El cuerpo como relato

El cuerpo como relato

Por: María Ximena Montaño Rozo // Fotografía: Archivo particular

Viviendo en los bordes es una creación artística que hace interpretaciones visuales de los relatos y las voces de cuerpos diversos. Esta obra los expone a través de la imagen, los sentimientos, las emociones y los enfrentamientos de estos cuerpos.

Nosotros somos cuerpos construidos que todo el tiempo están transmutando, pues uno no es el mismo siempre; y, en medio de esto, hay una lucha por visibilizar cuerpos que, entre muchos, no han sido reconocidos ni aceptados por su diferencia”, dice la animadora y artista visual javeriana Cecilia Traslaviña, quien encontró en el arte, el video y lo digital una oportunidad para navegar por estos cuerpos, sus historias, sus sentimientos y emociones.

Y de eso se trata Viviendo en los bordes, un montaje de creación artística en la red que se centra en responder a preguntas como ¿cuál es el lugar del cuerpo en una sociedad que rivaliza entre lo normativo y lo ‘anormal’?, y ¿cómo se transita en el mundo cuando los cuerpos no se inscriben en un sistema binario, heteronormativo? Estas cuestiones se abordan desde una narrativa que juega con la interpretación de los relatos y las palabras que los componen, para luego verlas con los ojos del arte.

El montaje tiene su origen en la propuesta titulada Always (K)new, realizada por artistas de las universidades de Georgia, São João del-Rei y Javeriana, que consistió en la producción de una puesta en escena teatral integrada por animaciones. La obra se conformó a partir de entrevistas realizadas a diferentes personas de la comunidad LGTBI en Bogotá (Colombia), Athens (EE. UU.) y Minas Gerais (Brasil). De ahí que la continuidad de este proyecto en Colombia utilizara como estrategia e insumo nuevas entrevistas.

Pero el montaje hoy ya no hace parte de una obra teatral, sino que utiliza el formato digital y la red como soporte, ya que, como explica la investigadora, “es un escenario que permite pensar los cuerpos de manera más amplia e incluyente, e, incluso, sumar cada vez más voces”.

A partir de once historias de personas con cuerpos que han sido trastocados, que no corresponden a ideas fijas y estáticas, y cuya lucha consiste en la reivindicación de su lugar en la sociedad, el equipo de investigación desarrolló múltiples animaciones, “interpretando el mundo que ellos nos contaban, enfocándonos en puntos comunes, como la infancia, los amigos, la familia, los fetiches, los gustos, el descubrimiento de la sexualidad, entre otros”, afirma Traslaviña.

En tiempos en que la pluralidad de nombres para denominar el cuerpo, la orientación sexual y la identificación en el mundo parece ser tan amplia, esta apuesta ―intuitiva desde la narración de las historias e intelectual desde la forma como se presentan― busca dar a conocer lo que hay detrás de los cuerpos de una Laura, una Matilda o un Juan Daniel, y mostrar los bordes y fronteras que cruzan sus cuerpos, entre lo que sienten y las imágenes que proyectan.

Sumergirse en este mundo digital es navegar en un mar de palabras, voces, movimientos, discursos políticos, familiares, sociales e interpretaciones visuales de los relatos. Los artistas de este proyecto se dedicaron a hacer trazos y garabatos, hicieron dibujos, animaciones y videos: cada producto tan diferente como los cuerpos protagónicos.

“Nos dimos cuenta de que estábamos enfrentándonos a un mundo completamente desconocido, y de pronto vemos que esto es un universo increíblemente amplio, y es normal que sea así, porque los humanos somos muy complejos, solo que nos han formado tanto que ya se nos olvidó quiénes somos, y estas personas tienen unas luchas grandes y admirables, y una resistencia que tenemos que mostrar”, comenta Traslaviña. La artista señala que la intención es que esas voces sean escuchadas y que se entienda que estas personas, más que cuerpos que caminan y habitan el mundo, tienen sentimientos, preocupaciones, trabajos, familias.

Finalmente, aconseja: “Hay que perder el miedo a ese otro que nos parece raro y no es raro, porque tal vez los raros somos nosotros. Ellos, a fin de cuentas y gracias a sus luchas, son cuerpos constituidos, cambiantes, que nos interpelan”.

Para ver más:

Traslaviña, C. Viviendo en los Bordes. Recuperado de: https://viviendoenlosbordes.moebiusanimacion.com/

 

ARTÍCULO-ANTERIOR            REGRESAR-A-PESQUISA-JAVERIANA-52            SIGUIENTE-ARTICULO


 

TÍTULO DE LA INVESTIGACIÓN-CREACIÓN: Viviendo en los Bordes
INVESTIGADORA PRINCIPAL: Cecilia Traslaviña
COLABORADORES: Bibiana Rojas, Carolina Lucio, Juan Camilo González, Diego Cortés, Juan Manuel Devia, Tatiana Vaca, Bibiana Rojas y Semillero de Animación Paracaídas y Parasubidas
Facultad de Artes
Departamento de Artes Visuales
Grupo de investigación Pedagogía, Tecnología y Sociedad en las Artes Visuales
PERIODO DE LA INVESTIGACIÓN-CREACIÓN: 2017-2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *