Un año con Iván Duque

Un año con Iván Duque

Simplificación del sistema tributario para empresas y personas naturales, la no implementación de fracking en la extracción de hidrocarburos y respeto por los acuerdos de paz firmados en La Habana, fueron algunas propuestas hechas por el presidente colombiano Iván Duque Márquez durante su campaña para el periodo presidencial 2018-2022.

Dichas propuestas, así como su fidelidad al Partido Centro Democrático, en el cual ejerció como senador a partir de julio de 2014 y donde participó en la formulación de varias leyes, como la que busca impulsar en Colombia la llamada ‘economía naranja’ y la que amplía la licencia de maternidad de 14 a 18 semanas, llevaron a este abogado a convertirse en presidente de la República con 10’398.689 votos y un programa de gobierno basado en la legalidad, el emprendimiento y la equidad.

Aunque la victoria en las urnas se conoció el 17 de junio de 2018, su posesión como mandatario se llevó a cabo el pasado 7 de agosto de 2018 en la Plaza de Bolívar, de Bogotá. Hoy, a pocos días de cumplirse su primer año de gobierno, una serie de cuestionamientos acerca del cumplimiento de sus propuestas de campaña y decisiones bastante criticadas, como la radicación de la Ley de Financiamiento (reforma tributaria) que busca recaudar más de 14 billones de pesos para completar el presupuesto general de la Nación de 2020, ha generado duros juicios y viscerales defensas.
Pesquisa Javeriana conversó con Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal de la Pontificia Universidad Javeriana y especialista en temas de desarrollo económico, economía pública y microeconomía aplicada, acerca del desempeño y administración del presidente sobre el gasto público de los colombianos y el actual hueco fiscal con el recorte de impuestos a las empresas.

Experimentos económicos para evidenciar la cotidianidad

Experimentos económicos para evidenciar la cotidianidad

Juan David tiene 22 años, es un universitario de clase alta que recibe cerca de 400.000 pesos semanales para su manutención; sin embargo, él, como muchos otros estudiantes, gasta su dinero en rumbas, conciertos, salidas a cine y cenas en restaurantes de renombre. En placeres efímeros. Aunque esta práctica es común hoy día, en realidad, la apropiación de este modelo de distribución de dinero podría ser una razón por la cual con los años prevalece un común denominador en la población colombiana: el endeudamiento generalizado, que se escenifica, por ejemplo, al comprar regalos de Navidad para satisfacer necesidades inmediatas pese a las deudas adquiridas para lograrlo.

Con la intención de analizar estos casos y entender las causas que motivan a las personas a tomar decisiones en términos económicos, la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Javeriana creó en 2018 el Laboratorio de Investigación Conductual, un espacio diseñado para analizar los sesgos que afectan a los jóvenes universitarios a resolver retos financieros cotidianos —economía del comportamiento— e implementar ejercicios de toma de decisiones para evaluar veracidad de las teorías clásicas de la economía en su cotidianidad  —economía experimental—.

Dejarse llevar por primeras impresiones o referencias previas de un producto antes de comprarlo, o ser influenciado por familiares y amigos antes de invertir dinero, son algunos sesgos evaluados mediante preguntas abiertas o cerradas y a través de juegos en el Laboratorio. Por ejemplo, imagine que un estudiante tiene 20.000 pesos para comprar unas fotocopias; sin embargo, en el camino se encuentra con sus amigos, quienes lo invitan a beber algunas cervezas para celebrar el cumpleaños de uno de ellos. En ese caso, ¿qué decisión tomará el joven y por qué? ¿Qué factores contribuyen a que decida gastar su dinero en consumo en vez de invertirlo en fotocopias? ¿Qué tan importante es la influencia de su grupo?

Christian Diego Alcocer, doctor en Economía de Michigan State University, y Alexander Gotthard Real, doctor en economía de Ohio State University, son docentes de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Javeriana y líderes del laboratorio. Ellos convocan periódicamente a estudiantes javerianos quienes, frente a un computador, responden casos sobre construcción de expectativas al fijar precios, decisiones de oferta sobre estos mismos costos, valoración de precios futuros y distribución del dinero.

