Carlos Andrés Vergara y las vueltas que da la vida

Carlos Andrés Vergara y las vueltas que da la vida

Por: Julio César Giraldo Silva // Fotografía: Paola Redín

Aunque juró que no sería médico, hoy en día es el doctor Vergara. Combina su profesión con la investigación en cáncer de cuello uterino.

Hijo de médicos, Carlos Andrés Vergara Sánchez siempre tuvo claro que no estudiaría medicina, porque sus padres trabajaban mucho y poco compartían con él. La demanda de tiempo de la formación de sus papás y la de su ejercicio profesional lo llevaron a crecer sin relaciones fuertes. “Mi mamá hizo especialidad en pediatría, gastroenterología, maestría en epidemiología, y mi papá, como médico general, tuvo que trabajar muy duro todo el tiempo”, dice.

El divorcio de sus padres cuando tenía dos años y los estudios de su madre en el exterior lo obligaron a traslados permanentes entre Cali, México y la Costa Atlántica, para estar con ellos. Dada su soledad, se concentró en sus deberes. “No invertía tanto tiempo en salir y compartir con personas, sino que la pasaba en casa haciendo tareas”.

Además, siempre mostró facilidad para el estudio. “Podía entender un poco más rápido las cosas y sacaba buenas notas sin tanta dedicación”. Gracias a ello, terminó su primaria a los nueve años y la secundaria antes de cumplir 15.

A sus 25 años, Carlos no solo es médico javeriano, sino que, por su esmero, ha obtenido importantes logros: Mejor Estudiante 2012 de Técnicos Auxiliares de Enfermería de la Fundación Salamandra, Beca Mejor Saber Pro 2017 en Medicina y la Orden al Mérito Académico Javeriano. Está certificado por la Educational Commission for Foreign Medical Graduates como médico en Estados Unidos, y su más reciente logro es la beca para Jóvenes Investigadores e Innovadores en Medicina de Colciencias.

Carlos se enteró de la convocatoria en 2018, mientras hacía rotación en cardiología en Miami. “La directora de carrera me mandó la convocatoria porque sabía de mi interés en la investigación”. Para presentarse, debía pertenecer a un proyecto reconocido por Colciencias, por lo cual, con apoyo de la docente Mérida Rodríguez, presentó una solicitud a la Universidad, que fue avalada vinculándolo al proyecto “Innovación por diseño para fortalecer el acceso a servicios preventivos en cáncer de cuello uterino en una red pública de atención primaria de Cali”, del Departamento de Salud Pública y Epidemiología de la Javeriana. Entre más de 30 postulaciones, Carlos obtuvo el primer puesto.

Hasta febrero de 2020, apoyará la investigación escribiendo artículos, acompañando acciones de campo para conocer barreras de acceso al servicio de citología y formulando un protocolo de validación del Citobot, un dispositivo de inteligencia artificial diseñado para diagnosticar riesgos de cáncer de cuello uterino.

Con la beca encontró un complemento a su interés por la clínica. “He descubierto que extraño a los pacientes con todo el corazón. Tengo que sentir que toco vidas, además de tocar libros y teclados, pero con la investigación descubrí que no puedo estar solo en clínica. Con la investigación puedo tener un impacto poblacional y aportar a mis colegas”.

Mientras repasa sus tareas, recuerda cuándo cambió su posición frente a la medicina. A los 16 años, “extrañamente cerraba los ojos y me veía en un hospital con la bata que decía ‘Doctor Vergara’”. Su certeza llegó antes de entrar a la facultad, mientras estudiaba para ser paramédico en la Fundación Salamandra: “Recuerdo perfectamente una paciente de más de 70 años, muy delicada, que llegaba al hospital por un infarto. Me dediqué a mantenerla estable, tomar sus signos vitales y tratarla bien. Cuando bajé de la ambulancia, la familia y la señora me agradecieron como si le hubiera salvado la vida. Eso me impactó tanto que descubrí que acompañar a una persona en su momento más vulnerable, que es el sufrimiento, es lo más valioso que puedo hacer. Allí encontré la razón para ser médico”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *