Resolución sobre cuotas globales de pesca no promueve el ‘aleteo’ dice experto en tiburones

Resolución sobre cuotas globales de pesca no promueve el ‘aleteo’ dice experto en tiburones

Las imágenes de tiburones y los llamados de atención para que se protejan inundaron las redes sociales y los espacios de los medios de comunicación, debido a la expedición de la Resolución 350 del 25 de octubre de 2019 por parte del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, que establece las cuotas globales de pesca para el año 2020, entre ellos los tiburones sedosos.

Aunque desde 2017 se prohíbe la pesca de estos animales en aguas colombianas, hay muchas amenazas para esta especie. Una de ellas es el mercado asiático ya que sus aletas son muy apetecidas en ese continente.

Por eso expertos, ambientalistas, organizaciones no gubernamentales, instituciones públicas y ciudadanos han expuesto sus argumentos a favor y en contra sobre esta resolución (de la cual el Ministerio de Agricultura hará algunas precisiones en los próximos días). Por tal motivo dialogamos con el profesor Fabio Gómez, del departamento de biología de la Pontificia Universidad Javeriana, quien desde hace más de 10 años investiga sobre tiburones, ofrece a los lectores de Pesquisa Javeriana su propia interpretación sobre la norma que ha causado tanto revuelo.

Pesquisa Javeriana: ¿Cuál es su opinión con relación a la resolución 350 del 25 de octubre de 2019 sobre las cuotas globales de pesca para el año 2020?

Fabio Gómez: Lo primero que tengo que aclarar es que todo este revuelo se suscita por una versión amarillista de la noticia. No es que esta resolución esté permitiendo la pesca de tiburón, lo que está haciendo es regular la pesca sobre la base de lo que ya está estipulado en normas anteriores. En 2017 salió lo que nosotros llamamos la ‘Ley del aleteo’, que prohíbe la pesca de tiburón en territorio nacional (los tiburones y las rayas están protegidos por esta norma). Sin embargo, es importante reconocer que hay una pesca incidental que es imposible de evitar: cuando un barco hace pesca industrial o un pescador artesanal lanza una red no puede evitar que se capturen tiburones. Cuando se saca la red y se sube al barco pueden salir tiburones que llegan moribundos o muertos con la pesca objetivo. Por eso la norma estableció que para garantizar que no se haga el aleteo (entendido como el corte de las aletas y el desecho del resto del cuerpo) hay una cuota de pesca incidental equivalente al 35% de la pesca total. Adicionalmente existe una cuota de pesca artesanal dirigida en Colombia. En un trabajo que hicimos entre todas las personas e instituciones que trabajamos con tiburones en el país, publicamos un libro de aportes al conocimiento de la biología de las diferentes especies de tiburones en Colombia, en el que hicimos visibles nueve puntos del Caribe colombiano donde existe la pesca dirigida como parte de la seguridad alimentaria de estas comunidades, por eso hay una salvedad en dicha norma: estas comunidades que tienen al tiburón como parte de su seguridad alimentaria, también son reguladas con esta reglamentación, quedando incluidas en la cuota máxima de captura. En realidad, con esta nueva resolución se establece la forma regulatoria para la pesca en 2020, lo cual debe hacer todos los años la Autoridad Nacional de Pesca (Aunap) y los ministerios de Agricultura y Ambiente, solo así se puede mantener regulada la actividad y evitar la captura excesiva de tiburones y otras especies. Esta es una norma regulatoria, no permisiva.

Profesor Fabio Gómez

PJ: ¿Esto quiere decir que está de acuerdo con las aclaraciones que hace el Ministerio de Agricultura con respecto a esta resolución?

FG: Exacto. De hecho, en la resolución 0744 del 9 octubre de 2012 se prohíbe la pesca dirigida en el territorio nacional, la resolución 0375 del 17 de abril de 2013 prohíbe el aleteo y en 2017 salió una nueva norma unificadora de las anteriores. Esta nueva directriz garantizó que se entendiera muy bien cómo debe llegar a puerto el tiburón producto de la captura incidental. En esencia, el animal no se puede “aletear”; tiene que llegar con sus aletas adheridas naturalmente al cuerpo. Se pueden hacer cortes parciales para que se puedan doblar las aletas y así se puedan guardar en las bodegas de los barcos. De esta manera se favorece la pesca objetivo: si un barco pesquero tiene, ejemplo, 10 toneladas de atún, no puede ocupar demasiado espacio con pesca incidental como el tiburón. Es claro que se estableció la prohibición de pesca de tiburones y rayas desde 2012 y 2017.

