¡A la mar!

¡A la mar!


Fue interesante el primer día a bordo. Somos en total 50 personas, 23 marineros y 27 investigadores, entre los cuales hay 45 italianos, dos alemanes, un croata, un británico y una colombiana. Somos cinco mujeres: cuatro investigadoras y la doctora. Conocí la tripulación, todos son muy amables, sin embargo, la mayoría se comunica en italiano y aunque yo empecé a estudiarlo hace un mes por internet, mi nivel no es muy alto; no me fluyen las palabras y sigo prestando mucha atención para lograr entender lo que dicen. No es fácil, pero afortunadamente es un idioma que se parece un poco al español, por lo cual entiendo un 50% aproximadamente. Además, hay un investigador que habla muy bien español y varios que hablan inglés.

Nos reunimos con el capitán, que explicó cosas generales de la convivencia abordo como la limpieza de las cabinas (habitaciones), las horas de las comidas, la temperatura que vamos a tener en unos días (que puede oscilar entre -10 a -20 ºC). El primer oficial nos habló de qué hacer en caso de emergencia, el traje de protección que debemos usar si queremos salir a cubierta y nos hizo un recorrido por el barco para familiarizarnos con nuestro nuevo hogar. Nos lleva a la lavandería, la cocina, el comedor, el puente de mando, nos muestra las dos bicicletas en las que podemos hacer ejercicio y los dos únicos computadores que tienen internet. Sin embargo, hay que esperar entre uno o dos días para poder zarpar porque se aproxima una tormenta.

Comedor del buque Laura Bassi
Comedor del buque Laura Bassi

Finalmente zarpamos a las 2:00 a.m. del 6 de enero. A las 6:30 a.m., desperté y me arreglé para salir a desayunar, pero literalmente el cuerpo no me respondía. El mar del Pacífico Sur nos dio la bienvenida con olas de entre cinco y seis metros de altura, todo se movía de un lado para otro, las cosas que tenía en el escritorio se fueron al suelo. Y yo solo pude quedarme acostada, tratando de controlar la sensación de mareo y náuseas que se apoderaba de mí. Luego de estar cinco horas dormida, me levanté y fui a la cocina para tomar una bebida caliente y comer unas galletas. Lo logré, pero inmediatamente tuve que volver a mi habitación a acostarme de nuevo.

Pasaron dos días hasta que el mar se calmó un poco, y en medio de todo, lo que me hizo sentir bien, fue que no fui la única en esa situación. Creo que el 99% de la tripulación de investigadores pasó por lo mismo, incluso algunos la pasaron peor. Varios tomaron la decisión de tomar pastillas para el mareo o colocarse parches en el cuello para aliviar los síntomas. A mí me gusta más la idea de que el cuerpo se adapte y dejo que así suceda.

Así hemos navegado con rumbo a la Antártica. Hace un par de días vi mi primer iceberg, el primero de la expedición, lo cual fue muy emocionante pues es realmente impactante ver una masa de hielo tan grande flotando a la deriva en el océano. También hemos visto grupos de pedazos de hielo flotando muy cerca del barco.

Además, he tenido la oportunidad de ver varios animales de los que les hablaré en la próxima columna.

>> Siga aquí la aventura.

Primer iceberg de la expedición
Primer iceberg de la expedición

* La participación de la egresada javeriana en biología Nohelia Farías Curtidor a esta expedición cuenta con la financiación de la Facultad de Ciencias de la Pontificia Universidad Javeriana.

De la decisión de estudiar biología a una expedición a la Antártida

De la decisión de estudiar biología a una expedición a la Antártida

Como ya todos deben saber, escogí estudiar biología. Creo que fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, la verdad no me veo haciendo otra cosa en estos momentos. Esta importante decisión la tomé cuando estaba en bachillerato cursando once. Nos proyectaron un video sobre el mar e inmediatamente sentí fascinación por ese mundo y simplemente quería estar montada en un barco, viendo el mar, estudiando delfines y ballenas; buceando, observando los corales, peces y demás animales que allí habitan.

