La salud oral, clave en el cuidado cardiovascular

La salud oral, clave en el cuidado cardiovascular

¿Existe relación entre la salud oral y las enfermedades cardiovasculares? La respuesta es sí, y lo confirman las investigaciones que a finales de la década de los 90 inició el odontólogo Adolfo Contreras en la Universidad del Valle de Cali.

Las caries y las enfermedades periodontales –de las encías– son la principal fuente de consulta al odontólogo. Las primeras afectan los tejidos duros del diente, y las segundas, los tejidos de soporte. “Cuando hablamos de las enfermedades periodontales y las sistémicas hay una conexión a partir de las bacterias, ya que estas tienen la capacidad de entrar en la sangre, migrar a otros tejidos distantes de la boca y establecerse”, explica Sandra Milena Moreno Correa, docente del Departamento de Ciencias Básicas de la Salud de la Universidad Javeriana Cali.

Las bacterias también pueden desplazarse, migrar en las arterias y colonizar los ateromas, “estructuras que se van formando en los vasos sanguíneos y generan una oclusión que no permite que haya un adecuado flujo de sangre y que, por tanto, ocasionan infartos”, continúa la investigadora Moreno.

Esta investigación demostró la relación entre las enfermedades orales y las enfermedades sistémicas del cuerpo humano. “Mientras estudiaba odontología me uní al Grupo de Investigación de Medicina Periodontal de la Universidad del Valle, a cargo del profesor Contreras, para mostrar la evidencia que hay y poder ayudar al control y prevención de la enfermedad cardiovascular. Los primeros estudios se realizaron con pacientes con diabetes y artritis”, añade.


El rostro de la investigación

Rodrigo (nombre ficticio) era un paciente que padecía una diabetes difícil de controlar. Sus exámenes clínicos siempre marcaban registros altos de hemoglobina y sus dientes se estaban aflojando, razón por la cual consultó al odontólogo. Le diagnosticaron periodontitis y fue sometido a una cirugía, pues había perdido gran parte de la encía. Tras recibir tratamiento y controlar el foco inflamatorio e infeccioso en su boca, la diabetes mejoró. “El endocrinólogo estaba asombrado porque, pese a que el paciente era juicioso con el medicamento, no lograba bajar los índices de hemoglobina glicosilada y glicemia. Luego del procedimiento se le hicieron controles al mes, a los dos y seis meses, y se encontró que esos índices habían bajado”, cuenta la docente.

Como en ocasiones estos casos específicos no dan suficiente evidencia para demostrar que existe una correspondencia entre las enfermedades orales y las cardiovasculares, los médicos se apoyan en procesos de investigación en los que se selecciona una muestra para tratar de ver cómo se comportan esos fenómenos epidemiológicamente.

Para esta investigación se escogieron 30 pacientes que cumplieran las siguientes características: que fueran mayores de edad; que tuvieran un mínimo de tres dientes; que no hubieran recibido tratamiento periodontal ni limpieza dental al menos seis meses antes de la inclusión en el estudio; que no hubieran sido sometidos a tratamiento antibiótico continuo o inferior a tres meses, porque esto alteraba las bacterias que se quería identificar, y que, además, fueran candidatos a cirugía de reemplazo valvular.

A estos pacientes se les hizo una historia clínica odontológica completa antes de la cirugía, para evaluar el estado de sus dientes y tejidos de soporte. Se les tomó una muestra oral para cultivo macrobiológico y, durante la cirugía, se extrajeron las válvulas. Una parte de esa muestra valvular fue cultivada para analizar qué microorganismos la estaban colonizando y cuáles crecerían en el cultivo, y a otra parte se le extrajo el ADN con el objetivo de realizar la prueba molecular llamada ‘reacción en cadena de la polimerasa’ (PCR), que permite detectar las secuencias de ciertos genes bacterianos.


Entonces, ¿sí hay relación?

La investigación arrojó que los 30 pacientes tenían enfermedad periodontal de grave a severa y otros presentaban periodontitis, que implica la pérdida del tejido de soporte, de hueso, de ligamento periodontal y de dientes.

Así mismo, en los cultivos orales se encontró la presencia de patógenos causantes de la enfermedad periodontal. “Un 38 % de los pacientes fueron positivos para bacilos entéricos gramnegativos, que son bacterias provenientes de la flora intestinal. Aunque en un 3 % de las válvulas también encontramos estos bacilos, llama la atención que los pacientes que tenían positivas estas bacterias en la boca también las tenían positivas en las válvulas”, recalca Moreno.

Anteriormente, cuidarse los dientes se consideraba importante por temas de estética. Sin embargo, con esta investigación se identificó que este cuidado oral va más allá y que también puede evitar otro tipo de complicaciones en la salud, como preeclamsia, en el caso de las mujeres embarazadas. La invitación es también a que los pacientes diagnosticados con enfermedades cardiovasculares y crónicas, como diabetes o síndrome metabólico, tengan atención por parte del odontólogo.


Para leer más:

  • Moreno Correa, Sandra Milena. “Microbiota periodontal y microorganismos aislados de válvulas cardiacas en pacientes sometidos a cirugía de reemplazo de válvulas en una clínica de Cali, Colombia”. Biomédica 37, n.° 4 (2017): 516-525. DOI.