 

PJ: ¿Qué valor tiene la aleta de los tiburones?

FG: Como la norma establece que no se puede “aletear”, el tiburón tiene que llegar completo a puerto. Eso permite garantizar un aprovechamiento total del individuo. Si lo miramos a nivel mundial el interés principal que tienen los tiburones es su aleta: en diferentes países asiáticos se vende la sopa de aleta de tiburón a precios muy altos. Queda claro, entonces, que en esas 125 toneladas de tiburón que establece la resolución 350 del 25 de octubre de 2019 están incluidas las 5,2 toneladas de aleta. Éstas no son adicionales. Así se obliga a consumir la totalidad del animal. Con esto quiero decir que no se está promoviendo el ‘aleteo’.

 

PJ: ¿Se pone en riesgo la subsistencia del tiburón sedoso o sí se puede hablar de aprovechamiento sostenible de esta especie?

FG: La norma establece qué especies son susceptibles de aprovechar, lo cual se describe incluso con sus nombres científicos, para garantizar que no haya equivocaciones en ningún sentido. De estas especies establecidas en el decreto, algunas se encuentran en el apéndice II del CITES, y son las especies que usualmente hacen parte de la pesca incidental y que es necesario regular su comercio para evitar que lleguen a niveles de peligro de extinción. Esto quiere decir que las especies que no están en los listados quedan potencialmente utilizables bajo la idea de la pesca incidental y pueden ser aprovechables para la seguridad alimentaria de los pescadores artesanales. Pero también hay que recordar que hay otras estrategias, además de estas resoluciones, que buscan proteger a los tiburones: los Parques Nacionales ubicados en las costas y las Áreas Marinas Protegidas (AMP) como Corales del Rosario, el Plan de Acción Nacional (PAN Tiburones) que da a conocer la biología, la ecología y el aprovechamiento de estas especies para garantizar un proceso real de conservación y es un instrumento de política sobre el recurso tiburón.

 

PJ: ¿Se tienen identificadas las comunidades que se benefician de esta pesca para su alimentación y el aprovechamiento de los subproductos?

FG: Sí. Ya establecimos para el Caribe colombiano en qué zonas se hace pesca de tiburón. También hay otras zonas no identificadas en ese listado donde el pescador sale a hacer su faena y en su red puede salir un tiburón, el cual también se aprovecha. Si miramos esos valores, no son altos. Por eso, las cuotas establecidas obedecen a promedios históricos y el aprovechamiento que las comunidades le están dando a estos tiburones es completo, sin aleteo, es un recurso bien aprovechado que provee de alimento a innumerables familias que dependen de este. Se consume su carne, se aprovecha el hígado para extraer su aceite, se utilizan los dientes para hacer artesanías y se aprovecha hasta la piel para lijar botes de fibra.

 

PJ: Insistimos en la pregunta, ¿no se ponen en riesgo las especies que se mencionan en la resolución?

FG: Hablar de riesgo no es fácil en ese sentido porque uno de los problemas que tenemos en el país es el conocimiento de la biología y la ecología de todas las especies. Debemos hablar si en la pesca se están respetando las tallas mínimas de captura. Como es pesca incidental, estas tallas no son fáciles de regular. Sí se pueden estar capturando individuos por debajo de las tallas mínimas, sin embargo, se espera que los barcos pesqueros estén haciendo su actividad en zonas en donde habiten tiburones adultos y eso reduciría el riesgo. De igual manera en la pesca artesanal. Hay que tener claro que no se deben capturar hembras en épocas reproductivas. Deberíamos pensar que la norma se establece bajo el criterio de la conservación, aunque la dificultad radica en poder generar un registro completo porque la autoridad ambiental no tiene la capacidad operativa para tener personal en todos los lugares donde se hace pesca artesanal.

PezMariposa_Barbero_TomasKotouc

PJ: ¿Son rigurosas las instituciones en materia de vigilancia y control?

FG: En términos generales sí, pero principalmente en los puertos de desembarco. Sabemos que en esas zonas de pesca industrial se está haciendo una revisión permanente de la pesca y allí se hacen los principales registros. A estos datos eventualmente se suman los que los investigadores obtenemos en territorios donde no hay presencia institucional por la limitante operativa. Así nosotros nos convertimos en un apoyo para la autoridad porque podemos compartirles la información.

