“La ciencia no fracasa”

“La ciencia no fracasa”

El talento y el saber son el verdadero poder. Esta es una de las premisas universales de la academia. ¿Y poder para qué? Para cambiar entornos, impactar positivamente la vida de las personas, trascender. Hoy, la universidad ya no solo es un espacio de enseñanza y aprendizaje como lo fue en sus estertores—, sino también de evolución. Se iza la bandera de la innovación como estandarte del progreso, pero ésta no ocurre de la noche a la mañana, no necesariamente debe ser radical (hay innovaciones graduales y con impacto incremental) y siempre supone evaluar sus consecuencias.  

Desde el 2005, se empezó a gestar el ecosistema innovador de la Universidad Javeriana, y en el 2012 se constituyó formalmente la Dirección de Innovación, que creó y puso en marcha el programa De la Academia al Mercado, un modelo de transferencia del conocimiento que hoy tiene múltiples frutos y es referencia nacional. En él se identifica un resultado de investigación promisorio, se evalúa, se valida, se protege con alguna modalidad de propiedad intelectual y se estructura en un producto o servicio para llevarlo al mercado. Aquí, algunas visiones de su directora sobre este proceso.

Fanny Almario, directora de Innovación de la Pontificia Universidad Javeriana (sede Bogotá).
Fanny Almario, directora de Innovación de la Pontificia Universidad Javeriana (sede Bogotá)

PESQUISA: ¿Por qué para las universidades ha sido difícil vincular la investigación con la sociedad?  

Fanny Almario: Puede haber un grado de dificultad pero también de invisibilidad. En las universidades primero se dio la enseñanza hasta madurarse y después vino la investigación, que ha tenido impacto social. El proceso de apropiación y transferencia de conocimiento no es tan sistemático ni inmediato porque las universidades están hechas para generarlo, no necesariamente comercializarloy para innovar se requieren unas competencias que ahora estamos incentivando y fortaleciendo, como la creatividad, el liderazgo, la resiliencia y el trabajo en equipo. Entre empresa y universidad hay que trabajar colaborativamente 

PESQUISA: ¿Qué hace falta para que se consolide ese engranaje? 

FA: Debe haber interés, confianza y unidades de interfaz que promuevan estas relaciones. En la década de 1990 surgieron los comités universidad-empresa. Hoy, además de entidades tipo cámaras de comercio o agremiaciones como la ANDIConnect Bogotá Región, que ayudan en ese propósito, también hay compañías que se dedican a identificar oportunidades en los distintos ecosistemas. Pero difícilmente esta construcción colectiva se puede dar si no hay una muy buena investigación de base.  El conocimiento no necesariamente es mediáticopero sí debe ser robusto e ir madurando para que no se agote.   

PESQUISA: ¿Qué mecanismos han empleado para atraer a los académicos a la cultura de la innovación? 

FA: Lo primero que hicimos fue encontrarnos con esos profesores que tenían la inquietud de saber cómo su conocimiento le podría servir a alguien y de qué manera se podría utilizar con un valor diferencial. Algunos tocaron nuestra puerta y otros los buscamos cuando advertimos investigaciones, patentes y tecnologías que podían ser atractivas para el mercado. Ellos fueron nuestros primeros promotores de la innovación y, con su espíritu, aunado a casos de éxitos que hallamos dentro de la universidad, empezamos a animar a otros docentes en esa vía. Después, visitamos cada facultad explicando qué estábamos haciendo desde la Dirección de Innovación, por qué era un gana-gana para todos (comunidad no académica, investigador y universidad) y comenzamos a divulgar, a través de congresos de investigación, asistencia a ruedas de innovación con empresas, actividades de promoción y foros, todo el andamiaje de directrices y reglamentaciones construidas para transferir el conocimiento e impulsar el emprendimiento. Trabajamos muy de la mano con la Dirección de Investigación para evaluar proyectos con potencial innovador y con los Comités de Investigación y Ética, a donde llegan los proyectos en ciernes que a mediano y largo plazo pueden tener procesos de transferencia interesantes.  

PESQUISA: ¿Cómo se incuba la innovación para que sea transversal a toda la academia? 

FA: Creando cultura de innovación y emprendimiento. Ese fue nuestro primer reto y aún continúa siéndolo. Para ello dictamos cursos, talleres y hacemos visitas focalizadas a los grupos de investigación. Desde nuestra dirección, identificamos el conocimiento con potencial de ser transferido y determinamos qué modalidad de propiedad intelectual emplear para protegerlo. Así mismo, estructuramos proyectos universidad-empresa y ayudamos a darle valor a una propuesta para que sea atractiva para el mercado, bien sea para licenciarla, venderla, patentarla o crear una nueva empresa basada en el conocimiento académico conocidas spinoff Adicionalmente, incentivamos dos ideas fundamentales: la primera, que la innovación no solo parte de la investigación, también se da en la docencia y el servicio; la segunda, la importancia de desarrollar la innovación social, es decir, crear metodologías y formas de hacer o trabajar con las comunidades, derivadas de una actividad investigativa, y que resultan en procesos de acción social y transferencia y apropiación de conocimiento con gran impacto comunitario.

