Camino al sol: el juego de mesa para aprender de arquitectura prehispánica

Camino al sol: el juego de mesa para aprender de arquitectura prehispánica

Esta nota se publicó originalmente en la edición 57 de Pesquisa Javeriana con el nombre de Aprender jugando para llegar al sol.

El camino es circular y las fichas deberán moverse para ir ganando las propiedades que permitan construir una de las ocho ciudades prehispánicas seleccionadas. La última pieza se conseguirá al llegar al sol, pero primero habrá que hacer ofrendas y sacrificios, y enfrentar retos para recibir la gracia de los dioses mayas, aztecas, incas y taironas, que guiarán el tránsito a una de las estrellas sagradas en la cosmovisión de estas culturas.

El azar también será determinante. Los dados, ideados a partir de la numerología maya, que concebía el cero como una semilla o concha y el cinco como una barra horizontal, ayudan a completar las seis caras del poliedro que dirigirá el camino de quienes asuman este viaje, o Camino al Sol, un juego de mesa que combina la idea del patolli (un juego de apuestas popular en la Mesoamérica de la época prehispánica) con algunas características del Monopolio y que busca mejorar el aprendizaje de la historia del periodo prehispánico para estudiantes universitarios de arquitectura.

De Prehispanópolis a Camino al Sol

“No recuerdo haber aprendido con juegos en la universidad”, comienza a contar Yenny Real, creadora de Camino al Sol y arquitecta con maestría en Restauración de Monumentos Arquitectónicos de la Pontificia Universidad Javeriana: “Me acuerdo que en una ocasión, durante el pregrado, cuando estábamos estudiando historia árabe, llevamos algo de comer que representara a la ciudad que estábamos viendo, eso fue lo más raro, el resto eran exposiciones y diapositivas. Se apagaba la luz en el salón de arquitectura y el profesor empezaba a hablar”.

Real es profesora de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Javeriana y, en el primer semestre de 2018, junto con sus estudiantes, decidió crear un juego de mesa que contrarrestara la pasividad y la monotonía en la que se traducía la enseñanza tradicional (exposiciones y evaluaciones) de los contenidos relacionados con la materia de Historia de la Arquitectura y Urbanismo Prehispánico, Hispánico y Moderno.

“La primera versión se llamó Prehispanópolis. Fue un ejercicio muy intuitivo con los estudiantes. Estábamos en la lluvia de ideas y hablaban de un parqués, de un Monopolio, referentes de lo que ellos jugaban en casa. Eso fue en 2018. Tal vez si se hace con los estudiantes de hoy, los referentes sean otros, quizás digan que hagamos una aplicación, algo como Preguntados (un videojuego de cultura general), pero esa generación alcanzó a jugar parqués, el juego de mesa en el que se reunían con otras personas”, relata Real.

Los 19 estudiantes que tomaban esa asignatura se dividieron en equipos para crear el mapa, las tarjetas, las fichas, las instrucciones y los demás objetos del juego, que se puso a prueba luego de una serie de exposiciones sobre las ciudades prehispánicas.

La inclusión de los estudiantes en la creación del juego generó motivación e hizo que poco a poco se descubrieran posibles mejoras en la redacción de las preguntas y en las dinámicas del ejercicio, las cuales, un año después, se aplicaron en Camino al Sol, la nueva versión de Prehispanópolis que también lideró Real y que se construyó en colaboración con una diseñadora industrial, que se encargó de la elaboración de la caja y de las divisiones internas; una arquitecta, que diseñó la parte gráfica e ilustró el juego; y un estudiante de Arquitectura, que había participado en Prehispanópolis.

camino-al-sol-arquitectura

Estudiar jugando

“El aprendizaje basado en el juego (ABJ) es una estrategia pedagógica que utiliza la lúdica como una herramienta para cumplir con los resultados de aprendizaje de la clase, una herramienta que invita a la emotividad a través de, por ejemplo, un juego de mesa. No es jugar por jugar: se espera un aprendizaje al final”, explica Juan Guillermo Yunda, director de la Maestría en Planeación Urbana y Regional de la Javeriana y coautor de la investigación.

Para medir el aprendizaje que se alcanza con Camino al Sol se realizaron encuestas, tres entrevistas personalizadas y grupos focales con los estudiantes participantes, con el fin de obtener resultados tanto cuantitativos como cualitativos. El 90 % dijo que el juego fue emocionante y animado, el 75 % reconoció que esta metodología ayudó a mejorar la relación con sus compañeros y el 95 % se sintió más motivado para participar.

“Cuando los ponía a jugar se emocionaban por la competencia sana, soplaban los dados, estaba el que ayudaba a dar la respuesta, varias veces me quedé pasiva mirándolos interactuar y funcionar solos. Yo únicamente debía coordinar unos detalles, pero ellos le daban la velocidad a ese aprendizaje. Pasé de decirles que participaran a pedirles que hicieran silencio”, recuerda entre risas la docente.

En cuanto a las calificaciones, los resultados se compararon con una cohorte de 2017 que no jugó Camino al sol. La nota promedio de ese grupo fue de 6,5 sobre 10, mientras que la de quienes sí lo jugaron (2019) fue de 8,1. En 2017 la nota mínima fue 1 y en 2019, 5.

camino-al-sol-arquitectura-historia

Una propuesta con más aplicabilidad

Cuando Real y Yunda realizaban la búsqueda de referentes para el juego se encontraron con que, a nivel pedagógico universitario, la literatura acerca del ABJ es mínima, “pues el juego está relacionado con la infancia y se piensa que, como estamos grandes, no deberíamos aprender jugando”, puntualiza Real, y añade que “cuando alguien dice: ‘Juguemos algo’, algunos profesores le restan importancia a lo académico o lo descartan de una vez, descalifican el aprendizaje lúdico al verlo solo como algo para los pequeños”.

En su investigación destacan la perspectiva de María Isabel Alba Dorado, arquitecta de la Universidad de Málaga y autora del artículo “Estrategias formativas en la iniciación del aprendizaje del proyecto arquitectónico”, en el que sostiene que “el juego nos saca del orden obligado, de percepciones y concepciones habituales; nos abre hacia lo otro, lo inventado, lo imaginado, lo antes imperceptible e inconcebible, y genera un ambiente propicio para el aprendizaje”.

A Camino al Sol aún le faltan algunas pruebas, así como implementar mejoras para reducir los tiempos de juego ―que, según los estudiantes, pueden ser muy extensos― y ajustar algunas de las preguntas y tarjetas de información, que, entre otras cosas, tienen códigos QR para ser consultadas digitalmente. El objetivo es perfeccionar el juego “para aplicarlo a otra temática, ya no solo en arquitectura prehispánica, sino en arquitectura antigua y clásica, del Medioevo o del Renacimiento, sus obras y otras variantes, y así crear una línea de juegos para otras asignaturas de historia”, finaliza Real.