 

PJ: Como investigador, y según su labor permanente, ¿a qué conclusión llega en sus trabajos con los tiburones?

FG: El tiburón tiene muchos problemas. Hay un riesgo alto y por eso trabajamos con fuerza para lograr que se expidiera la ley de prohibición de la pesca del tiburón. Son especies que se reproducen de manera lenta y con unas tasas de madurez sexual de largo plazo. Eso genera que su capacidad reproductiva sea baja comparada con la extracción y por lo tanto esto las pone en alto riesgo. Por eso vemos con beneplácito que se haya generado la norma de prohibición y que además se establezcan las cuotas. Eso nos da una voz de alivio frente a la conservación, aunque recalco que no es la única estrategia de conservación y que debemos generar otras más fuertes como el fortalecimiento de las áreas marinas protegidas y mejorar los procesos comunitarios para tener alternativas productivas y así disminuir la presión pesquera sobre el tiburón. Una opción que trabajamos en Isla Fuerte, en donde llevo a cabo mis investigaciones, es fomentar la pesca del pez león. Se podrían tener canales de comercialización de esta especie, lo que contribuye a disminuir la presión y la captura incidental de los tiburones. Necesitamos generar cadenas productivas de gran valor para los pescadores.

Mercurio y tiburones, una tragedia que también es humana

Mercurio y tiburones, una tragedia que también es humana

A 500 kilómetros de las costas de Buenaventura, en Colombia, está ubicada la isla de Malpelo, un atractivo turístico y todo un santuario de especies marinas en las aguas oceánicas que la rodean, en especial por su gran diversidad de macrovertebrados, como los tiburones. Sus aguas son de las más apetecidas del mundo para bucear y están protegidas por su alta riqueza de especies marinas. No cuenta con asentamientos humanos, pero en décadas pasadas la isla era un destino frecuentado por pescadores en busca de la aleta de tiburón a pesar de su prohibición, lo que impactó negativamente a sus poblaciones.

Este lugar, como otros ricos en variedad marina, ha sufrido los abusos del hombre. Así, lo que es un refugio de especies marinas se convierte en una zona de alta peligrosidad. Felipe Ladino, ecólogo javeriano de la Fundación Malpelo, dice: “En el tema del tiburón martillo se ha encontrado un panorama bastante preocupante en la región del Pacífico Tropical debido a que su población en los últimos diez años ha disminuido hasta en un 70%, y se supone que es la más grande a nivel mundial, lo que implica que es una especie bastante amenazada por la pesca que persiste”.

El ‘aleteo’ es considerado actualmente como el principal causante de las reducciones de tiburones en el mundo, y además es una actividad ilícita en la mayoría de los países, lo que queda demostrado por las incautaciones por parte de las autoridades competentes. Esta práctica ilegal, prohibida en Colombia desde 2007 por la resolución 1633, consiste en sacar a los tiburones del agua, cortarles las aletas dorsales, caudales, anales, ventrales y pectorales para comercializarlas o consumirlas y luego, aún estando vivos, botar el tronco al agua; así, sin más, el cuerpo cae en aguas profundas, asfixiado y sin aletas. Aquella muerte nefasta es una de las formas más deplorables de tortura y sufrimiento.

Por otro lado, no es nuevo decir que en el Pacífico hay una amplia problemática con la minería ilegal de oro, en la que se utiliza mucho mercurio que va de río a océano. Como bien lo explica la ecóloga javeriana Natalia Vélez, “una de las maneras de que haya mercurio en el océano es la contaminación antrópica, es decir, generada por el hombre, que puede ser tanto por minería como por agroindustria, fertilizantes y demás, y la otra es por vía natural, que puede ser por volcanismos, es decir, erupción de volcanes”. Según la profesora javeriana Andrea Luna Acosta, “Colombia es el tercer país que más cantidad de mercurio emite a la atmósfera, después de China e Indonesia, a causa de la minería de oro artesanal”.

Con los océanos atestados de mercurio, los tiburones, predadores tope por excelencia, se alimentan de especies que vienen con una carga significativa de mercurio, pues se encuentra en la parte inferior de la cadena alimentaria y ya han consumido especies más pequeñas que también lo contienen; así, entre más grande sea el animal, más alimento necesita, causando la transferencia de este metal en las redes alimentarias. A esto se le conoce como biomagnificación, y, a medida que los tiburones van creciendo, acumulan en su cuerpo las cantidades de mercurio que han consumido a lo largo de su vida  (bioacumulación).

