Alimentación saludable en tiempos de aislamiento preventivo

Alimentación saludable en tiempos de aislamiento preventivo

La aparición de la enfermedad por Coronavirus (COVID-19) y su rápida diseminación por el planeta durante los primeros meses del 2020, ha llevado al planteamiento e implementación de medidas de salud pública ágiles e inéditas dada su escala y magnitud. Una de ellas es el aislamiento preventivo de carácter obligatorio, que busca disminuir la progresión de la amenaza generada por el virus, a través de la reducción de interacciones sociales. Esta medida se hizo efectivo para Colombia desde el pasado 25 de marzo. Este contexto ha ocasionado cambios y transformaciones en la vida diaria de los habitantes del país, entre las cuales unas de las más importantes son las transformaciones en las dinámicas de abastecimiento y consumo de alimentos.

De este modo, es necesario reconocer que la producción, distribución y consumo de alimentos se da en un marco social, que constituye el tejido que da vida a los elementos que componen el sistema alimentario, por ende, cualquier transformación en las dinámicas de interacción social genera cambios en los distintos eslabones del sistema, implicando ajustes, dificultades y riesgos que pueden afectar los distintos componentes de la seguridad alimentaria (Disponibilidad, acceso consumo, utilización biológica e inocuidad).

Teniendo presente dicha contingencia, desde el Centro de Asesoría Psicológica y Salud, de la Vicerrectoría del Medio Universitario, pretendemos contribuir al bienestar de la comunidad educativa javeriana, acompañando también las inquietudes que han surgido frente a los cuidados necesarios para mantener una alimentación saludable en tiempos de aislamiento. Una alimentación saludable contribuye al mantenimiento de un óptimo estado de salud, permite desarrollar las actividades de la vida diaria como trabajar, estudiar, hacer ejercicio o jugar; prevenir la aparición de enfermedades asociadas con una ingesta deficiente o excesiva de energía y nutrientes, así como favorecer la respuesta inmune del organismo, disminuir la gravedad y las complicaciones por enfermedades infecciosas y también favorecer un mejoramiento en el estado anímico derivado del hecho de beneficiarse a través del autocuidado y el cuidado de los otros que implica el cuidado nutricional.

Esta alimentación debe incluir alimentos de todos los grupos en cantidades que favorezcan el aporte adecuado de macro (proteínas, grasas, carbohidratos) y micronutrientes (vitaminas, minerales), agua y fibra, para el mantenimiento de la salud en todas las etapas del ciclo vital. Adicionalmente, debe ajustarse a las características individuales de las personas y evitar que contenga o sea vehículo de agentes contaminantes y tóxicos que deterioren el estado de salud de quien la consume.

Así las cosas, durante este periodo de confinamiento recomendamos conservar estos patrones alimentarios. No obstante, el acceso limitado a algunos alimentos, así como las nuevas dinámicas de comportamiento en el hogar pueden propiciar cambios en los hábitos de alimentación. A continuación encontrará algunas recomendaciones para tener presentes en este tiempo:

  • Incluir en la alimentación diaria alimentos frescos y de todos grupos como: cereales, raíces, tubérculos y plátanos, frutas y verduras, leche y productos lácteos, carnes, huevos, leguminosas secas, frutos secos y semillas, grasas y azúcares.
  • Elegir el consumo de cereales integrales, incluir frutas y verduras en todas las comidas, consumir los lácteos y sus derivados preferiblemente bajos en grasa y las carnes en lo posible magras y en preparaciones con poca grasa. Evitar el consumo de alimentos ultraprocesados y comidas rápidas.
  • Planificar el abastecimiento alimentario, definir los menús semanales, elaborar previamente la lista de alimentos y comprar lo necesario. Esto ayudará a disminuir el tiempo al momento de comprar y preparar los alimentos, así como ahorrar dinero y evitar el desperdicio de alimentos.
  • Mantener una adecuada organización de los alimentos. Para esto, una vez se compren se deben lavar, desinfectar y ubicar en la alacena y nevera, teniendo en cuenta las fechas de vencimiento y el tiempo de duración de cada alimento.
  • Revisar periódicamente la nevera, con el fin de utilizar en primer lugar aquellos alimentos que tienen menor duración como los perecederos: frutas, verduras, lácteos y carnes. Así mismo, reforzar la higiene en la cocina y al momento de las comidas.
  • Al momento de asistir al supermercado, mantener la distancia social con otros clientes (por lo menos dos metros), usar guantes y gel desinfectante para tomar los alimentos y demás productos. Al regresar a casa, desinfectar las bolsas y empaques antes de almacenarlos.
  • Consumir los alimentos necesarios para conservar un adecuado estado nutricional, elaborar preparaciones mixtas con alimentos que no se utilicen con frecuencia para evitar el desperdicio. Es necesario hacer un uso responsable de los alimentos.
  • Mantener el horario regular para las comidas (desayuno, almuerzo, refrigerios y cena), esto es esencial para favorecer el equilibrio nutricional. Recuerde mantener una adecuada hidratación preferiblemente tomando agua fresca durante el día, no es recomendable la ingesta de bebidas azucaradas.
  • Evitar picar constantemente y consumir alimentos de paquete. En caso de querer consumir algún alimento, elegir en lo posible frutas, verduras, lácteos y/o alimentos ricos en fibra. Explorar la creatividad en estos momentos.
  • Practicar actividad física es un buen complemento para una alimentación saludable. Se recomienda seguir las rutinas de actividad física que ofrece la Universidad a través del Centro Javeriano de Formación Deportiva.

Finalmente, experimentar y explorar la creatividad preparando nuevas recetas Come, Disfruta y Vive, que encontrarán en los canales virtuales de la Vicerrectoría del Medio Universitario, disfrutar de los alimentos en familia y mantener una actitud de gratitud.


*Maritsabel Ruiz. Nutricionista Dietista. Coordinadora Programa Universidad Saludable Centro de Asesoría Psicológica y Salud. Vicerrectoría del Medio Universitario. Correo electrónico: maritsabel.ruiz@javeriana.edu.co

**Raúl Angulo. Antropólogo.  Centro de Asesoría Psicológica y Salud. Vicerrectoría del Medio Universitario. Correo electrónico: raul.angulo@javeriana.edu.co