Las interrelaciones en el planeta tierra, lo doméstico y el cuidado de la vida

Las interrelaciones en el planeta tierra, lo doméstico y el cuidado de la vida

Este período de cuarentena por la pandemia del coronavirus nos ha generado a todos muchas reflexiones. En mi caso, a partir de correos de estudiantes, de conversaciones con profesores, de leer varios trinos y artículos de prensa, y de mi experiencia propia en casa, he valorado muchísimo más el trabajo doméstico y de cuidado de niños y adultos mayores.

Ahora, en este aislamiento preventivo, seguramente muchos de ustedes (tanto hombres como mujeres) han tenido que hacer rendir el día, haciendo a veces malabarismo con los minutos y horas, para lograr tener el desayuno listo, luego las onces, después el almuerzo, ¿otra vez onces?, y por supuesto, la comida, lavar los platos (y claro…. lavarse las manos durante 20 segundos ¡cada 3 horas!). Además, limpiar baños, rociar las matas, sacar la basura, trapear el piso donde se me regó el tinto, sacar el perro a pasear durante 20 minutos ¡3 veces al día!, ir a hacer mercado o pedirlo por internet, darle las medicinas al papá o mamá y no olvidarse de tomarse las propias, estar con los hijos en sus clases virtuales del colegio y hacer teletrabajo. ¿Se me olvidó algo?

¿Qué tiene que ver todo esto con el Día de la Tierra? En esta celebración la reconocemos por ser nuestro hogar y hacemos un llamado a cuidarla, a conservar “nuestra casa común”. Recordamos que la Tierra se compone de infinitas interrelaciones entre individuos, comunidades, ecosistemas, procesos. Como dice el Papa Francisco en la Encíclica ‘Laudato si´ (publicada en mayo de 2015): “En el mundo todo está conectado”, “todo está íntimamente relacionado”. Debemos entender y cuidar todas estas conexiones.

Precisamente el estar en cuarentena, “guardados en casa”, solos o con familiares, cuidando nuestra salud y dando tiempo para que las ciudades y localidades se preparen mejor para proteger la vida, nos hace más conscientes y sensibles sobre las conexiones que tenemos entre seres humanos y los otros seres vivos y no vivos de la naturaleza. Las actividades domésticas que hemos asumido, mucho más ahora en confinamiento nos han hecho sentir con mayor intensidad estas interrelaciones y el cuidado que casi minuto a minuto debemos tener con ellas para estar sanos física, mental, emocional y espiritualmente.

El contacto, más seguido, de nuestras manos con el agua; el adquirir más productos agropecuarios directamente de los campesinos y campesinas; el querer tener más plantas en la casa para cuidar y que nos cuiden y acompañen; el asomarse más por la ventana para ver montañas y árboles; el escuchar con más cuidado a los pájaros que viven o están de tránsito por la ciudad; el estar más pendientes de los hijos/as, pareja, hermanos/a, papás y mamás, abuelos/as; el extrañar a la señora que antes de la cuarentena iba unos días a la casa a limpiar, cocinar, a cuidarnos… Todo esto es parte de la celebración del Día de la Tierra en 2020.

La cuarentena nos está invitando -¿casi obligando?- a ver con mucha atención las actividades domésticas y de cuidado de todos, a darles su valor real, a respetarlas, dado que buena parte de nuestra vida en la Tierra depende de ellas. Ojalá que la ética del cuidado de la vida no se quede en la celebración de un día, sino que sea parte esencial de nuestro estar aquí en el planeta, y que el aislamiento y la pandemia nos ayuden a interiorizarla y asumirla a diario.