Navegación

La navegación, término que describe la exploración de un medio hipertextual, es notablemente afín con la característica fundamental del juego de ser la realización del movimiento sin fin ni finalidad. Movimiento que puede ser repetido indefinidamente, sin orientación precisa, avanzando o retrocediendo sin la expectativa de un puerto de llegada. En el hipertexto, el objetivo es el establecimiento de relaciones, el enlace mismo, en una secuencia que podría durar hasta el infinito. El comienzo y el final de la narración se relativizan: puede haber múltiples inicios y finales multiplicando las variantes de la historia. Los hábitos de lectura tan fuertemente arraigados se quiebran y con ellos las expectativas por la estructura coherente y el final preciso. Y aunque no todo es aleatorio, en tanto hay un diseño que soporta la navegación, la experiencia de la lectura puede conducir al extravío. Y esto porque el movimiento no construye recorridos lineales de acuerdo a un principio causal, sino que obedece a la estructura y a la lógica del laberinto: extraviarse en un espacio de diseño desconocido, complejo pero existente.

La navegación en el hipertexto podría ofrecer las dos posibilidades: el movimiento vagabundo y sin salida que se realiza a sí mismo por su propio placer, y la recreación de un sentido final, fruto de una configuración autónoma, que restituya un orden entre muchos.

Temas relacionados

Reconfiguraciones de la narrativa - Pragmática hipertextual - Las averías del discurso - Hipertexto y neobarroco - Problemáticas del hipertexto

 

 
Universidad Javeriana - El relato digital - Jaime Alejandro Rodríguez - Foro abierto