PESQUISA: ¿De qué manera la Universidad ha desarrollado la innovación social? 

FA: Por su carácter misional, desde hace muchos años la Javeriana ha ejecutado proyectos centrados en aprovechar el conocimiento generado para impactar positivamente a las comunidades, vinculándolas en ese proceso. Organizaciones internas como Prosofi y Vidas Móviles, junto con las Convocatorias San Francisco Javier son, entre otros, espacios para apropiar socialmente el conocimiento en soluciones específicas. Nuestro siguiente paso será articular muchas unidades javerianas que trabajan en ello construir una directriz especialmente sobre innovación social en la que se definan parámetros y metodologías de intervención y medición del impacto de los proyectos.

PESQUISA: ¿La ciencia fracasa? 

FA: Si fracasar es tener un resultado negativo, eso no es fracaso, porque les permite a  otros investigadores advertir que no deben seguir por esa ruta. La ciencia y la investigación te ofrecen muchocaminos para descubrir algo y encontrar soluciones, pero aún basado en criterios científicos se puede llegar, inesperadamente, a una vía cerrada.

PESQUISA: ¿Qué ha sido lo más difícil en la creación de este ecosistema innovador? 

FA: Lo más complejo  como en cualquier proceso de estos es la articulación y definición de roles, es decir, saber quién está haciendo qué y cómo se pueden unir esfuerzos. Otro desafío ha sido aprender a ser muy dinámicos y versátiles para estar a la altura de lo que sucede afuera. Para que la Universidad se inserte al ecosistema de innovación nacional y regional debe tener una capacidad de respuesta acorde con los tiempos y los espacios, y eso lo hemos ido ajustando en estos años.

PESQUISA: ¿Por qué la Universidad ha sido líder en la transferencia de conocimiento? 

FA: Primero, porque ha tenido directivas no solo rectores y vicerrectores, sino otras unidades como la jurídica y financiera conscientes del rol de la academia para hacer viables soluciones, en lo posible articuladas entre varios actores de la comunidad académicaSegundo, porque la Universidad tiene muy claro que la innovación para ella no solo se mide desde el componente productivo, sino también social y la transformación de realidades de los más vulnerables. Tercero, porque se ha mantenido el apoyo continuamente y hemos sido conscientes de que este no es un proceso mediático. Cuarto, porque hemos estimulado las relaciones y el trabajo interdisciplinario consensuado para lograr que las soluciones sean más compactas y completas. Y quinto, porque hemos entendido las potencialidades del talento humano en casa y gozado de una gran materia prima (conocimiento) para trabajar. Pero en el fondo de todo esto subyace un elemento esencial: el espíritu misional de la Universidad, en el que se tiene muy claro la conciencia sobre el otro y la necesidad de buscar mecanismos para mejorar su vida. Ese compromiso social, que está en el ADN de esta alma máter, ha sido una ventaja para consolidar este ecosistema innovador.

PESQUISA: ¿En qué referentes internacionales se han inspirado? 

FA: Tenemos varios referentes porque hemos identificado y conocido sus modelos de gestión del conocimiento, en buena medida gracias al apoyo de InnpulsaEntre las universidades visitadas están Oxford, Utah, Stanford, Católica de Chile, Tec de Monterrey, Hebraica de Jerusalén y Santiago de Compostella.

El reto de la medición de Colciencias en una comunidad científica diversa

El reto de la medición de Colciencias en una comunidad científica diversa

Una vez más, los grupos de investigación e investigadores del país se presentaron a la evaluación que hace Colciencias para medir los avances en producción intelectual de la comunidad científica colombiana. En 2016, se clasificaron 4458 grupos de investigación, de los cuales la mayoría fueron ubicados en la categoría C (42%), seguidos de la categoría B (21%). En este marco, la Pontificia Universidad Javeriana superó la tendencia nacional y mejoró su posición en la Convocatoria 737 de Colciencias, logrando que el 47% de sus grupos —en Bogotá y Cali— fueran ubicados en las categorías A1 y A, es decir, en lo más alto de la categorización.

Con base en los resultados de las últimas tres mediciones, encontramos que en 2015 y 2014 el acumulado en A1 y A fue del 30% y 31% respectivamente, lo que indica que varios grupos calificados en las categorías B o C subieron a las primeras posiciones en la última medición. También es de anotar que la Universidad no tiene en este momento grupos en la categoría D, cuando en 2014 tenía 12.

