Sin espacio para ellas

Sin espacio para ellas

Los dolores en el bajo vientre comenzaron esta mañana pero ese no es el mayor de sus problemas, pues la ración de toallas higiénicas se ha acabado y debe comprarlas con las otras internas. En su monedero escasea el dinero y el fin de semana pasado su familia no pudo llevarle los implementos de aseo que pedía. Por el contrario, recibió noticias poco alentadoras: hace dos meses su hija mayor dejó el colegio y entró a trabajar en un almacén para ayudar a su abuela a criar a sus hermanos, cuyo rendimiento escolar empeora cada día. De su exesposo, el padre de sus hijos, no hay noticia alguna desde hace más de cinco años.

A ella aún le faltan algunos años para merecer alguna rebaja por pena cumplida. Se esmera en los talleres de costura para cumplir con la cuota mensual de producción y recibir algo de dinero para sobrevivir en prisión, pero lo que le inquieta no es que los días pasen, sino lo que sucederá una vez esté afuera. ¿Quién la contratará? ¿Cómo se ganará la vida con los sueldos limitados de la confección? ¿Cómo sacará a sus hijos adelante y apoyará a su mamá en la vejez? ¿Cómo evitará volver tras las rejas? El cielo gris metalizado y el poco aire que se percibe en el patio no le dan buena espina.

Ella bien podría llamarse María, Soledad, Leidy, Beatriz, Consuelo… Su perfil coincide con el de las otras 8.203 mujeres que, según datos del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), estaban recluidas en Colombia a enero de 2019. Una población que, más allá de los números fríos, se enfrenta a una situación de abandono, no solo por el hacinamiento carcelario o la vulneración de sus derechos —que ha llevado a la Corte Constitucional a criticar la falta de un enfoque de género en la política carcelaria del país—, sino porque, una vez recobrada la libertad, las posibilidades de regresar a la cárcel son bastante altas.

“Algunos jueces de ejecución de penas y medidas de seguridad entrevistados nos indicaron que muchas mujeres reincidían porque estaban sin un peso, tenían hijos y al final no había otra opción diferente al delito. Era eso o dejar morir a sus hijos”, relata Astrid Sánchez, doctora en Derecho, profesora asociada y directora del Doctorado en Ciencias Jurídicas de la Pontificia Universidad Javeriana. Ella lideró la investigación que por cerca de dos años, y con apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas de México (CIDE), indagó en las condiciones de reclusión de las mujeres a través de 1.123 encuestas en siete cárceles de Colombia.

“Durante los últimos 50 años hemos visitado las cárceles colombianas para conocer de primera mano las condiciones de detención de las personas privadas de la libertad y propiciar, a través de un diálogo confidencial con las autoridades penitenciarias, las mejoras que estén a su alcance”, explica Karin Etter, coordinadora de Detención del CICR para Colombia, organismo que se ha acercado a nuevos espacios, fundamentalmente académicos, para precisar la verdadera naturaleza de esta situación: “En Colombia ya se habían trabajado en el pasado estudios sobre mujeres detenidas, pero no con una aplicación de entrevistas a las mujeres privadas de la libertad en las dimensiones que lo realizamos con la Javeriana”.


Las mujeres privadas de la libertad

La intrincada situación carcelaria en el país comenzó a develarse para los investigadores cuando se toparon con la realidad desbordante: la tasa de encarcelamiento pasó de 84,3 presos por cada 100.000 habitantes en 1991 a 236,7 en junio de 2018, es decir, creció casi tres veces. En esos 28 años, las mujeres privadas de su libertad aumentaron un 429% al pasar de 1.500 a 7.944.

Cárceles M 1

Una mirada desprevenida llevaría a inferir que estas cifras reflejan el incremento en los niveles de criminalidad y violencia en el país, pero el ojo académico las ve como la consecuencia de la adopción de reformas punitivas en las últimas décadas. “Ha habido varias reformas legales en las que se aumentaron las penas y se expandió el uso de la detención preventiva. De esta forma, más gente ingresa a prisión durante más tiempo y, por supuesto, esto termina afectando las tasas y las condiciones de encarcelamiento”, comenta Sánchez.

En 2017, con la encuesta diseñada, el equipo de investigadores viajó por todo el país preguntándoles a las reclusas sobre las condiciones en la cárcel, sus razones para haber delinquido y sus expectativas de vida para el momento en que retornen a la libertad. Comenzó con una prueba piloto en la Cárcel Distrital de Bogotá y continuó aplicándola en siete cárceles de Caldas, Tolima, Antioquia, Boyacá, Norte de Santander, Córdoba y Bogotá, exactamente en El Buen Pastor, la cárcel de mujeres más grande del país.

Así, de respuesta en respuesta, los investigadores construyeron el perfil de las reclusas en Colombia y sus necesidades diferenciales: mujeres que nacieron en difíciles condiciones económicas, que no han terminado la secundaria, que fueron víctimas de violencia (intrafamiliar, sexual, afectiva, etc.) alguna vez en su vida, y que son madres cabeza de familia. De acuerdo con las cifras del Inpec de 2018, el 45,2% de las mujeres privadas de la libertad habían sido procesadas por tráfico y tenencia de estupefacientes; un 28,7%, por concierto para delinquir; el 17,4%, por hurto; el 13 %, por homicidio; y el 7 %, por fabricación, tráfico o porte de armas de fuego y municiones.