Para leer más:

Real, Y. y Yunda J. G. (2021). “Aprendizaje basado en el juego aplicado a la enseñanza de la historia de la arquitectura prehispánica”. Revista de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad de Cuenca, 10(19). DOI: https://doi.org/10.18537/est.v010.n019.a06

TÍTULO DE LA INVESTIGACIÓN:

Aprendizaje basado en el juego aplicado a la enseñanza
de la historia de la arquitectura prehispánica

INVESTIGADORA PRINCIPAL:

Yenny Andrea Real Ramos

COINVESTIGADOR:

Juan Guillermo Yunda
Facultad de Arquitectura y Diseño
Departamento de Arquitectura

PERIODO DE LA INVESTIGACIÓN:

2018-actualmente

¿Alguien quiere pensar en el planeta? Arte, ciencia y un encuentro en la Javeriana

¿Alguien quiere pensar en el planeta? Arte, ciencia y un encuentro en la Javeriana

Durante mucho tiempo, algunos en el mundo académico han querido marcar profundas diferencias entre las ciencias y las artes. Bajo esa mirada, las primeras representan la razón, la lógica y la objetividad; y las segundas serían los sentimientos, las pasiones y lo subjetivo del ser humano. Esta visión las ha enfrentado y ha dificultado el diálogo de saberes.

Sin embargo, durante las últimas décadas este concepto ha cambiado. Cada vez son más comunes las conversaciones entre disciplinas.

“La academia del siglo XXI tiene una mirada de asociaciones entre diversos universos disciplinares que entendieron que hacen sinergia”, dice Ana María Lozano, profesora del Departamento de Artes de la Pontificia Universidad Javeriana. “Interrogar las fronteras disciplinares es uno de los pasos para cambiar la academia y para que esta también pueda cambiar otros escenarios, incluso el accionar del mismo Estado”, agrega.

Para la docente y curadora de arte, este tipo de interacciones permite complejizar y complementar las reflexiones sobre determinados temas, lo cual supone análisis más robustos y amplios producto de la investigación académica.

Así, desde hace dos años y medio, junto a Nicolás Leyva, director del departamento de Artes de la Universidad, viene desarrollando el proyecto Incipit Terra (Aquí comienza la tierra), un espacio de encuentro para escuchar las voces que desde diversas disciplinas y escenarios reflexivos examinan la actual crisis que enfrenta el planeta.

Este año el evento se realizará del 19 al 22 de octubre en la Sala de exposiciones de la Facultad de Artes de la Javeriana con inscripción previa. También se podrá ver la transmisión en vivo por Facebook y Youtube de Eventos Artes Javeriana.

Hora de un timonazo

Fenómenos como el calentamiento global, la muerte y extinción de especies, la contaminación o el deshielo de los polos son producto de modelos de vida que han entendido al humano como centro del planeta y han explotado los recursos naturales durante décadas.

Esta versión de Incipit Terra propone una oportunidad de pensar distinto el planeta, de buscar nuevos modelos de vida y de relacionamiento con la naturaleza que permitan mitigar los impactos del Antropoceno.

“Hemos llamado a personas de diferentes escenarios de pensamiento como la filosofía, el ecofeminismo, la ecología, artistas plásticos y visuales, de ciencias sociales, la compañía de Jesús, comunicadores y comunidades. Nos hemos reunido porque de alguna manera queremos levantar una voz de alarma, una vez más, pero también de esperanza de que sí podemos cambiar la situación”, manifiesta Lozano.

Investigaciones sobre las montañas, los ríos, los páramos, el extractivismo, además de las experiencias locales de comunidades indígenas, campesinas y afros serán presentadas con el fin de visibilizar los contextos locales y a partir de allí buscar acciones que se adapten a las necesidades de cada territorio en pro de mejorar las condiciones del medio ambiente.

Es también una forma de articular los conocimientos y las discusiones producidas por disciplinas diversas pero que están preocupadas por el futuro del planeta. En el evento participarán 50 ponentes que bajo diferentes formatos presentarán sus investigaciones y reflexiones en torno al uso, explotación y relaciones con ecosistemas de agua de tierra.

Habrá una franja de investigadores emergentes de varias universidades públicas y privadas del país. Entre los expertos internacionales que participarán está Heather Davis de Eugene Lang College, de Nueva York, Roberto Barbanti de la Universidad de París, T.J. Demos de la Universidad de Santa Cruz de California, Paula Fleisner de la Universidad de Buenos Aires y Jaime Cerón de la Universidad Javeriana.

A continuación puede ver la programación del evento:

programacion-evento-javeriana

Ciencia para conservar la tradición alimentaria: ¡Ya circula Pesquisa 57!

Ciencia para conservar la tradición alimentaria: ¡Ya circula Pesquisa 57!

Descubrir si hubo relación entre los antiguos pobladores de lo que hoy conocemos como Colombia y Venezuela o entender cómo ha evolucionado el oído medio de varias especies de lagartos. Aunque estos dos propósitos no surgen de un enigma cuya respuesta sea vital en la actualidad para la continuidad de la existencia humana, hacen parte de la indagación científica.

“La investigación no tiene como requisito exclusivo atender problemáticas inmediatas de la sociedad. La generación de nuevo conocimiento orientada por la curiosidad es tan necesaria como la investigación aplicada”, así lo señala Luis Miguel Renjifo, vicerrector de Investigación de la Pontificia Universidad Javeriana.

En el editorial titulado De la curiosidad a la solución de problemas concretos, que presenta la edición 57 de Pesquisa Javeriana, Renjifo explica que el conocimiento generado por la curiosidad motiva preguntas aparentemente lejanas al contexto actual, pero que cuyo seguimiento puede resultar imprescindible en cualquier momento, “y si no, ¿cómo se explica que, tras desatarse la pandemia, en menos de un año contáramos con vacunas para enfrentar la covid-19? Es muy claro: gracias a la histórica pesquisa sobre la evolución genética de virus (…) hoy se pueden desarrollar vacunas así de rápido”.

En la nueva edición de Pesquisa Javeriana se reúnen tanto investigaciones motivadas por la curiosidad de la ciencia básica, como por las posibilidades de atender problemáticas actuales. Con gusto le presentamos qué puede encontrar en esta nueva entrega de la revista:

Si quiere descargar el PDF, puede hacerlo a través de este enlace.

Portada / Campesinos y científicos: dos sabidurías para enfrentar el cambio climático

Varios años de trabajo entre investigadores de la PUJ y campesinos de Boyacá lograron establecer no una relación de benefactor y beneficiario, sino de pares, pues la academia ha llevado soluciones al campo y los agricultores han complementado el conocimiento gracias a su sabiduría ancestral.

Así las cosas, pequeños agricultores de tres municipios boyacenses –Ventaquemada, Turmequé y Tibasosa– unieron su conocimiento con el de la ciencia para lograr una alimentación saludable y adaptarse al cambio climático. A través de diversos proyectos de investigación han trabajado para aportar a la seguridad y a la soberanía alimentarias, y a la dinámica de adaptación al cambio climático, que les ha pegado duro a los campesinos.

Ciencia profunda / El bajo Magdalena y Venezuela, ligados genéticamente

En los años ochenta, Carlos Angulo Valdés, antropólogo colombiano, planteó una relación entre la población prehispánica del bajo Magdalena y la Orinoquía venezolana. Su idea solo estaba soportada en la similitud entre cerámicas de estas poblaciones que datan de hace tres mil años, por lo que no pudo comprobar su idea. Ahora, investigadores de la Pontificia Universidad Javeriana y de la Universidad del Norte lograron identificar un vínculo genético a través del análisis de restos óseos hallados en su momento por Angulo Valdés, con lo que confirmaron su teoría.