Otro dato relevante tiene que ver con las diferencias entre áreas del conocimiento. De los grupos javerianos que mejoraron su puntuación, el 42% pertenece a las ciencias sociales y humanas y el 23% a las ciencias médicas. A pesar de que las primeras no se sienten bien representadas en el modelo de medición ni en las políticas públicas de fomento de la ciencia, la tecnología y la innovación del país, estos resultados muestran la importancia que tienen las ciencias sociales y humanas en el conjunto de la investigación javeriana, al punto de constituirse en una fortaleza institucional y un referente nacional.

Somos conscientes de los fuertes debates que ha dado la comunidad científica nacional frente a las condiciones, los métodos y el enfoque del modelo de evaluación utilizado por Colciencias y sabemos que existen serias dudas sobre las ventajas que implica para los investigadores ser bien clasificados en esta medición. Por ello, ponemos sobre la mesa algunos de los retos que vienen para el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación y para el ecosistema de la investigación.

Desde hace años se ha señalado el sesgo que la medición de grupos de Colciencias tiene hacia algunas formas de producción de conocimiento propias de las ciencias básicas y las ingenierías. En la Convocatoria 737, por primera vez, esta entidad incluyó en el modelo criterios para la valoración de productos de creación en artes, arquitectura y diseño dentro de la categoría de generación de conocimiento nuevo. Este es apenas un punto de partida para el reconocimiento de otras formas de producción de conocimiento y, aunque seguramente tendrá que estar sujeto a ajustes y mejoras, es importante resaltar que en este esfuerzo se trató de tener en cuenta las formas particulares de validación de los campos artísticos y creativos.

El análisis de esta experiencia deberá servir como insumo para discutir y llegar a acuerdos sobre la evaluación de diferentes formas de producción investigativa como la que se encuentra, por ejemplo, en las ciencias sociales y humanas. Sin embargo, dada la diversidad epistemológica y metodológica de los campos de conocimiento, es necesario que cada comunidad científica participe activamente aportando argumentos para el reconocimiento de su producción.

En estas líneas solo logramos mencionar uno de los puntos para alimentar la reflexión frente a los desafíos que enfrentamos como país en la consolidación de un sector de la ciencia y la innovación robusto que responda a las necesidades de crecimiento y desarrollo de Colombia. Quedan en el tintero otros temas de gran envergadura e importancia, como la ampliación de la perspectiva de la agenda científica para impulsarla en todas sus dimensiones, fortalecer los grupos de investigación más allá de las mediciones y reconsiderar las fuentes de financiación para la actividad investigativa. Son estos aspectos de grueso calibre que requieren futuras editoriales para profundizar.

Aprovecho estas líneas para invitar a profesores y estudiantes de diferentes universidades a la segunda versión del Encuentro Javeriano de Arte y Creatividad, entre el 12 y 16 de septiembre, un espacio para reflexionar sobre sus resultados de creación en áreas como el diseño, la música, las artes visuales y escénicas, la arquitectura, la literatura y la producción audiovisual.

Luis Miguel Renjifo Martínez
Vicerrector de Investigación
Pontificia Universidad Javeriana

Continue reading

Tips Pesquisa 35

Tips Pesquisa 35

Investigación Javeriana 2015 en cifras:

142 proyectos de investigación y creación financiados.
♦ Más de $11 mil millones invertidos en proyectos de investigación, creación e innovación.
♦ Más de 450 artículos publicados por profesores javerianos (Bogotá y Cali) en revistas indexadas en Web of Science y Scopus.
♦ La publicación de artículos científicos se triplicó entre 2007 y 2015, tanto en Web of Science como en Scopus.
♦ Más de $162 millones invertidos en publicación de artículos científicos.
111 grupos de investigación clasificados por Colciencias (Bogotá y Cali).
78 semilleros de investigación.
10 patentes aprobadas: Estados Unidos: 1, Colombia: 9.
31 solicitudes de patentes en curso.

Por primera vez en la historia, la Convocatoria 737 de medición de grupos de Colciencias reconoce y valora la creación en artes, arquitectura y diseño como producción de nuevo conocimiento, informa Óscar Hernández, asistente para la Creación Artística de la Vicerrectoría de Investigación y uno de los promotores de la propuesta. Los resultados se publicarán en mayo de 2016.  https://www.colciencias.gov.co/
La Pontificia Universidad Javeriana en sus sedes Cali y Bogotá, junto con otras universidades del país, fue beneficiada con la asignación de recursos para la conformación de dos Centros de Excelencia en Big Data e Internet de las Cosas (IoT), iniciativa del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y Conciencias. Trabajarán aspectos relevantes de tecnología y manejo de información para prestar mejores servicios a la sociedad.
Continue reading