Si bien la demanda de las aletas de tiburón en mercados como el asiático es un bien muy preciado y costoso, que, según Vélez, puede oscilar de US$250 hasta US$1.800, no se menciona el gran riesgo para la salud humana de quienes las consumen por tener altos niveles de mercurio. Al reconocer la problemática, los investigadores Sandra Bessudo, Natalia Vélez, Felipe Ladino, Dalia Barragán y Andrea Luna Acosta desarrollaron la investigación Concentraciones de mercurio y relaciones tróficas de tiburones del Pacífico colombiano, en la que examinaron las concentraciones del metal en los tejidos de siete especies de tiburones incautadas en el puerto de Buenaventura y recibidas por las autoridades colombianas y la Fundación Malpelo.

Entre las siete especies de tiburones estudiadas por Vélez y sus colegas se encuentran: el tiburón poroso (Carcharhinus porosus), el tiburón cabeza de pala (Sphyrna tiburo), la musola parda (Mustelus henlei), la musola segadora (Mustelus lunulatus) y la cornuda coronada (Sphyrna corona), que pertenecen a zonas costeras; también destacan el tiburón martillo (Sphyrna lewini) y el tiburón zorro (Alopias pelagicus), que se encuentran comúnmente en zonas pelágicas o de aguas profundas.

“Esto es interesante porque nos topamos con que dos de las especies investigadas, que en su etapa de adultos usualmente se encuentran en zonas pelágicas, estaban en zonas costeras, lo que sugiere que seguramente estábamos trabajando con tiburones juveniles, pues cuando los tiburones de aguas profundas van a tener a sus bebés se van a ecosistemas costeros donde encuentran manglares, los cuales constituyen un sistema de refugio para sus crías. Los bebés crecen allí y luego son capturados a edades tempranas”, explica Vélez.

Lo anterior dilata la problemática que ya no solo recae en el ‘aleteo’ sino en la captura de los tiburones más jóvenes.

Los tiburones tienen un ciclo de vida más lento, es decir, se demoran más en crecer y madurar sexualmente y son aptos para reproducirse hasta alcanzar los diez años. Así, muchos de los especímenes capturados no alcanzan la reproducción, poniendo en peligro la supervivencia y conservación de la especie ya que no se sobreponen fácilmente a la disminución de su población.

El trabajo de diversos investigadores contribuyó para que el área protegida en las aguas del Pacífico colombiano se ampliara sobrepasara los 27.000 kilómetros cuadrados. / Cortesía, Camila González
El trabajo de diversos investigadores contribuyó para que el área protegida en las aguas del Pacífico colombiano se ampliara sobrepasara los 27.000 kilómetros cuadrados. / Cortesía, Andrea Luna.

Según los resultados de la investigación, dos de los tiburones de mayor captura son el Sphyrna lewini y el Alopias pelagicus, justamente los que pertenecen a aguas abiertas. “Estas dos especies son las que más están en peligro, las que más nos estamos comiendo y las que representan mayor riesgo para la salud humana”, afirma la investigadora Vélez. También se encontró que, en efecto, las aletas presentan altas cantidades de mercurio, no superiores a las que se encuentran en los músculos pero que, igual, constituyen un factor de riesgo para los humanos que las consumen.

En los mares del Pacífico Tropical los tiburones se enfrentan a la pesca ilegal de aleta y a la captura incidental de los atuneros, por eso organizaciones como Fundación Malpelo, en compañía de varios aliados como Parques Nacionales,  Fondo Acción y Conservación Internacional, han trabajado en la protección y conservación del Santuario. Ladino asegura que para el 2017 “logramos ampliar Malpelo a más de 27.000 km2, convirtiéndola un área marina protegida bastante significativa”.

Los retos para establecer estrategias de conservación y la reducción de la pesca de aletas de tiburón en Colombia es enorme, pero “un paso para reducir el ‘aleteo’ y contribuir al cuidado del ecosistema y de los predadores tope del océano es informar sobre el posible riesgo potencial del mercurio en la salud humana, causado por el consumo de estas aletas. Sus síntomas van desde dolores estomacales y musculares hasta malformaciones en el feto de una mujer gestante, sin mencionar la devastadora situación que tiene que vivir la población de tiburones, además de la protección de los mares donde habitan”, concluye Vélez.