Creación Artística / Aprender jugando para llegar al sol

¿Cómo enseñar la historia y arquitectura de las culturas maya, azteca, inca y tairona? Aunque los aprendizajes basados en el juego (ABJ) no son muy comunes en entornos universitarios, la profesora de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la PUJ, Yenny Real, creó junto a sus estudiantes Camino al sol, un juego de mesa con el que profundiza de manera dinámica y lúdica en la enseñanza de la arquitectura prehispánica.

Paisajes Científicos / Un mundo pequeño con mucho ruido: El oído medio de los lagartos

Los biólogos Paola Sánchez y Julio Mario Hoyos, y el zoólogo Juan Diego Daza lograron caracterizar cómo han cambiado las estructuras del oído medio en diversos lagartos. “Tomamos los ejemplares y los pasamos por un procedimiento químico que nos permitió transparentar los especímenes y dejar visibles los huesos, como si fuera una radiografía, pero que se puede ver en 3D”, explica Paola Sánchez. “Esta investigación es una puerta de entrada a varias opciones de pregunta, por ejemplo, ¿cómo estas diferencias morfológicas podrían o no influenciar en la función del oído? O ¿esta evolución tiene alguna relación con los hábitos de los lagartos?”, resume Hoyos.

Javeriana Cali Investiga / Controlar los cultivos de arroz y su productividad, mejor desde el aire

Grandes extensiones de terreno y un tiempo entre cuatro y cinco meses son necesarios para producir una cosecha de arroz. El reto es lograrlo de la forma más productiva posible y responder oportunamente ante cualquier plaga, condición climática o inconveniente. Tres investigadores del Departamento de Electrónica y Ciencias de la Computación de la Pontificia Universidad Javeriana, seccional Cali, y uno más del Instituto de Tecnología de Grenoble, en Francia, llevan año y medio trabajando en una tecnología que permite hacer seguimiento a cultivos de arroz usando imágenes multiespectro recolectadas con drones.

Investigar el país / Rastreando a los rastreadores

Las enfermedades arbovirales, aquellas transmitidas por artrópodos —como los insectos—, han sido muy recurrentes en la historia, afectando a amplias franjas de población en el mundo. El Banco Interamericano de Desarrollo planteó un proyecto de investigación en el que participaron Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile con el objetivo de medir cómo estos países vigilan y responden ante el dengue, zika, chikunguña, fiebre amarilla (todas transmitidas por el mosquito Aedes aegypti) y malaria (transmitida por mosquitos del género Anopheles). ¿Cómo le ha ido a Colombia en esta vigilancia?

Jóvenes que investigan / El joven que investiga los usos medicinales de plantas endémicas

El abuelo de José María Velasco le inculcó la pasión por la botánica. Este hobby con el tiempo se convirtió en más que eso y la fascinación por las plantas lo llevó a estudiar cómo la uva caimarona y el corozo, cuando se incluyen en la dieta, pueden tener un efecto protector en enfermedades crónicas como alzhéimer, párkinson y esclerosis lateral amiotrófica. Conozca la historia de este joven investigador.

Ciencia y sociedad / El Sol: energía para la educación

En pleno siglo XXI es imposible pensar en educación de calidad sin acceso a, por lo menos, electricidad. Es por eso que un grupo de investigadores llevó paneles solares al Centro Etnoeducativo Nuestra Señora del Carmen de Kuisa, ubicado a cinco horas en carro desde Riohacha en el corregimiento de Taparragí.

“La instalación de los paneles solares significa un sueño hecho realidad, avance y progreso”, comenta Adelco Larrada Ipuana, autoridad ancestral de la comunidad de Kuisa. “Antes se tenía que tratar de hacer todo temprano, nuestros niños se tenían que acostar temprano y levantarse con la luz del día, lo cual limitaba el horario de clases. Ahora nuestros alumnos realizan sus tareas con tranquilidad y utilizan los medios tecnológicos que antes no podían usar”, complementa Larrada.

Novedades editoriales

Las desesperantes horas de ocio. Tiempo y diversión en Bogotá (1849-1900). Así se titula el libro escrito por Jorge Humberto Ruiz Patiño, quien estudió la función que desempeñaron el tiempo, el ocio y las diversiones en la construcción, transformación y legitimación del orden político republicano en Bogotá durante la segunda mitad del siglo XIX.

En esta investigación, publicada por la Editorial Pontificia Universidad Javeriana, Ruiz documenta cómo los juegos de azar, las fiestas en chicherías, las riñas de gallos y las corridas de toros a la vieja usanza dejaron de estar vinculados con las fiestas civiles y religiosas, y se convirtieron en parte de los ritmos del día a día. Incluso la fisonomía de la ciudad se vio afectada por este proceso de transición: las antiguas plazas coloniales, en donde antes se reunía la población y tenían lugar las fiestas, fueron remplazadas poco a poco por parques, en los que se podía pasear, admirar los jardines, escuchar conciertos al aire libre y ver todo tipo de exhibiciones.

La Javeriana graduará a seis nuevos periodistas científicos

La Javeriana graduará a seis nuevos periodistas científicos

Cuando la Pontificia Universidad Javeriana abrió el primer semestre de la maestría en Periodismo Científico ocurrió la pandemia y el confinamiento de todos los ciudadanos colombianos. Profesores y estudiantes se alcanzaron a ver en las aulas el primer mes y medio. Luego las clases continuaron en pantalla, desde la intimidad de sus casas, por culpa de un virus que solo era conocido por algunos científicos y personal del cuerpo médico.

Palabras como coronavirus, epidemiología, PCR y antígeno empezaron a formar parte del léxico cotidiano en las familias urbanas y rurales. Y también las preguntas: ¿Por qué me tengo que lavar las manos con frecuencia? ¿Qué tiene que ver el jabón con el virus? ¿Cómo se transmite el virus y por qué debo taparme nariz y boca? Y lo peor: ¿Por qué ya no puedo abrazar con fuerza a mis hijos?

El mundo cambió con la pandemia, la ciencia se volvió más cercana y Colombia entrará a una nueva era con el próximo grado de seis profesionales en periodismo científico.

“Aprender el ejercicio periodístico, desde el ángulo de la ciencia y del periodismo científico, requiere un nivel de competencias muy rigurosas”, dijo a Pesquisa Javeriana la directora de la maestría, Ginna Morelo. “Los estudiantes se fueron dando cuenta de que era mucho más complejo de lo que ellos creían en un primer momento”.

Así lo constata la geóloga Valentina Yomayusa, una de las seis estudiantes: “Como científica siempre puse la ciencia en un pedestal, indescifrable para muchos, pero ¿de qué sirve allí? Con la maestría aprendí que esos mismos datos cuentan historias; que detrás de cada gráfica, tabla, investigación, hay personas que desean entender su territorio y ser protagonistas de la generación de conocimiento”.

