Homenaje a Padre Joaquín Sánchez

[#if IMAGEN??]
    [#if IMAGEN?is_hash]
        [#if IMAGEN.alt??]
            ${IMAGEN.alt}
        [/#if]
    [/#if]
[/#if]

“No me arrepiento de haber vivido los años que he vivido. Estoy feliz por una razón: he hecho muchas cosas gracias a Dios. Él me ha acompañado” 


El padre Joaquín Sánchez más conocido como el ‘Padre Joaco’ nació en Buga, Valle el 16 de agosto de 1942. Desde muy joven se interesó por la llegada de tecnología a las comunicaciones. En sus años de seminario se distraía con un programa radial creado por él y algunos de sus compañeros y lo que un día empezó como un juego, con el tiempo se fue convirtiendo en el motor de ayuda para la comunidad transmitiendo noticias religiosas, música, pero, sobre todo, acompañando a las personas que los sintonizaban.


En el año 1968 notó que muchos maestros debían viajar desde muy lejos para capacitarse en el escalafón y debido a esto, creó el Programa Educadores de hombres nuevos llegando así, por medio de la televisión hasta los lugares más recónditos del país para capacitar a los educadores.


Ingresó a la Universidad Javeriana como seminarista y luego se tituló en Filosofía y letras, Educación y Teología. Durante más de 50 años entregó su corazón a la Universidad siendo así Coordinador de Cursos Intersemestrales, Maestro de investigación, Decano de la Facultad de comunicación y Rector de la Seccional Cali y sede principal en Bogotá.


Su interés en la comunicación fue tan grande que creó la Asociación Colombiana de Facultades de Comunicación AFACOM y la Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social FELAFACS en la que promovió la transformación de los estudios de comunicación social. 


Hoy queremos recordarlo como un hombre lleno de amor, que impregnó su alma a nuestra querida Universidad Javeriana: “Demos gracias a Dios por la Universidad que tenemos y por tantos ciudadanos que con el nombre de javerianos ponen en alto los valores que hoy necesitamos para la sociedad”. 


Vuelta alto padre, y pon a sonar ese acordeón allá en el cielo.