 


TÍTULO DE LA INVESTIGACIÓN: Microbiota periodontal y microorganismos aislados de válvulas cardiacas en pacientes sometidos a cirugía de reemplazo de válvulas en una clínica de Cali, Colombia
INVESTIGADORA PRINCIPAL: Sandra Milena Moreno Correa
COINVESTIGADORES: Freddy Moreno, Beatriz Parra, Javier Botero, Daniel Velásquez, Hugo Fernández, Sandra Alba, Sara Gallego, Gilberto Castillo y Adolfo Contreras
Grupo de Investigación en Ciencias Básicas y Clínicas de la Salud, Departamento de Ciencias Básicas de la Salud, Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad Javeriana Cali
Oficina de Investigación, Desarrollo e Innovación, Universidad Javeriana Cali
Grupo de Investigación de Medicina Periodontal, Universidad del Valle
Instituto de Investigaciones del Centro Médico Imbanaco, Cali
PERIODO DE LA INVESTIGACIÓN: 2014-2015

Gracias a ciertos microorganismos, los guaduales ‘no lloran’

Gracias a ciertos microorganismos, los guaduales ‘no lloran’

La guadua no existiría si no fuera por los microorganismos que le permiten tomar los nutrientes que necesita para crecer. Muy probablemente lo mismo sucede con otras especies de plantas, pero la guadua es la que ha investigado la microbióloga javeriana Lucía Ana Díaz desde 2005.

“Lo que hacemos en el Grupo de Investigación de Agricultura Biológica es caracterizar los microorganismos benéficos asociados con distintas especies vegetales, entre ellas la Guadua angustifolia”, explica a Pesquisa Javeriana. “Queremos conocer la diversidad de los microorganismos asociados a la guadua, las actividades que cumplen y cómo podemos aprovechar ese potencial para su manejo y el de cultivos asociados a la especie”.

Guadua angustifolia.
Guadua angustifolia.

Y es que cuando uno oye a alguien decir que ‘tal planta fija nitrógeno’, la verdad es que no es ella la que lo hace sino las bacterias asociadas a sus raíces. Este tipo de microorganismo puede también estar dentro de los hongos que se alojan en las raíces de las plantas, llamados micorrizas. “Las bacterias que fijan nitrógeno se lo liberan al hongo, y como el hongo está dentro de la planta, se lo transfiere”, explica.

En Colombia hay 45 especies de bambúes leñosos, entre los que está la guadua. Casi la mitad del total se encuentra en la cordillera de los Andes por encima de los 2.000 msnm.

Así, el suelo de los guaduales colombianos, que generalmente es poco fértil no porque no contenga los nutrientes sino porque no están en la forma que las plantas los pueden asimilar, necesita de ciertos microorganismos que se los ponen ‘en bandeja de plata’. Al identificar aquellos que cumplen este crucial papel en los guaduales, se reduce la necesidad del uso de químicos.

A la profesora Díaz le encanta ‘sentir el suelo’: “Las raíces se entretejen entre toda la materia orgánica, vamos destapando todo hasta encontrar las que queremos”.
A la profesora Díaz le encanta ‘sentir el suelo’: “Las raíces se entretejen entre toda la materia orgánica, vamos destapando todo hasta encontrar las que queremos”.


El proceso en la naturaleza

¿Cómo hace un microorganismo para volver disponible un nutriente? “Depende del microorganismo, del nutriente y de la forma en que no está disponible”, explica la microbióloga Díaz, agregando que existen dos grandes grupos: los nutrientes que están en formas orgánicas y los que se hallan en formas inorgánicas pero no disponibles en la naturaleza. En el primer caso, “los microorganismos producen enzimas que degradan la materia orgánica, de donde salen los nutrientes y por tanto se vuelven disponibles para las plantas”.

En el segundo se da la solubilización de los nutrientes inorgánicos, como en el caso del fósforo, que “al pegarse con el hierro, el aluminio, el calcio, el magnesio, se precipita y nadie lo puede tomar”. En este momento entran a actuar los microorganismos produciendo ácidos orgánicos, como el cítrico, que solubilizan los nutrientes. “Y mientras los microorganismos van solubilizando o mineralizando, los hongos de micorriza aprovechan, toman lo que va quedando y se lo pasan derechito a la planta por la raíz”, continúa Díaz.

Infografía realizada por estudiantes javerianos.
Infografía realizada por estudiantes javerianos.

El V Simposio Internacional del Bambú y la Guadua se realiza del 18 al 20 de septiembre en la Universidad Nacional de Colombia.

Los investigadores han encontrado además que algunos de esos microorganismos tienen potencial medicinal. “Hay bacterias que pertenecen al género Pseudomonas con versatilidad metabólica, y dentro de esas actividades que cumplían estaba la producción de antibióticos y de otras sustancias antimicrobianas”, precisa Díaz, quien añade: “Esas mismas bacterias tienden a promover la producción de lignina en algunas estructuras de guadua aún en las etapas iniciales de cultivo. Por eso, ese tipo de bacterias nos parecen muy promisorias en el manejo no solo de plantas de la especie Guadua angustifolia sino de otro tipo de cultivos”.

Si no fuera por ese proceso de la naturaleza, la guadua no crecería erguida y fuerte en los guaduales del Eje Cafetero o de Cundinamarca, donde Díaz y su grupo han dirigido su estudio científico e identificado algunos de esos microorganismos benéficos.

Salida de campo

Profesores y estudiantes de la Pontificia Universidad Javeriana tuvieron la oportunidad de viajar a la finca El Bambusal, en la vereda La Esmeralda, Quindío, donde la ingeniera agrónoma Ximena Londoño dirige El Paraíso del Bambú y la Guadua, lugar académico y turístico que rescata todo el conocimiento sobre estas especies.

Juan Pablo Eslava, estudiante de comunicación y Juan David Andrade, estudiante de biología, reprodujeron en el siguiente ‘fotodiario’ su experiencia al visitar el lugar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.