O la socióloga Mayra García cuando dice que luego de culminar los tres semestres que dura la maestría: “Ahora tengo la capacidad de comprender y extraer la información más pertinente de los artículos científicos, y también poner en discusión los hallazgos con aspectos sociales, ambientales, económicos e inclusive, culturales”.

Nuevas formas de hacer periodismo científico

Como el mundo ya no es el mismo, no solo por culpa de la pandemia sino por la manera como han avanzado las diferentes formas de comunicarse y de informarse, la maestría demostró el ingenio y la creatividad de los estudiantes, con el apoyo de los profesores.

Hicieron un trabajo muy interesante por explorar otros formatos narrativos”, cuenta la periodista Morelo. Sus trabajos finales son “proyectos que se mueven en el mundo del sonido o del video, incluso se involucraron en la ilustración que hoy en día está marcando mucho, y ahora es tan necesaria para explicar los temas”.

Esta idea la refuerza el biólogo Ignacio Galán cuando Pesquisa Javeriana le preguntó cómo había cambiado su vida después de estudiar la maestría en Periodismo Científico. “Yo creo que el cambio principal es que ahora soy más intrépido intelectualmente, intrepidez que también se ve traducida en la parte técnica porque ahora puedo presentar la información de manera atractiva con herramientas que yo mismo puedo usar así no sea un productor audiovisual profesional”.

La respuesta del microbiólogo Andrés Montenegro, en pocas palabras, fue: “Lo interesante vino desde la primera semana, cuando entendí que allí no iba a encontrar un curso o guía sobre cómo escribir periodismo científico, sino que exploraría el para qué tener una mirada periodística de la ciencia”.

Los trabajos finales, todo un reto

El tercer semestre de la maestría hace énfasis en la posibilidad de iniciar emprendimientos. Con esa idea los seis estudiantes materializaron sus trabajos finales, que empezaron a moldear desde que entraron al primer día de clase. Claro, la pandemia y la falta de movilidad para estar en el lugar de la noticia impidió realizar algunos objetivos de sus trabajos, pero a medida que se fueron flexibilizando las medidas sanitarias, aprovecharon para producir sus contenidos.

Pesquisa Javeriana presenta a continuación cada uno de los trabajos presentados con los cuales se graduarán en estos días. También puede consultarlos todos haciendo clic aquí.

El microbiólogo y periodista Andrés Montenegro produjo un podcast de seis episodios llamado La Ruta Natural, en el que analiza en forma de sátira las noticias sobre la pandemia entregadas por algunos medios de comunicación nacionales a partir de las visiones de los científicos, los periodistas y de quienes investigan sobre comunicación de la ciencia.

El biólogo Ignacio Galán desarrolló una plataforma multimedia titulada Labrar el agua hasta la última gota. Contabilidad ambiental de la cuenca del lago de Tota. Es un retrato muy completo sobre la historia del lago, sus usos y las consecuencias, una mirada desde la biología, con múltiples fuentes de información y llamados a la reflexión por parte de quien lo consulta.

Por otro lado, la periodista Juliana Mateus dice que ahora ve en la cotidianidad muchos temas de ciencia posibles para producir artículos de periodismo científico. “Antes no me pasaba porque los sentía muy lejanos, pero definitivamente están muy cerca”. Investigó sobre la violencia obstétrica y este fue el resultado. Además, tuvo la oportunidad de publicar una versión para El Espectador.

La socióloga Mayra García inestigó sobre mujeres científicas colombianas de la historia y del presente. En cuatro episodios de un podcast llamado Las Fulgurantes, entrevista a algunas de ellas, escarba en archivos sonoros y revive los pensamientos de otras que ya murieron.

https://soundcloud.com/las-fulgurantes

La geóloga Valentina Yomayusa se internó en las cuevas de Santander y creó un relato multimedia que tituló Relatos cavernícolas. Las dimensiones patrimoniales de las cuevas y cavernas de El Peñón, Santander. Según Valentina, estas formaciones geológicas “albergan cementerios indígenas, fósiles, y especies de flora y fauna recién descubiertas, un patrimonio amenazado por la minería y por la falta de una clara legislación”. No se lo pierda.

Finalmente, la bióloga Valentina Bocanegra, se fue hasta San Juanito, Meta, pasando por el páramo de Chingaza para describir a través de entrevistas a pobladores y funcionarios del Parque Nacional Natural una actividad propia del lugar: Del fríjol y otros relatos: hacia la agricultura sostenible. En medio de la niebla, el frío que cala los huesos y las imponentes y numerosas cascadas, Valentina presenta un panorama de una región que otrora era difícil visitar.

Lo que sigue para el segundo grupo que ya cursa segundo semestre

En la actualidad “hay todo un escenario propicio para seguir impulsando, en esta segunda cohorte, ejercicios que puedan derivar no solo en un proyecto periodístico, sino en un sitio, una plataforma o algún espacio de intercambio y producción permanente de materiales”, dice Morelo.

Todos, estudiantes y profesores, hemos aprendido que el periodismo científico es un mundo que evoluciona minuto a minuto. No hay disculpa para quedarse atrás. La curiosidad y el permanente ejercicio de preguntar hasta la saciedad es algo que une la actividad del científico y la del periodista.

 

Congreso La Investigación: más de 100 ponentes, 7 simposios y charlas magistrales

Congreso La Investigación: más de 100 ponentes, 7 simposios y charlas magistrales

¿Cómo ha avanzado durante los últimos años la investigación científica de profesores y estudiantes de la Pontificia Universidad Javeriana? En la edición XVI del Congreso La Investigación, que se desarrollará del 14 al 17 de septiembre, la universidad presentará más de 100 investigaciones alrededor de siete temas que conforman igual número de simposios.

Los ejes temáticos de esta nueva edición del congreso son: retos actuales de la investigación, la innovación y la educación en Colombia; resultados de investigación e innovación sobre covid-19; investigación en las regiones; desigualdad, inequidad e inclusión; una agenda científica para un mundo cambiante; justicia, construcción de paz y conflicto en Colombia; investigación básica y teórica.

¿Cómo inscribirse como participante al XVI Congreso La Investigación?

Si quiere hacer parte de este evento académico, que se realizará virtualmente, puede inscribirse haciendo clic en este enlace. Solo tiene que llenar el formulario que se encuentra al final de la página web. Este congreso es gratuito.

¿Cuándo y a qué hora son los simposios?

Aunque la inauguración oficial del congreso es el 14 de septiembre, ese día el rector de la Universidad Javeriana, Jorge Humberto Peláez, S.J.; la presidenta del Congreso La investigación, María Adelaida Farah (decana de la Facultad Estudios Ambientales y Rurales de la PUJ y columnista ocasional de Pesquisa Javeriana); y el vicerrector de Investigación, Luis Miguel Renjifo darán la bienvenida y explicarán qué trae de nuevo esta edición del congreso.

Al día siguiente, el 15 de septiembre, comenzarán los siete simposios, que se llevarán a cabo de manera simultánea en cuatro salas hasta el 17 de septiembre, así que la recomendación es revisar la programación (haciendo clic en este enlace para seleccionar la fecha y la sala preferida), y organizar su agenda.

