Congreso

¿Cómo mejorar la implementación del Método Canguro en el mundo?

Por: Lisbeth Fog Corradine  |   Fotografías: Cortesía, Fundación Canguro


Durante una semana, la Pontificia Universidad Javeriana acogió a los líderes mundiales del Método Canguro para discutir sobre los retos de su implementación en los diferentes países y de los avances científicos que resultan del seguimiento a los bebés canguro. Al cumplirse 41 años de la creación de este método, estas fueron algunas de sus conclusiones.

Cada dos años se reúnen los “cangurólogos” para compartir experiencias y, con base en ellas, superar los diferentes obstáculos para la implementación del Programa Madre Canguro (PMC) en sus países.

En 2018 Colombia fue la sede de la XII Conferencia Internacional KMC (Kangaroo Mother Care ) que durante cuatro días incluyó taller y congreso, con lo cual no solo los participantes de 50 países tuvieron la oportunidad de expresar sus vivencias, también conocieron de primera mano las últimas novedades del Método Canguro, entre ellas los resultados satisfactorios de las investigaciones científicas que le dan sustento y mayor confiabilidad a la técnica.

“Todo el mundo reflexionó sobre cómo hacer para difundir el programa a nivel de país,cuáles son las barreras que encuentran y cómo superarlas compartiendo la información de los otros países”, le contó Nathalie Charpak a Pesquisa Javeriana. “Después hubo dos días de pura academia donde se invitó a los mejores para que hablaran del Programa Canguro, de la protección del cerebro del prematuro, de la posición canguro en unidades de alta tecnología, de la importancia de la leche materna, de hacer seguimiento para detectar de manera oportuna cuándo hay algo que no es normal e intervenir oportunamente cuando se detecta una desviación del desarrollo neuropsicomotor y evitar así la instalación de secuelas”.

Las conclusiones de los talleres

El taller se dividió en siete grupos, cada uno de los cuales trabajó sobre la base de los retos que enfrentan quienes lideran programas canguro en los países participantes. Así, la selección de unos indicadores mínimos pero clave que sirvan de sustento para diseminar el programa a nivel de país fue uno de los temas. También trabajaron sobre cómo sensibilizar a diferentes organizaciones para que incluyan el Método Canguro en sus objetivos, cómo lograr la implementación del método en todos los hospitales, cómo solucionar el transporte de aquellas familias que viven en zonas apartadas, cómo incluir a tomadores de decisión en temas de salud —como ministros, investigadores y miembros de asociaciones profesionales— para que sean parte del programa, cómo hacer seguimiento para asegurar calidad y buena salud, y si es posible aplicar el método en bebés a término.

Los participantes recomendaron promover el entrenamiento en diferentes niveles, como, por ejemplo, incluirlo en el currículo de estudiantes universitarios en ciencias de la salud y otras profesiones, organizar capacitaciones y empoderar a las madres y a sus comunidades, y formar líderes promotores del método en los diferentes sectores.

Consideraron de suma importancia el desarrollo de políticas públicas para implementar el método en todos los hospitales, así como la adopción de una guía práctica actualizada permanentemente y adaptada a las necesidades específicas de cada país, de tal manera que pueda ponerse en práctica con fluidez. Para conseguirlo, proponen una articulación permanente entre el Estado, la academia y los programas canguro, así como la formulación de encuestas periódicas para responder a las necesidades de los diferentes actores que intervienen en el proceso. En ese sentido es prioritario implementar indicadores de calidad que promuevan estándares de excelencia.

En los hospitales, además de contar con unas instalaciones adecuadas para albergar a las familias canguro, los participantes hicieron énfasis en la importancia de contar con un grupo interdisciplinario que incluya neonatólogos,psicólogos, oftalmólogos, fonoaudiólogos, trabajadores sociales, entre otros,que puedan atender oportunamente las necesidades de los pacientes.

No faltaron más ideas como las expuestas para implementar con éxito el Programa Madre Canguro en diferentes países y superar las barreras que se encuentran sus líderes por el camino. Cada uno delos siete grupos entregó sus recomendaciones consensuadas, y el pediatra J.M. Lozano hizo énfasis en algunos puntos esenciales.

El primero tiene que ver con la importancia de involucrar en el Programa no solamente a los tomadores de decisión, investigadores y profesionales, sino recibir el apoyo incondicional de organizaciones internacionales, universidades, padres de familia y, en general, la sociedad civil. Para lograrlo, retomó el sentir de los participantes proponiendo el diseño de una estrategia de comunicación versátil y asertiva con mensajes sobre ideas clave para los diferentes sectores involucrados y aquellos que es necesario involucrar; invitó además a aprovechar todos los espacios posibles para entregar el mensaje de las bondades del Método Canguro y recolectar adeptos; propuso identificar centros que sirvan de modelo para replicar en otras instituciones de salud.

En segundo lugar, llamó a los participantes a promover el aumento de la conciencia ciudadana frente a los beneficios del método canguro, con base en la evidencia científica. Esa es la tarea que deberán continuar los participantes hasta que se vuelvan a encontrar en el siguiente congreso, que tendrá lugar en 2020 en la ciudad de Manila, en Filipinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.