¿Qué ganaría Colombia si legaliza las drogas ilícitas?

¿Qué ganaría Colombia si legaliza las drogas ilícitas?

La erradicación de los cultivos de uso ilícito en Colombia es lo más parecido a una quimera: de acuerdo a las cifras del Observatorio de Drogas, la fuente que ofrece números oficiales sobre esta materia, en 2018 se erradicaron 59.977 hectáreas de coca de forma manual, un esfuerzo loable pero que, sin duda, se queda corto frente a las 169.018 hectáreas de coca registradas ese mismo año en el país.

Las dimensiones de esta diferencia han llevado al presidente Iván Duque y a su gobierno a proponer todo tipo de alternativas, desde el reinicio de las aspersiones aéreas con glifosato hasta liderar foros internacionales para resaltar el negativo impacto ambiental que los cultivos ilícitos están teniendo sobre la deforestación de la selva amazónica; incluso, ha buscado la ayuda de Estados Unidos, su principal socio en la lucha antinarcóticos, para incrementar la entrada a ese mercado de los productos colombianos que sustituyan a la coca o amapola, y que hoy son una alternativa para quienes los siembran.

Sin embargo, y pese a los avances en esta área, como la disminución de 2.000 hectáreas en el área neta sembrada de cultivos ilícitos en Colombia entre 2017 y 2018, certificada por la ONU, el debate sigue enfocándose en atacar este problema desde un enfoque criminal y no desde uno de salud pública, orilla desde la cual se sopesan los beneficios que tendría una eventual legalización de drogas como la marihuana o la cocaína en el país.

Pesquisa Javeriana conversó sobre este tema con Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal de la Pontificia Universidad Javeriana, quien plantea los problemas que trae la actual política de control a los cultivos ilícitos y los beneficios de su posible legalización.