Cada uno de los días comenzará con una conferencia magistral (de 8 a.m. a 9:30 a.m.). La del 15 de septiembre la presidirá la doctora en Socioeconomía del Desarrollo de la Universidad de la Sorbona (París, Francia) Judith Sutz, quien es investigadora de la Universidad de la República (Uruguay). La charla se titula: “Investigación, innovación y formación: algunos desafíos y respuestas necesarias y posibles en América Latina”.

La agenda del 16 de septiembre inicia con la conferencia de Óscar Franco, director del Instituto de Medicina Social y Preventiva de la Universidad de Berna, Suiza, quien es profesor titular de Epidemiología y Salud Pública en la Universidad de Berna y profesor adjunto de la Universidad de Harvard. Su charla se titula: “Desde la prevención cardiovascular hacia el envejecimiento saludable: mi travesía científica”.

La conferencia magistral del último día del congreso (el 17 de septiembre y titulada: “Agenda científica para un mundo cambiante”), estará a cargo de Torben Bach Pedersen, profesor de informática en la Universidad de Aalborg, Dinamarca.

De 10 a.m. a 12 p.m. continuarán las presentaciones de cada simposio. Del mediodía a las 2 p.m. habrá receso para el almuerzo y se retomará la agenda de 2 p.m. a 4 p.m.

¿Habrá entrega de premios?

Al finalizar la jornada del 17 de septiembre se hará entrega del Premio Bienal Javeriano en Investigación, que reconoce la actividad investigativa de los profesores de la Universidad en diferentes áreas del conocimiento y que tiene dos modalidades: Vida y Obra y Mejores trabajos.

Además, por primera vez se hará entrega del Premio Bienal Javeriano a la Innovación, que busca reconocer las contribuciones en innovación, estimular a la comunidad académica a participar en los procesos de transferencia y apropiación de conocimientos y promover la cultura de la innovación y el emprendimiento a través del reconocimiento del trabajo.

¿Qué ven los indígenas en las fotos que tomaron de sus ancestros hace 100 años?

¿Qué ven los indígenas en las fotos que tomaron de sus ancestros hace 100 años?

Las fotos son recuerdo, memoria. Cuentan historias de lo que pasó, incluso de cómo pasó. Pero cada relato que cuentan depende de quien las mira y de lo que ese observador ve en ese retrato.

Cuando a comienzos del siglo XX viajó a Colombia el antropólogo sueco Gustaf Bolinder con el propósito de tomar fotografías del pueblo arhuaco para la colección del Museo de Gotemburgo, nunca imaginó que investigadores del siglo XXI las utilizarían en un proyecto que buscó darles un nuevo significado, esta vez con las actuales poblaciones indígenas, que tuvieron la oportunidad de reconocer en ellas a sus ancestros y ancestras.

Así lo expresaban. Ancestras. No importaba si en realidad eran sus abuelas. Porque Bolinder tomó fotos de mujeres indígenas y cien años después la socióloga Alexandra Martínez y la historiadora Amada Carolina Pérez buscaron sus fotos en archivos, bibliotecas y museos, nacionales y extranjeros, así como aquellas tomadas por las misiones de diferentes órdenes religiosas que las utilizaban para documentar su labor de evangelización, contenidas en libros, revistas, postales y exposiciones.

 

Las fotografías contaban la historia de las misiones desde su perspectiva, porque estas tuvieron la voz autorizada para hablar de ese proceso, pero ¿Qué piensan los grupos indígenas al respecto? Esa fue la pregunta de las investigadoras y hacia allí apuntaron su trabajo: a reinterpretar o resignificar una historia.

Esas fotos, que registraban ‘datos de la realidad’, de acuerdo con la mirada del hombre blanco, pueden mostrar ‘otra realidad’, según la mirada de las poblaciones indígenas. Y no solamente por los cien años que han pasado. “Por ejemplo la tulpa, que para nosotros era algo que no teníamos en nuestro registro, para los indígenas es un lugar de encuentro que todos reconocen fácilmente”, explica Pérez. O el bastón de mando, que fue lo primero que identificaron las comunidades indígenas cuando vieron una foto donde estaban las autoridades. “Nosotros veíamos a las autoridades vestidas y nuestra mirada cultural y social no nos permitía ver los bastones de mando. Son cosas que nosotros no podíamos identificar sin ese trabajo colectivo con las comunidades”.

 

En este link puede consultar el catálogo de obra y conocer más sobre Imagen, memoria y resignificación: museología social con los pueblos inga y kamëntsá del Valle del Sibundoy

El trabajo colectivo, la investigación intercultural

Luego de revisar archivos y tomar copias de las fotografías que serían el eje de la investigación, y tras sistematizarlas, clasificarlas y categorizarlas, las investigadoras establecieron contacto con los taitas, mamas y gobernadores de comunidades inga, kamëntsá (cabildos de San Francisco y San Andrés) y arhuaca (población de Gámake), con el fin de solicitar su autorización para realizar talleres con sus habitantes. Buscaban “construir nuevos relatos sobre la historia y la cultura propia en el Valle del Sibundoy y la Sierra Nevada”, dice la historiadora Pérez, y contrastarlos con los textos escritos por los frailes.

En esos encuentros participativos los indígenas vieron las fotografías, evocaron memorias de las historias que contaban sus abuelos y abuelas, e interpretaron las imágenes que veían de acuerdo con su cultura. A través de sus respuestas a preguntas de observación, y con la ayuda de acetatos que superponían a las fotografías, los indígenas iban describiendo cada detalle que les llamaba la atención de las imágenes.

“Descubrimos que la imagen era un punto de encuentro con las personas y que activaba no solamente esos recuerdos, sino todo un relato sobre lo que había sucedido allí”, afirma Martínez. “Además reflexionaban sobre esos procesos coloniales y misionales en su vida, en su experiencia como cultura, como personas, como familias, en todos los procesos de desarrollo y de comprensión del mundo”.

Y se sorprendieron cuando empezaron a entender el sentido de ‘lo colonial’. “Uno está atado a la historia oficial que cree que la Colonia terminó con la Independencia. Al principio caímos en el error de creer que confundían el periodo colonial y luego nos dimos cuenta de que las que lo confundían éramos nosotras. Para ellos no terminó. Para ellos lo que hicieron las misiones fue dar una continuidad a la Colonia, y luego de las misiones esta se mantuvo con el Estado”, explica Martínez. “Esa herida colonial no se ha sanado, sin duda, porque se trata de una herida que viene desde el pasado”. Es una herida heredada. Se ve en la mirada triste de los niños y las niñas.

Algunos elementos de las fotografías sorprendieron a los indígenas, que decían: “¡Ay! Ahora que veo la gente descalza, mi abuela andaba descalza y ella no quería ponerse zapatos”. O cuando detallaron la importancia de vestir la cusma, esa camisa tradicional que las abuelas no se quitaban y que incluso vestían cuando morían y las enterraban.

El taita Walter Leandro Chindoy, gobernador del Cabildo Indígena Kamëntsá Inga San Francisco, en diálogo con PESQUISA JAVERIANA, describió cómo el uso de la imagen había complementado la historia oral de su comunidad. Chindoy nunca había visto esas fotografías antiguas. Con ellas recordó “esa memoria que resalta muchos sentimientos, lo emocional, lo vivido” del pueblo indígena. “Hay mucho más por hacer”, continuó, porque aún hay datos por analizar. “Participar en los talleres me fortaleció, por ejemplo, el de fotografía”, que aprovechó incluso para crear un colectivo de comunicaciones en su comunidad.