Gracias al esfuerzo de mis padres entré a una de las mejores universidades que tiene Colombia, la Pontificia Universidad Javeriana. Allí cursé la Carrera de Biología y tan pronto la inicié, se me abrió un mundo de posibilidades. En ese momento no sabía que la biología era tan diversa y tenía tantos campos. Aprendí de bioquímica, de genética, de artrópodos (insectos, arañas, miriápodos), de mamíferos, de peces, de invertebrados marinos (corales, esponjas, caracoles), de plantas, de aves, en fin, hay muchas opciones para escoger.

Foto-delfin_web
Delphinus delphis es el nombre científico de los delfines comunes que habitan en Chocó. Foto: Nohelia Farías Curtidor – Fundación Macuáticos.

 

Una de las cosas que más me gustó fueron las salidas de campo, el contacto directo con cada uno de esos seres y sus mundos. Por nombrar, quedé fascinada con las salidas de campo al Amazonas (artrópodos), a Barú (invertebrados y plantas marinas), a San Andrés (ecología marina), al Meta (vertebrados). Son experiencias realmente enriquecedoras donde se aprende más que en el salón de clases.

Gracias a mi carrera he logrado trabajar con lo que me enamoró de la biología desde un principio, llevo 12 años explorando a los mamíferos marinos. Por ejemplo, con manatíes (Trichechus manatus) en el Caribe; con delfines, como los delfines comunes (Delphinus delphis) en el Chocó; con ballenas, como la jorobada (Megaptera novaeangliae), también en ese departamento. Además, he estudiado tortugas, aves y peces que son otros grupos que también despiertan mi interés.

Manati_web
Nohelia ha estudiado a los manatíes del Caribe. El nombre científico de esta especie es Trichechus manatus. Foto: Nohelia Farías Curtidor.

 

Por mi trayectoria investigando estos animales fui invitada a participar en el Programa Antártico Colombiano, dentro del Programa de Investigación y Monitoreo de Mamíferos Marinos Antárticos. No muchas personas lo conocen, pero Colombia por medio de la Comisión Colombiana del Océano (CCO) ha desarrollado hasta la fecha cinco expediciones a la Antártica. Yo ahora me encuentro en la sexta expedición, durante el verano austral 2020.

Desde la primera expedición se conformó el Programa de Investigación y Monitoreo de Mamíferos Marinos Antárticos, el cual tiene como objetivo conocer en el corto, mediano y largo plazo la distribución y ecología de las especies de mamíferos marinos y su capacidad adaptativa ante eventos naturales y antrópicos (generados por el hombre), con miras a establecer y coordinar medidas de manejo y conservación a nivel local, nacional y regional.

Este año, la Armada de Colombia cambió el rumbo de la expedición a Hawaii, así que comencé a buscar otras opciones para seguir ampliando el conocimiento que se tiene de los mamíferos marinos en la Antártida. La CCO, a través de cooperación internacional con el Programa Antártico Italiano, gestionó un cupo para que yo pudiera estar a bordo de su buque científico, oceanográfico y rompehielos “Laura Bassi”. También, gracias al patrocinio de la Facultad de Ciencias de la Pontificia universidad Javeriana, ahora puedo hacer este sueño realidad. Lo que he recorrido hasta ahora ha sido una experiencia única e inolvidable, pues hasta la fecha, ningún colombiano había recorrido esta ruta para llegar a la Antártica estudiando mamíferos marinos.

Zarpamos tan solo hace tres días de Lyttelton (Nueva Zelanda), así que les estaré contando cómo avanza esta aventura y qué animales, paisajes y personas conoceré.

Continue reading

Viaje al otro lado del mundo

Viaje al otro lado del mundo

Observando la magnífica vista de la Península de Otago, en Dunedin (Nueva Zelanda), sintiendo el viento en mi rostro, oliendo el mar y dejando que mis pensamientos vuelen al ritmo del hermoso canto de un ave que nunca había escuchado antes, me siento realmente afortunada y agradecida. Respiro profundo y una vez más, la vida me deja ver lo feliz que soy, pues, a diferencia de muchas personas, tengo la dicha de hacer lo que amo.

Recuerdo como la vida me ha traído, llevado, subido y bajado; y como todas las decisiones que tomé se resumen en este mismo instante. Entre esas elecciones, una de ellas tiene que ver con qué estudiar, qué hacer, a qué dedicarse por el resto de la vida. No es nada fácil, pero la mayoría de las veces se debe hacer a corta edad, cuando aún se es muy joven, cuando apenas se termina el bachillerato y todavía no se tiene la madurez suficiente, en la mayoría de los casos, para encontrar esta respuesta.