Con estas respuestas, Alcocer y Gotthard actualmente trabajan en una serie de investigaciones relacionadas con la equidad en la distribución de incentivos económicos por parte de la comunidad académica, las respuestas políticamente correctas que darían los estudiantes ante casos en los que el bienestar personal prima sobre el común y un análisis de las decisiones que los participantes tomarían en situaciones de riesgo e incertidumbre. Estos datos también les permiten a los investigadores tener insumos suficientes para comprender las prácticas cotidianas de la población universitaria del país y proponer debates en torno a las nuevas fronteras de las teorías clásicas económicas.

“Nuestra intención con estos experimentos es ver qué supuestos de la teoría clásica están bien y cuáles están mal, no para pelear con las teorías que ya existen sino para ver cómo extenderlas para hacerlas más realistas”, menciona Alcocer.

Por ejemplo, la teoría clásica supondría que las personas son, en general, egoístas y además infinitamente inteligentes, por lo que no cometen errores sistemáticos al momento de tomar decisiones. Sin embargo, experimentos como el ‘Overconfidence and Excess Entry: An Experimental Approach han mostrado que muchas personas tienen un sesgo optimista respecto a sus habilidades; es decir, cuenta con una tendencia a creer que sus destrezas son superiores a las que verdaderamente tienen y eso los puede llevar a tomar decisiones equivocadas, como emprender proyectos con poca probabilidad de éxito. A este caso se le denomina sobreconfianza (overconfidence, en inglés).

En los ejercicios del Laboratorio de Investigación Conductual participan estudiantes javerianos que se inscriben a través de internet y reciben en promedio 30.000 pesos por sesiones de 30 minutos a dos horas. Estos experimentos les otorgan incentivos económicos porque, según Alcocer, su intención es que los jóvenes tomen decisiones económicas reales donde sean ellos quienes escojan lo que quieren, “porque si fuera con puntos o un score de Pacman, los resultados cambiarían”.

Por el momento, los investigadores javerianos continúan en el desarrollo de experimentos para analizar los sesgos que afectan a los jóvenes al momento de tomar decisiones, crear modelos económicos y políticas públicas que se adapten a la realidad, y proponer extensiones a las teorías clásicas de la economía para incidir en nuevos escenarios a nivel nacional e internacional.

“Muchos ejercicios en economía experimental ocurren dentro de laboratorios en universidades porque es una forma relativamente económica de recolectar datos. Aunque los resultados de un solo experimento en un laboratorio no son generalizables, si esta actividad tiene resultados lo suficientemente relevantes, posiblemente se repetirá en otros países y contextos”, puntualiza Gotthard Real.

De plantón se va la ciencia

De plantón se va la ciencia

“Cultura, educación y ciencia están al final de la lista desde hace muchos años”, aseguró Enrique Forero, presidente de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, durante una rueda de prensa en respuesta al recorte anunciado por el Gobierno de 40% al presupuesto del sector de ciencia, tecnología e innovación para 2018. Por esa razón, la comunidad científica y académica está convocando a un plantón que se llevará a cabo mañana jueves, 24 de agosto de 2017, en diferentes ciudades del país.

Citó cifras contundentes: mientras un país vecino como Brasil invierte al año 473 dólares por habitante en ciencia, Colombia no alcanza a invertir siquiera dos dólares. “Es una vergüenza”, dijo, y agregó que mientras Brasil tiene 800 investigadores por millón de habitantes, en Colombia solo hay 180.

Por su parte, Eduardo Posada, presidente de la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia, aseguró que “para llevar a cabo un proceso de paz exitoso y para salir de la crisis económica, hay que invertir en investigación y desarrollo”.

El plantón de los científicos tendrá lugar en Bogotá, Medellín, Cali, Armenia, Manizales, Bucaramanga y Tunja. Pesquisa Javeriana se enteró de que otras ciudades se están uniendo a dicha movilización.

Finalmente, Forero dijo que, como “con este Gobierno no tenemos futuro por la falta de comprensión absoluta de la importancia de la ciencia y la tecnología”, la Academia está invitando a los precandidatos presidenciales a su sede –ya lo ha hecho con tres de ellos– para que incluyan este tema en sus planes de desarrollo y lideren una política de ciencia, tecnología e innovación de largo plazo.

Aquí puede encontrar las ciudades y las horas de convocatoria de este plantón por la ciencia:Plantón