 

Exposiciones con toque indígena

Y luego, con base en la teoría de la museología social “que busca transformar los sentidos del pasado y las nociones que tenemos sobre cuál es el uso que hacemos del pasado” acota Pérez―, organizaron talleres de imagen que alimentaron las exposiciones diseñadas, conceptualizadas y montadas por los propios participantes de las comunidades indígenas, en las que también incluyeron fotografías antiguas con sus interpretaciones y que estuvieron abiertas para toda la población. “Eso los sedujo mucho”, dice Martínez. Y en el caso de San Francisco invitaron a un taita armonizador para liderar un ritual, de tal manera que la exposición tuviera una buena energía.

¿El resultado? Una nueva forma de narrar la memoria, construida colectivamente. “En ese sentido, yo creo que se vuelve un ejercicio con mucha potencialidad, donde hay una innovación de la manera como la academia se aproxima a la sociedad y trata de establecer otros diálogos y otras formas de producir conjuntamente”, concluye Martínez.

Para Ana Camila Jaramillo, quien actuó como asistente de investigación y que antes de terminar la carrera de sociología estudió cine, el trabajo fue muy enriquecedor: “Hay una deuda muy grande en el cine con los indígenas, porque siempre han sido miradas que se imponen”, y la museología social “permite cambiar las lógicas de los relatos”.

mis-antepasados-fotografia

Para leer más: Pérez Benavides, A. C. (2020). “Descolonizar el archivo y el museo: imágenes intervenidas y museología social con los pueblos inga, kamëntsá y arhuaco (Colombia)”. Iluminuras, 21(53), agosto. https://orcid.org/0000-0002-4731-0386

Martínez, A. (2020). “Miradas que se cruzan: imágenes de un antropólogo sueco sobre mujeres indígenas de la Sierra Nevada, Colombia”. Revista Brasileira de Sociologia da Emoção, 19(56), agosto.

TÍTULO DE LA INVESTIGACIÓN: Imágenes y usos públicos de la sociología y la historia: procesos de apropiación de memorias con los grupos étnicos del Valle del Sibundoy y la Sierra Nevada INVESTIGADORAS PRINCIPALES: Alexandra Martínez y Amada Carolina Pérez Benavides

COINVESTIGADORES: Camilo José Barreto, Ana Camila Jaramillo, Helena Barajas, Julio Sebastián Díaz, Juan David Mahecha, Valeria Miranda, Edison Arley Vergara y Vivian Villafaña (estudiantes de las carreras de Historia, Sociología y Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Javeriana); Jason Fonseca (diseñador); José Joaquín Jajoy, Víctor Hugo Jamioy, Gloria Esperanza Cuatindioy, Juan Manuel Sigindioy Jamioy, Walter Leandro Chindoy Jacanamejoy, Antonio Cuatindioy, Mama Rosa, Juan Rácigo y Jorge Aurelio Buendía (representantes de los pueblos inga, kamëntsá y arhuaco). Departamentos de Sociología e Historia Facultad de Ciencias Sociales

PERIODO DE LA INVESTIGACIÓN: 2016-2020

                          

Las exposiciones de arte vuelven a la Universidad Javeriana

Las exposiciones de arte vuelven a la Universidad Javeriana

Llega a la Pontificia Universidad Javeriana la exposición Vida y diferencia en el vacío de los monumentos, que presenta proyectos de investigación y creación de once universidades del país.

Estas obras dan cuenta de los estallidos sociales de los últimos tiempos, especialmente en Latinoamérica, los cuales evidencian el deseo de la sociedad por alterar una normalidad política que desatiende las necesidades de la ciudadanía, dando lugar a la manifestación de múltiples resistencias interviniendo directamente el espacio público, e incluso, de monumentos como forma simbólica de protesta.

La exposición está abierta al público en la Galería del Edificio Gerardo Arango, S.J. de la Pontificia Universidad Javeriana, del 21 de julio hasta el 5 de agosto, solo por tres días a la semana, a través de dos visitas guiadas por día, en el horario de 5:00 p.m. a 8:00 p.m.

Para asistir deberá realizar una inscripción previa (en este enlace), con el fin de controlar el aforo y acatar las medidas de bioseguridad para proteger a los asistentes.

¿Qué ver en la exposición?

Quienes visiten esta exhibición, desarrollada en el marco del IV Encuentro Javeriano de Arte y Creatividad del 2020 que se extiende al día de hoy para apostarle al desarrollo de eventos presenciales, podrán encontrar 21 obras de artistas de Cali, Pereira, Pasto, Bogotá y Pamplona, “entre ellas hay videoarte, videoinstalación, ensamblaje escultórico, despliegues de archivo, fotografía, muestras de intervenciones en espacio público, entre otros”, señala Óscar Hernández, asistente para la creación artística de la Javeriana.

Exposición universidad Javeriana
Ensayo sobre el foto trampeo. Quinaya Qumir, Universidad Tecnológica de Pereira.

El evento, que se encuentra en cabeza de la Asistencia para la Creación Artística, cuenta con la curaduría de Sylvia Suárez y Ricardo Toledo y la participación de profesores del Departamento de Artes Visuales de la Javeriana. Busca darle continuidad a la iniciativa que comenzó con muestras como Artistas al tablero (2016) y Desmárgenes (2018), exposiciones que han querido visibilizar proyectos de investigación y creación de universidades colombianas a través de la producción en artes plásticas y visuales.

“Todas las formas que saltan a la expresión en la protesta y que se han visto en los últimos días con el paro nacional cuestionan privilegios, activan afectos reprimidos, convocan saberes olvidados, abren espacios de cuestionamiento y oposición a los poderes instaurados y, además, orientan a la creación de nuevas obras artísticas”, señala Hernández. Así, los reclamos y necesidades de la sociedad pueden convertirse en distintas expresiones artísticas que se reunirán en un mismo espacio.

Si quiere ver de forma digital las obras que se exhiben en la exposición puede consultar el Catálogo de Obras Artísticas de la universidad.

De los agujeros negros a los corales del Caribe colombiano: Pesquisa 56

De los agujeros negros a los corales del Caribe colombiano: Pesquisa 56

Los pasados 29 de abril y 4 de mayo la Pontificia Universidad Javeriana realizó el foro La Vacunación, un asunto de todos, en el que participaron académicos y expertos de otros sectores para analizar cómo avanza la inmunización contra la covid-19 en Colombia y qué aportes podría brindar cada actor desde su especialidad.

Para Luis Miguel Renjifo, vicerrector de Investigación de la Javeriana, el conocimiento producido tanto en laboratorios como en el territorio resulta clave en esta coyuntura y, precisamente, es el tema que aborda en su editorial de la edición 56 de Pesquisa Javeriana. Aunque Renjifo toma como ejemplo el foro sobre vacunación, los demás artículos presentados en esta edición también responden al diálogo entre la academia y diferentes problemáticas en salud, deporte y ciencia, que requieren de la investigación y la innovación para ser resueltos.