Mi carrera me ha llevado a lugares maravillosos, hermosos, exuberantes, prístinos, bonitos, maltratados, olvidados, en fin, muchos y diferentes todos. Pero el lugar desde donde escribo estas palabras es diverso y majestuoso. Llegué hace unos días a Nueva Zelanda y ya estoy totalmente enamorada de este país.

Figura.2_web
Pingüinos azules (Eudyptula minor), la especie de pingüino más pequeña del mundo. Foto: https://www.penguins.co.nz

He tenido la oportunidad de visitar una colonia de pingüinos azules (Eudyptula minor), la especie de pingüino más pequeña del mundo, llegando a medir alrededor de 30 cm y a pesar 1 kg. Verlos nadando hacia la costa, caminando sobre las rocas y entrando a tierra, justo cuando está empezando el atardecer, es realmente conmovedor. Son pequeñitos y se mueven todos en un solo grupo a la vez.

Figura.3_web
Milford fiord. Foto: Nohelia Farías Curtidor.

También estuve en Fiordland, o la tierra de los fiordos, en un pueblo de la costa Suroccidental llamado Te Anau. Allí visité una cueva muy especial, en la cual habitan unas criaturas bastante interesantes. El solo hecho de entrar en ella, es entrar a otro mundo.

De la cueva sale agua cristalina, hay que agacharse en varios tramos para lograr entrar y a mitad de recorrido se encuentra una cascada de más o menos cinco metros de altura, su sonido retumba en las paredes y su majestuosidad le quita el aliento a cualquiera.

Luego nos subimos en un bote en la oscuridad y empezamos a ver luces azules que brillan en el techo de la cueva. Parece que estuviera viendo el cielo muy cerca de mi y con cientos de estrellas alrededor; es en realidad uno de los espectáculos de la naturaleza más hermosos que haya visto.

Larvas del mosquito (Arachnocampa luminosa). Foto: David Bracegirdle.
Larvas del mosquito (Arachnocampa luminosa). Foto: David Bracegirdle.

En el techo de esta cueva, vive la larva de un mosquito (Arachnocampa luminosa), que se distribuye en Nueva Zelanda y Australia. Esta larva produce una bioluminiscencia azul-verdosa para llamar la atención de sus presas, como insectos pequeños. La bioluminiscencia es un proceso químico, por medio del cual, con ayuda de la enzima luciferasa, algunos organismos vivos pueden producir luz. En esta cueva viven cientos de estas larvas y cada verano están en este lugar para alimentarse, crecer y hacer la metamorfosis a mosquitos.

Ya deben saber qué carrera escogí, pero si aún tienen dudas, en la siguiente columna se las resuelvo, y también les contaré qué estoy haciendo en Nueva Zelanda y cuál es mi próximo destino.

Continue reading

El valor de preguntarnos: ciencia, ¿para quién y para qué?

El valor de preguntarnos: ciencia, ¿para quién y para qué?

En septiembre celebramos esta fiesta del conocimiento con un tema principal que fue transversal a todas las actividades desarrolladas: Ciencia, ¿para quién y para qué? Desde el presidente de esta edición, pasando por los conferencistas magistrales y en los siete simposios, los académicos aprovechamos el encuentro para reflexionar sobre la pertinencia de los modos y propósitos finales de nuestras investigaciones.

Con fortuna, confirmamos que la ciencia sin una intención clara de impacto en nuestro entorno, así sea a largo plazo, no tiene sentido. Así fue como concluyó el biólogo Gustavo Kattan, presidente del XV Congreso, su intervención en la inauguración cuando encontró la relación entre la ciencia teórica y la aplicada: tarde que temprano los hallazgos de la investigación buscarán incidir en la sociedad.

En su conferencia, Enrique Forero, presidente de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, nos planteó que desde sus orígenes la ciencia ha respondido a la motivación de la curiosidad por encontrar respuestas a los cuestionamientos sobre lo que nos rodea y a identificar cómo hallar alternativas para transformar nuestro ecosistema natural y social.

