienen en el acto de la escritura.

Moreno Durán es una figura de la novela postmoderna colombiana. Su escritura tiene raíces en Borges. No busca un universo organizado sino que más bien lo subvierte. Emplea el lenguaje como tema fundamental. La escritura postmoderna se remonta a los experimentos de Cortázar, y se caracteriza por no emplear un narrador único, ni un discurso autoritario y por promover la idea de que no existen verdades absolutas. Tal escritura se alejaa de la cultura oral.

Las novelas modernas y postmodernas contienen elementos ideológicos, pero expuestos de diferente manera. Los modernos, tienden a ser más abiertos políticamente, no se despegan totalmente de la realidad empírica, critican y denuncian; los postmodernos, en cambio, escriben novelas más mediatizadas por la teoría o por otros textos, y se orientan hacia el lenguaje como tema. No creen en las tradiciones, vengan de donde vengan.

Williams ofrece una ampliación de lo que podría configurar la narrativa posmoderna colombiana, en el capítulo: "Posmodernidades colombianas" de su libro: Posmodernidades latinoamericanas (Bogotá: Ediciones Fundación Universidad Central, 1998)


Subir


Programa de actividades

 ¬

Reseñas

 ¬

Foro virtual

 ¬

Talleres virtuales

 ¬

Ensayo final

 ¬

Manual de novela colombiana

 ¬

Síntesis de Modelos historiográficos

 ¬

Bibliografía virtual

 ¬

Bibliografía general

 ¬

Novela Colombiana en la red

 ¬

Contacto académico

 ¬


Pontificia Universidad Javeriana