Si quiere leer la revista en su versión en PDF puede hacer clic aquí, o si prefiere, navegue por el micrositio de la edición 56 de Pesquisa Javeriana a través este enlace.

Sin más preámbulo, ¡Acá le contamos cuáles son los temas de la nueva edición de Pesquisa Javeriana!

Portada:

¿Cómo mejorar el confort sobre la bicicleta para conseguir mejores tiempos en carrera? Esta investigación permite brindar orientaciones para que los pedalistas, a través de su postura, encuentren mejores condiciones aerodinámicas que los lleven a superar sus propios registros.

Ciencia profunda:

Explicar con palabras sencillas cómo funcionan los agujeros negros no es tan simple. Este artículo se propuso encontrar las palabras adecuadas para entender uno de los grandes misterios del universo, al mismo tiempo que se pregunta qué pasa si algo cae adentro de uno de ellos.

Ciencia y sociedad:

80 % de los colombianos pueden estar infectados con Helicobacter pylori, una bacteria que está asociada a la aparición de cáncer gástrico. Investigadoras javerianas son pioneras en el estudio de la fagoterapia (un tratamiento con virus) como posible alternativa para erradicar esta bacteria.

Salida de campo:

¿El turismo puede ser una amenaza para los corales del Caribe colombiano? Dos investigaciones javerianas indican que hay una relación entre esta actividad y la salud de sus ecosistemas.

Investigar el país:

¿Qué significado le dan las comunidades indígenas de Sibundoy a las fotos de sus ancestros tomadas por extranjeros hace cien años? Esta investigación es un ejercicio de volver a mirar cómo fue registrada “la historia” y qué nuevos aprendizajes se pueden obtener en el presente.

Innovación:

La lucha contra el licor adulterado es un asunto de salud pública. Así lo asumieron investigadores javerianos y la Gobernación de Cundinamarca en un trabajo articulado, crearon un dispositivo para detectar estas bebidas en menos de un minuto.

Jóvenes que investigan:

Esta es la historia de Yerson Penagos, un médico de la comunidad nasa que decidió estudiar esta carrera para mejorar el acceso a la salud de su natal Jambaló, ubicada en el Cauca.

Creación artística:

Preservar la memoria del cuidado del territorio en el campo podría ser una forma de preservar prácticas agropecuarias que se ven amenazadas ante el avance del monocultivo de caña de azúcar en el norte del Cauca. Mi Fink le apuesta a conservar las tradiciones agropecuarias a través de una aplicación.

Novedades editoriales:

¿Cómo usar la sistematización de experiencias para contribuir a la generación, difusión y uso de nuevo conocimiento? En el libro titulado Siembra y cosecha de conocimiento. Suyusama: 15 años de construcción de la vida querida con campesinos e indígenas en Nariño, escrito por Rosalba Frías-Navarro, la autora estudia las ventajas de adaptar modelos de creación de conocimiento organizacional en territorios rurales aquejados por el conflicto armado y problemas sociales.

Creaciones indígenas: mucho más que artesanías

Creaciones indígenas: mucho más que artesanías

El mundo está lleno de categorizaciones: desde muy pequeños los seres humanos aprenden los colores e incluso que estos pueden asociarse a hombres y mujeres. Se categoriza a diario por enseñanzas de antepasados o por la misma necesidad humana de comunicación, y aunque no todas las categorizaciones son inadecuadas, deténgase a pensar… ¿Quién se encarga de enseñar a hacer todo lo contrario, esto es, a descategorizar? 

La vida no puede volver a ser la misma después de viajarla y, de hecho, a partir de 1992 jamás volvió a ser la misma para la profesora Ana Cielo Quiñones, cuando, siendo diseñadora industrial de la Pontificia Universidad Javeriana y magíster en Historia Latinoamericana de la Universidad Internacional de Andalucía, recorrió gran parte del territorio colombiano visitando comunidades indígenas y pueblos afro. Participó en la Gran Expedición Humana, adentrándose en esa Colombia oculta pero gigante en sabiduría y conocimiento.

En ese momento, supo que su trayectoria y vida académica estarían ligadas a la visibilización de las culturas indígenas y sus creaciones, y, en la actualidad, casi 30 años después, no solo a darlas a conocer, sino también a descategorizarlas.

“Son categorías que se han puesto a las creaciones indígenas sin muchas veces mayor reflexión, y sin tener en cuenta las voces de los pueblos indígenas”, dice.
Para buena parte de la cultura occidental, la mayoría de trabajos de las comunidades indígenas que incluyen manualidades es denominada como artesanía. La dicotomía tiene lugar cuando profesionales como los arqueólogos hallan en fósiles o en rocas esas mismas manualidades y las llaman arte, o cuando alguien en calidad de turista acude al Museo del Oro y encuentra arte en esas obras. ¿Qué las hace ser ‛Nudsumar‘: guardianes de cuerpos, casas, aldeas y sueños. Para los kuna el espíritu del tallador vive en las figuras de madera. 

 

 

La creación del libro 

Para resolver esas inquietudes surgió la idea de un libro que permitiera aproximarse a los procesos de creación indígena. Mediante una convocatoria abierta, impulsada por la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Pontificia Universidad Javeriana, Quiñones y Fernando Quiles García, director de la Red Enredars y profesor del área de Historia del Arte de la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla (España), recibieron alrededor de 25 escritos. Así, después de año y medio, emergieron 15 historias que se plasmaron en el libro Mundos de creación de los pueblos indígenas de América Latina. Se trata de un viaje por la cerámica tiwanaku de Bolivia, los textiles de los Andes surcentrales, los jarrones de la Gran Nicoya, la manta muisca, las creaciones de madera kunas, entre otros muchos mundos de creación.
creaciones-indigenas-javeriana

Un narrador indígena 

Precisamente sobre las creaciones de madera y justo en el corazón del libro está la historia escrita por Cebaldo de León Inawinapi, quien narra un nacimiento en su natal isla Guna Yala, antiguamente llamada Kuna Yala, un territorio autónomo ubicado en el oriente de Panamá. 

En su comunidad se fabrican piezas de madera para cuidar del recién nacido, y estas cobran vida como guardianes de la nueva vida. “El arte como concepto no existe en la comunidad indígena”, le dijo este antropólogo a PESQUISA JAVERIANA, “no hay palabras, porque la forma de ver el mundo para un Kuna es arte; la forma de entender las aguas o el río es que no existe una forma de saber el arte para ver, o el arte para no ver, porque en tu forma de vida, desde el parto hasta la muerte, es arte”. Con estas palabras, Cebaldo confirma la necesidad de ‘descategorizar’ que tiene la profesora Quiñones. 

 

El hacedor de flautas 

Otra historia del libro narra la vida de Jesús Alfonso Juagibioy Jamioy, hijo de grandes defensores del territorio y quien recuerda cómo su padre trabajaba fabricando ataúdes. En medio de las caminatas a las que lo acompañaba para recopilar materiales, Jesús Alfonso se fue dando cuenta de cuáles eran los mejores recursos naturales para fabricar flautas. Siempre le gustó la música, en el colegio inició en bandas de sonidos andinos y de allí tomó impulso para dedicarse al oficio de hacer flautas y elaborar otros instrumentos musicales. “En mi comunidad, la kamëntsá, existe un sonido para todos los momentos transcendentales de la vida”, dice. Y agrega que, al elaborar las flautas, la oralidad está presente y es la forma de perpetuar en el tiempo su cultura y preservar las lenguas y las tradiciones. 

