¿Cómo está Colombia en vigilancia de dengue, zika y chikunguña?

¿Cómo está Colombia en vigilancia de dengue, zika y chikunguña?

Esta nota se publicó originalmente en la edición 57 de Pesquisa con el nombre de Rastreando a los rastreadores.

Comportarse como sabueso no es una función reservada para razas caninas. Hay personas que también han adquirido un ‘olfato’ especial para rastrear, no alimentos, sino algo intangible: enfermedades. Se trata de profesionales que, desde distintas orillas del conocimiento epidemiología, biología, salud pública, entre otras, se dedican a seguirles minuciosamente la pista a patologías contagiosas que pueden propagarse entre una comunidad.

Esa es una de las funciones esenciales de los sistemas de salud de los países: fungir como vigilantes y detectives de señales y síntomas para advertir el posible asomo de un brote y, de llegar a desarrollarse, hacer todo lo que esté a su alcance para mitigarlo, como ocurre con la actual pandemia.

Las enfermedades arbovirales, aquellas transmitidas por artrópodos como los insectos, han sido muy recurrentes en la historia, afectando a amplias franjas de población en el mundo. Esto deriva en múltiples traumatismos: desde pérdida de vidas humanas hasta prolongadas incapacidades laborales, pasando por onerosos costos para los sistemas públicos de salud. Latinoamérica ha sido uno de los blancos más asolados por estas enfermedades y, debido a ello, el Banco Interamericano de Desarrollo planteó un proyecto de investigación con el objetivo de medir cómo vigilan y responden los países de esta región ante enfermedades transmisibles por vectores y cuantificar la inversión que deberían hacer para robustecer sus sistemas de acción, frente a un modelo idóneo en la gestión epidemiológica.

Cinco naciones participaron en el estudio: Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú. Las enfermedades seleccionadas para determinar su abordaje por parte de estas naciones fueron dengue, zika, chikunguña, fiebre amarilla (todas transmitidas por el mosquito Aedes aegypti) y malaria (transmitida por mosquitos del género Anopheles). Cada cierto tiempo más o menos tres años se presenta un brote grande de estas infecciones en diversos países, por lo cual resulta imperioso implementar un sistema de monitoreo y control con miras a reducir al máximo su incidencia y progresión.

Para saber cuáles son las acciones concretas por ejecutar, la Universidad Peruana Cayetano Heredia y la Universidad de Friburgo (Alemania) elaboraron, a partir de guías internacionales, un protocolo de cómo deberían ser la vigilancia y la respuesta a estas enfermedades. Ese modelo de gestión se constituyó como el gold standard para cualquier país, y en él se trazan 164 actividades, divididas en tres etapas de gestión del riesgo: 1) planeación y preparación para contingencias por brotes de arbovirus y malaria, 2) operación de la vigilancia y 3) respuesta a brotes. Y sobre ese arquetipo se evaluó cuáles países cumplían con qué actividades.

Tras el análisis, “en la primera y segunda fase Colombia obtuvo el mejor desempeño, entre los cinco países, al cumplir con un 56% y 70%, respectivamente, de las actividades necesarias. Por su parte, en la etapa tres Ecuador se destacó entre los otros, al ejecutar el 95 % de las acciones determinadas”, subraya Rolando Enrique Peñaloza, director del Instituto de Salud Pública de la Pontificia Universidad Javeriana, entidad que lideró y coordinó la investigación.

“Los países están avanzando y hay acciones muy positivas en todos. No obstante, necesitan organizarse mejor para que los sistemas de reporte de casos se integren a los de vigilancia de vectores, al diagnóstico de laboratorio y al análisis de variables climatológicas, todo en tiempo real”, complementa la epidemióloga Margarita Ronderos, coordinadora técnica del proyecto. “Así mismo, la mayoría de los países vigila a los mosquitos cuando son larvas o ya adultos, pero ese es un estadio muy tardío para la vigilancia efectiva; es necesario hacerlo semanalmente, cuando están en estado de huevo, en las ovitrampas”, agrega.

A su juicio, la principal debilidad es que se requieren planes de contingencia muy detallados, normatizados y llevados a cabo no cuando haya un brote, sino para evitar que este ocurra, es decir, ante el primer nivel de alerta. Todo esto, aunado a la necesidad de estratificar mejor el riesgo y a la definición precisa de roles de las autoridades sanitarias en los niveles locales y departamentales, permitiría que los países tengan un sistema robusto para hacerles frente a las enfermedades arbovirales. A la luz de la pandemia que se vive por la covid-19, la planeación y la respuesta rápida ante las contingencias marcan el punto de inflexión entre la contención y la mitigación de una enfermedad. “Los países que tenían capacidad de rastreo de casos vía telefónica lograron responder mucho mejor a la propagación del SARS-CoV-2”, afirma Peñaloza.

Aquí, las principales fortalezas identificadas en cada país estudiado y la autoridad sanitaria respectiva que participó en la investigación:

Colombia: Ministerio de Salud y Protección Social e Instituto Nacional de Salud

• Su norma de vigilancia es muy buena, pues permite hacer una gestión del riesgo de manera ágil, no solo para estas enfermedades, sino para otras transmisibles.
• Tiene una gran disponibilidad de equipos de respuesta rápida.
• Hace un excelente monitoreo de resistencia a insecticidas por parte de los vectores.

