Zapping

Zapping es la manía que tiene el tele espectador de cambiar el canal (haciendo uso de su control automático) con cualquier pretexto, a la menor disminución de ritmo o de interés del programa (Machado). En términos más generales se podría describir como una navegación más o menos aleatoria a través de textos que están disponibles simultáneamente. Desde este punto de vista, se “zappea” en la lectura de un libro cuando el lector salta la continuidad del mismo o cuando se leen varios libros a la vez. También se zappea en la radio, cuando se cambia continuamente de emisora, etc. Sin embargo, la intensidad con la que se zappea en el televisor, ha hecho que el fenómeno se estudie ahora con más atención. 

Existen al menos dos maneras de valorar el zapping. como una actividad superficial, esto es, como una banalización del texto, como una actividad gratuita e inconsciente, debida simplemente a la simultaneidad disponible de información, e incluso como una incapacidad de atención o una falta de competencias para comprender propuestas de totalidad. La otra manera de comprender el zapping es como una actividad que demanda sus propias competencias: reflejos rápidos, intuición para la selección y capacidad de establecer relaciones de todo tipo. El zapping puede ser también valorado, incluso, como una actividad de resistencia, como un gesto de autonomía frente a la tiranía del texto. 

El zapping consciente e intencional no sólo llega a considerarse como un movimiento nihilista que busca “triturar” la homogeneidad de los mensajes oficiales y habituales, sino como una actividad productiva, que genera nuevas estéticas (la llamada estética del fragmento, pero también la del reciclaje ), y que hace del corte, la diferencia y la decisión sus principios, en busca de narrativas y modelos más complejos y menos previsibles (estructuras disipativas)

Pero el zapping es ambiguo. No sólo porque puede ser valorado positiva o negativamente, sino porque su resultado está tensando por la contradicción: o es un collage posmoderno de toda la diversidad cultural presente en el planeta, o es una comprobación de la homogeneidad estructural de las imágenes y sonidos de la televisión (Machado). 

Todo lo dicho para el zapping vale también para el lector de hipertextos, en la medida en que el hipertexto, basado en la conexión de fragmentos, promueve y facilita la navegación por el discurso. Sería posible encontrar al lector inconsciente, al intencional, al nihilista y al productivo, etc. Pero sobre todo, a un lector preparado y sensibilizado a las exigencias y competencias que están implícitas en la práctica hipertextual. 

Temas relacionados

Hipertexto y neobarroco - Navegación - Hipertexto y fragmentación

 
Universidad Javeriana - El relato digital - Jaime Alejandro Rodríguez - Foro abierto