 

“La forma de ver el mundo para un kuna es arte; la forma de entender las aguas o el río es que no existe una forma de saber el arte para ver, o el arte para no ver, porque en tu forma de vida, desde el parto hasta la muerte, es arte”. Cebaldo de León Inawinapi 

 

Tejiendo identidad 

Del proceso de creación del libro y de la cercanía que durante años ha tenido la profesora Quiñones con la comunidad arhuaca de la Sierra Nevada de Santa Marta, también surgió un documental, Tutu. Tejido del conocimiento. Su productor principal se llama Amado, un hombre convencido de que el tejido de su pueblo, más que una artesanía, es su identidad. En sus propias palabras, “es el nacer del pueblo y del mundo”. La necesidad, para Amado, de realizar el documental es lograr que los occidentales conozcan acerca de su cultura y la miren con otros ojos

cesto-de-forma-globular-creacion-indigena

Mundos de creación: ¿proceso generador de conocimiento? 

Además de la descategorización, otro debate que surge a raíz de la valorización de los procesos de creación de los pueblos indígenas es si son generadores de conocimiento.
Para la profesora Quiñones, todo proceso creativo es generador de conocimiento. Solo se debe entender que el ser humano no es el centro de la naturaleza y que la reconexión con ella será lo que permita retomar el cúmulo de conocimiento ancestral perdido.
El reconocido curador colombiano Eduardo Serrano, consultado como fuente externa del libro, considera que “todo aquello que es producto de la creatividad humana es generador de conocimiento. Por una parte, la creatividad es inherente al ser humano y, siendo su expresión producto de experiencias particulares, el hecho de compartirlas enriquece a toda la sociedad”. 

Quizás uno de los trabajos que las personas deben realizar, en este paso por la vida, es que la madre tierra las reconozca como trabajadores de su preservación, o al menos esa es la reflexión final que deja el libro, compendio de historias de más de 400 páginas que, para su editora académica, constituye el inicio de un eterno trabajo como humanos para aprender a descategorizar lo existente y abrazarse culturalmente, en medio de la diferencia, con los demás seres de la naturaleza. 


Para leer más:  Quiñones Aguilar, A. C. (ed.). (2021). Mundos de creación de los pueblos indígenas de América Latina. Editorial Pontificia Universidad Javeriana-Universidad Pablo de Olavide.
Quiñones Aguilar, A. C. y Villafanda Chaparro, A. 2019., Tutu. El tejido del conocimiento. Catálogo de Obras Artísticas, revisado 19 de marzo de 2021, https://catalogodeobras.javeriana.edu.co/catalogodeobras/items/show/531.
Editorial PUJ. (2019, noviembre 1). Mundos de creación de los pueblos indígenas de América Latinahttps://www.youtube.com/watch?v=5QSQOrDS2r8&feature=. 

 

TÍTULO DE LA INVESTIGACIÓN: Mundos de creación de los pueblos indígenas de América Latina
INVESTIGADOR PRINCIPAL: Ana Cielo Quiñones Aguilar
COINVESTIGADORES: pueblo arhuaco, Amado Villafaña y creadores de la productora audiovisual Yosokwi
Facultad de Arquitectura y Diseño 
Departamento de Diseño
Grupo de investigación Diseño Sociocultural
PERIODO DE LA INVESTIGACIÓN: 2019-2020

 

                          

¡Ya circula la nueva edición! Con ustedes: Pesquisa Javeriana 55

¡Ya circula la nueva edición! Con ustedes: Pesquisa Javeriana 55

Para su edición 55, Pesquisa Javeriana reunió la visión de diferentes investigadores javerianos y sus aportes a la creación de conocimiento en distintas áreas. Desde el campo de la salud, respondiendo al interrogante de si los vapeadores son nocivos para el consumo humano, hasta cómo comprender los riesgos a la hora de realizar inversiones internacionales.

Algunas de las innovaciones que registra esta nueva edición de Pesquisa Javeriana se encuentran en procesos de solicitud de patente, lo que confirma el valor y rigurosidad de los proyectos desarrollados que tendrían un amplio impacto de llegarse a implementar.

Puede consultar todos los artículos de Pesquisa 55 haciendo clic aquí y, si lo prefiere, también puede leer la revista en su versión en PDF.

¿Quiere saber qué se encontrará en la nueva edición? Acá le contamos.

Editorial: Luis Miguel Renjifo, vicerrector de investigación de la Pontificia Universidad Javeriana, le da la bienvenida a esta nueva lectura explicando cuáles presiones puede haber detrás de la producción científica y cómo las buenas prácticas éticas y responsables de la comunidad garantizarían un conocimiento trascendente y transformador.

Creación Artística: en este artículo titulado Creaciones indígenas: mucho más que artesanías, descubrirá cómo acercarse a los procesos de creación ancestrales de distintas comunidades en Latinoamérica permitió hacer una reflexión sobre la descategorización y la forma en la que se concibe la producción artística indígena, ¿arte o artesanía?

Ciencia y sociedad: hasta la tabacalera Phillip Morris International confiesa que los vapeadores que fabrican pueden ser potencialmente peligrosos para los consumidores. En esta publicación, investigadores javerianos hicieron una revisión de más de 90 artículos que confirman una realidad: el cigarrillo electrónico es el enemigo oculto de los pulmones.

Innovación: un aislador sísmico hecho a partir de caucho recuperado y casas elaboradas con elementos reciclados. Estas dos innovaciones javerianas están en proceso de patente y plantean soluciones alternativas y a bajo costo en construcciones sostenibles.

Ciencia profunda: ¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de calcular riesgos de inversión?, un investigador javeriano explica en qué consiste y por qué podría ser beneficioso tener un portafolio diversificado en el que se consideren tanto los factores locales como los globales, una variable que podría determinar el éxito o pérdida después de invertir.

Informe especial: la identidad como resultado de un modelo de desarrollo económico de carácter extractivo. Una guerra por el territorio, los recursos y un conflicto que, como en otras regiones del país, no acaba en el Cauca. Vivir y resistir la violencia. Además, ¿Cómo hablarles a los más de 40 millones de colombianos que no han sido víctimas ni victimarios en la historia de la violencia colombiana? Allí puede estar la clave de una verdadera reconciliación.

Huellas: Óscar de Jesús Saldarriaga es un observador acucioso, muchos lo llaman “El pisco” de la historia en Colombia y es uno de los más grandes investigadores de la educación nacional. Desde 1990 está vinculado con la Pontifica Universidad Javeriana y ha reconstruido la historia de los maestros del país.

Novedades editoriales: conozca 4 nuevas publicaciones que hablan sobre memoria colectiva en el video universitario, cómo ha sido investigar durante la pandemia, el papel de Bogotá durante la Regeneración (1886-1910) y una mirada a las aplicaciones de investigaciones en sistemas de salud en Colombia.