Ecuador: Ministerio de Salud Pública e Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública

• Tiene la mejor gestión frente a la estratificación del riesgo de brotes de enfermedades arbovirales.
• Se destaca en la detección y el registro de la presencia de vectores y en la notificación de casos.
• Tiene una respuesta escalonada muy bien estructurada ante las alertas de brotes. Así mismo, su abordaje integra la participación de la comunidad y la comunicación efectiva de los riesgos.
• La función de cada uno de los actores y niveles del sistema está bien definida y delimitada.

Perú: Ministerio de Salud e Instituto de Salud Pública

• La notificación de los casos por parte del país se destacó frente a Bolivia, Colombia y Chile.
• Tiene un excelente desempeño en el manejo de los brotes por fiebre amarilla.

Bolivia: Ministerio de Salud y Deportes

• El laboratorio de diagnóstico de casos tiene un algoritmo muy preciso que permite diferenciar cada enfermedad. En otras palabras, dado que el dengue, el zika, el chikunguña y la fiebre amarilla son clínicamente desafiantes de determinar porque comparten diversos síntomas, la definición de cada caso es posible si se tiene una estructura sistemática y detallada de identificación, la cual incluye la realización escalonada de distintas pruebas hasta dar con un diagnóstico positivo.

Chile: Ministerio de Salud e Instituto de Salud Pública

• Cuenta con un sistema electrónico y georreferenciado que integra la vigilancia de vectores y de casos, lo que permite identificar en el mapa dónde hay un incremento de mosquitos, dónde se reporta una persona en estado febril (uno de los síntomas de las infecciones arbovirales) y dónde hay un caso diagnosticado. Así, cualquier persona del sistema de salud puede ver esos registros y hacer un análisis integrado de forma inmediata.

infografia

 

Ciencia para conservar la tradición alimentaria: ¡Ya circula Pesquisa 57!

Ciencia para conservar la tradición alimentaria: ¡Ya circula Pesquisa 57!

Descubrir si hubo relación entre los antiguos pobladores de lo que hoy conocemos como Colombia y Venezuela o entender cómo ha evolucionado el oído medio de varias especies de lagartos. Aunque estos dos propósitos no surgen de un enigma cuya respuesta sea vital en la actualidad para la continuidad de la existencia humana, hacen parte de la indagación científica.

“La investigación no tiene como requisito exclusivo atender problemáticas inmediatas de la sociedad. La generación de nuevo conocimiento orientada por la curiosidad es tan necesaria como la investigación aplicada”, así lo señala Luis Miguel Renjifo, vicerrector de Investigación de la Pontificia Universidad Javeriana.

En el editorial titulado De la curiosidad a la solución de problemas concretos, que presenta la edición 57 de Pesquisa Javeriana, Renjifo explica que el conocimiento generado por la curiosidad motiva preguntas aparentemente lejanas al contexto actual, pero que cuyo seguimiento puede resultar imprescindible en cualquier momento, “y si no, ¿cómo se explica que, tras desatarse la pandemia, en menos de un año contáramos con vacunas para enfrentar la covid-19? Es muy claro: gracias a la histórica pesquisa sobre la evolución genética de virus (…) hoy se pueden desarrollar vacunas así de rápido”.

En la nueva edición de Pesquisa Javeriana se reúnen tanto investigaciones motivadas por la curiosidad de la ciencia básica, como por las posibilidades de atender problemáticas actuales. Con gusto le presentamos qué puede encontrar en esta nueva entrega de la revista:

Si quiere descargar el PDF, puede hacerlo a través de este enlace.

Portada / Campesinos y científicos: dos sabidurías para enfrentar el cambio climático

Varios años de trabajo entre investigadores de la PUJ y campesinos de Boyacá lograron establecer no una relación de benefactor y beneficiario, sino de pares, pues la academia ha llevado soluciones al campo y los agricultores han complementado el conocimiento gracias a su sabiduría ancestral.

Así las cosas, pequeños agricultores de tres municipios boyacenses –Ventaquemada, Turmequé y Tibasosa– unieron su conocimiento con el de la ciencia para lograr una alimentación saludable y adaptarse al cambio climático. A través de diversos proyectos de investigación han trabajado para aportar a la seguridad y a la soberanía alimentarias, y a la dinámica de adaptación al cambio climático, que les ha pegado duro a los campesinos.

Ciencia profunda / El bajo Magdalena y Venezuela, ligados genéticamente

En los años ochenta, Carlos Angulo Valdés, antropólogo colombiano, planteó una relación entre la población prehispánica del bajo Magdalena y la Orinoquía venezolana. Su idea solo estaba soportada en la similitud entre cerámicas de estas poblaciones que datan de hace tres mil años, por lo que no pudo comprobar su idea. Ahora, investigadores de la Pontificia Universidad Javeriana y de la Universidad del Norte lograron identificar un vínculo genético a través del análisis de restos óseos hallados en su momento por Angulo Valdés, con lo que confirmaron su teoría.