Una vez en prisión, la vida sigue castigándolas con condiciones precarias de salubridad, difícil acceso a elementos básicos de aseo y noticias a medias de lo que ocurre con sus hijos. Y, especialmente, con una perspectiva llena de pesimismo. “Las cárceles tienen programas laborales mucho más enfocados en artesanías, costura, tareas que son tradicionalmente femeninas y que no son tan relevantes para el mercado laboral. Pareciera que la cárcel no solo reproduce la subordinación de las mujeres, sino que la refuerza. Por el contrario, cuando les preguntábamos a las internas sobre temas para programas nuevos, nos expresaban que les gustaría capacitarse en sistemas, idiomas y una gran variedad de temas que se alejan de los estereotipos femeninos tradicionales”, asegura Sánchez.

Los resultados de esta investigación están consignados en un informe con recomendaciones puntuales de política pública, que el CICR, el CIDE y la Javeriana lanzaron en conjunto en febrero de este año. Una de las recomendaciones principales es adoptar alternativas a la prisión para mujeres infractoras por primera vez, con responsabilidades de cuidado y que hayan cometido delitos no violentos. Como recalca Etter: “Estas medidas son de varios tipos e involucran a las tres ramas del poder público. De allí que esperamos que las autoridades definan estrategias de corto, mediano y largo plazo que se deben llevar a la práctica”.

 


TÍTULO DE LA INVESTIGACIÓN: Mujeres y prisión en Colombia: desafíos para la política criminal desde una perspectiva de género
INVESTIGADORA PRINCIPAL: Astrid Liliana Sánchez Mejía COINVESTIGADORES: Leonardo Rodríguez Cely, Juliana Morad Acero y Gustavo Fondevila
Facultad de Ciencias Jurídicas
Facultad de Psicología
Comité Internacional de la Cruz Roja
Centro de Investigación y Docencia Económicas de México (CIDE)
PERIODO DE LA INVESTIGACIÓN: 2016-2018

 

Esta galería fotográfica muestra el día a día de las mujeres que pagan sus condenas en las cárceles colombianas.

Postales intramuros

Postales intramuros

No es fácil ser una mujer privada de la libertad en Colombia. Más allá del dolor personal por verse separadas de la sociedad y de sus propias familias, adentro viven su propio calvario: con noticias a cuentagotas sobre sus hijos, lidiando con carencias graves de productos para el aseo personal, con la incertidumbre de qué pasará en el mundo exterior cuando recobren la libertad, aprendiendo oficios como costura y confección que tal vez no les dé para mantener a los suyos, soportando una sobrepoblación de mujeres con sus mismas preocupaciones, sus mismas angustias, sus mismos temores.

Para determinar la realidad de esta población, un equipo de investigadores de las facultades de Ciencias Jurídicas y Psicología de la Pontificia Universidad Javeriana, apoyados por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), de México, recorrieron siete cárceles colombianas y entrevistaron a 1.123 internas para entender sus necesidades, su realidad.

Los resultados no solo dibujan un perfil de las mujeres detrás de las rejas, también dejan en evidencia una situación que puede convertirse en un círculo vicioso.

 

GC 1 PasilloSegún cifras del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC), 8.203 mujeres se encontraban privadas de la libertad en las cárceles de Colombia en enero de 2019.

 

GC 2 VentanaLas reformas penales de los últimos 28 años han dictado penas más severas contra delitos menores, lo cual ha aumentado la población carcelaria del país.

 

GC 3 PatioPor ejemplo, en 1991 había 1.500 reclusas en Colombia. Este número creció un 429% al cabo de esos 28 años, cuando se registraron 7.944 internas en 2018.

 

GC 4 PeluqueríaLa Corte Constitucional ha criticado la falta de un enfoque de género en el sistema carcelario colombiano, pues ha evidenciado que las mujeres privadas de la libertad sufren el abandono del Estado y la vulneración de sus derechos.

 

GC 5 ReinadoCon sus encuestas, los investigadores construyeron un perfil de las reclusas: mujeres cabeza de hogar, que se criaron bajo difíciles condiciones económicas, víctimas de violencia y con una baja escolaridad.

 

GC 6 TallerEn la cárcel, ellas reciben capacitaciones en tareas manuales, como costura, artesanías, confección; para los investigadores, estos oficios están alejados de las exigencias del actual mercado laboral, que pide habilidades en sistemas o idiomas.

 

GC 7 LibrosEsto afectaría seriamente sus posibilidades de encontrar una actividad bien remunerada cuando recobren la libertad, lo cual volvería a llevarlas al círculo vicioso de oportunidades limitadas en el cual el crimen, más que una opción, se convirtió en una necesidad para mantener a sus familias.

 

GC 8 VentasLos académicos esperan que esta investigación pueda convertirse en un insumo fundamental para construir una nueva política pública en torno al sistema carcelario, y así mejoren las perspectivas de las mujeres privadas de la libertad.

 


Lea aquí el artículo sobre esta investigación.