Creación Artística / Aprender jugando para llegar al sol

¿Cómo enseñar la historia y arquitectura de las culturas maya, azteca, inca y tairona? Aunque los aprendizajes basados en el juego (ABJ) no son muy comunes en entornos universitarios, la profesora de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la PUJ, Yenny Real, creó junto a sus estudiantes Camino al sol, un juego de mesa con el que profundiza de manera dinámica y lúdica en la enseñanza de la arquitectura prehispánica.

Paisajes Científicos / Un mundo pequeño con mucho ruido: El oído medio de los lagartos

Los biólogos Paola Sánchez y Julio Mario Hoyos, y el zoólogo Juan Diego Daza lograron caracterizar cómo han cambiado las estructuras del oído medio en diversos lagartos. “Tomamos los ejemplares y los pasamos por un procedimiento químico que nos permitió transparentar los especímenes y dejar visibles los huesos, como si fuera una radiografía, pero que se puede ver en 3D”, explica Paola Sánchez. “Esta investigación es una puerta de entrada a varias opciones de pregunta, por ejemplo, ¿cómo estas diferencias morfológicas podrían o no influenciar en la función del oído? O ¿esta evolución tiene alguna relación con los hábitos de los lagartos?”, resume Hoyos.

Javeriana Cali Investiga / Controlar los cultivos de arroz y su productividad, mejor desde el aire

Grandes extensiones de terreno y un tiempo entre cuatro y cinco meses son necesarios para producir una cosecha de arroz. El reto es lograrlo de la forma más productiva posible y responder oportunamente ante cualquier plaga, condición climática o inconveniente. Tres investigadores del Departamento de Electrónica y Ciencias de la Computación de la Pontificia Universidad Javeriana, seccional Cali, y uno más del Instituto de Tecnología de Grenoble, en Francia, llevan año y medio trabajando en una tecnología que permite hacer seguimiento a cultivos de arroz usando imágenes multiespectro recolectadas con drones.

Investigar el país / Rastreando a los rastreadores

Las enfermedades arbovirales, aquellas transmitidas por artrópodos —como los insectos—, han sido muy recurrentes en la historia, afectando a amplias franjas de población en el mundo. El Banco Interamericano de Desarrollo planteó un proyecto de investigación en el que participaron Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile con el objetivo de medir cómo estos países vigilan y responden ante el dengue, zika, chikunguña, fiebre amarilla (todas transmitidas por el mosquito Aedes aegypti) y malaria (transmitida por mosquitos del género Anopheles). ¿Cómo le ha ido a Colombia en esta vigilancia?

Jóvenes que investigan / El joven que investiga los usos medicinales de plantas endémicas

El abuelo de José María Velasco le inculcó la pasión por la botánica. Este hobby con el tiempo se convirtió en más que eso y la fascinación por las plantas lo llevó a estudiar cómo la uva caimarona y el corozo, cuando se incluyen en la dieta, pueden tener un efecto protector en enfermedades crónicas como alzhéimer, párkinson y esclerosis lateral amiotrófica. Conozca la historia de este joven investigador.

Ciencia y sociedad / El Sol: energía para la educación

En pleno siglo XXI es imposible pensar en educación de calidad sin acceso a, por lo menos, electricidad. Es por eso que un grupo de investigadores llevó paneles solares al Centro Etnoeducativo Nuestra Señora del Carmen de Kuisa, ubicado a cinco horas en carro desde Riohacha en el corregimiento de Taparragí.

“La instalación de los paneles solares significa un sueño hecho realidad, avance y progreso”, comenta Adelco Larrada Ipuana, autoridad ancestral de la comunidad de Kuisa. “Antes se tenía que tratar de hacer todo temprano, nuestros niños se tenían que acostar temprano y levantarse con la luz del día, lo cual limitaba el horario de clases. Ahora nuestros alumnos realizan sus tareas con tranquilidad y utilizan los medios tecnológicos que antes no podían usar”, complementa Larrada.

Novedades editoriales

Las desesperantes horas de ocio. Tiempo y diversión en Bogotá (1849-1900). Así se titula el libro escrito por Jorge Humberto Ruiz Patiño, quien estudió la función que desempeñaron el tiempo, el ocio y las diversiones en la construcción, transformación y legitimación del orden político republicano en Bogotá durante la segunda mitad del siglo XIX.

En esta investigación, publicada por la Editorial Pontificia Universidad Javeriana, Ruiz documenta cómo los juegos de azar, las fiestas en chicherías, las riñas de gallos y las corridas de toros a la vieja usanza dejaron de estar vinculados con las fiestas civiles y religiosas, y se convirtieron en parte de los ritmos del día a día. Incluso la fisonomía de la ciudad se vio afectada por este proceso de transición: las antiguas plazas coloniales, en donde antes se reunía la población y tenían lugar las fiestas, fueron remplazadas poco a poco por parques, en los que se podía pasear, admirar los jardines, escuchar conciertos al aire libre y ver todo tipo de exhibiciones.