Para encontrar diferentes alternativas de acercamiento a la construcción de nuevo conocimiento científico, Viviana Ruíz, la profesora invitada de la Universidad de Cornell y experta en aves, presentó su experiencia de años de trabajo con la ciencia participativa a lo largo del continente americano. El encuentro de saberes de las comunidades locales con la comunidad científica ha sido la clave para la construcción y alimentación de plataformas que reúnen la información sistematizada sobre las especies. Fue un ilustrado ejemplo de cómo evoluciona la producción de conocimiento con claros propósitos de para quién, para qué y cómo.

El panel sobre Venezuela nos invitó a romper los mitos que se puede tener de este país desde el estudio de su historia y de los encuentros, no siempre conflictivos, con Colombia. En últimas, los panelistas propusieron que la academia se sumara a una diplomacia ciudadana que contribuyera a la superación del momento crítico que vivimos con el país vecino. Allí evidenciamos claramente el impacto que puede tener la actividad científica en la sociedad, como respuesta a una de las preguntas trazadas para esta versión del congreso: Ciencia, ¿para quién?

Los siete simposios y la presentación de pósteres sumaron más de 200 investigaciones realizadas por profesores, estudiantes y egresados javerianos de la sede Bogotá y la Seccional Cali. Es un buen brochazo de los resultados de los avances científicos de estos últimos años, que tuvimos la fortuna de compartir con pausa en los cafés, copas de vinos y espacios formales del Congreso. Fue una
oportunidad de encontrarnos con colegas que a diario nos cruzamos en los afanes de nuestra cotidianidad sin posibilidad de mucho diálogo. Esto me reafirma la necesidad de conservar este tipo de escenarios y de encontrarnos más, no solo para conocer los avances de nuestras investigaciones, sino para que reflexionemos y nos volvamos a inspirar en esa motivación inicial que nos congrega a todos: la curiosidad por comprender y buscar aportar en nuestro universo.

Para conocer cómo vivimos el Congreso, se pueden ver, leer y escuchar las memorias en www.javeriana.edu.co/congreso.

Descargue aquí la edición 49 de Pesquisa Javeriana

Migración venezolana: un asunto de salud pública

Migración venezolana: un asunto de salud pública

La hoja de vida de Jesús David, de 31 años de edad muestra que es profesional en informática y tecnología de la Universidad Central de Venezuela. Como la empresa donde laboraba cerró, decidió migrar a Colombia. Aquí ha trabajado como mesero; sin saber mucho de construcción ha sido ayudante de obra; cuando no ha tenido otra opción para reunir los $15.000 de la habitación de paso, se ha subido más de una vez al transporte público para vender dulces. Además no ha podido legalizar su estadía en el país.

David hace parte del casi millón y medio de venezolanos que hasta octubre de este año han ingresado a Colombia en busca de nuevas oportunidades, cifra que supera en un 39% a la alcanzada en el 2018. También es una de las 737.000 personas consideradas como irregulares, es decir, que continuaron viviendo en el país sin autorización y superaron el tiempo de permanencia establecido.

Experiencias como la suya se repiten en cada uno de los migrantes de formas diferentes. Así lo demuestran los resultados preliminares de una investigación que desarrolla el profesor javeriano Andrés Cubillos con un equipo de investigadores de la Universidad Central de la Florida.

Hay que tener en cuenta, de acuerdo con este especialista en migraciones, que son miles los venezolanos que al llegar a su lugar de destino tienen que lidiar con la nostalgia de dejar la familia, cambiar sus hábitos, acostumbrarse a un nuevo clima o enfrentar el rechazo de colombianos, lo cual les afecta considerablemente su salud mental.

"El trabajo psicosocial es fundamental para reconocer las necesidades del migrante. Por lo tanto, se trata de un trabajo integral en donde la atención sea pensada de forma indiscriminada, no para los colombianos o para los venezolanos, sino para todos los que habitan el territorio nacional”, afirma el investigador javeriano.
El trabajo psicosocial es fundamental para reconocer las necesidades del migrante y debe ser una preocupación de salud pública, afirma el investigador javeriano.

La radiografía del estudio
El foco de atención debe estar en la salud mental de los migrantes , opina el experto. Aunque la prioridad de los países ha sido, en el mejor de los casos, atender las necesidades en salud de las maternas y neonatos, es un tema que, según Cubillos, debe tratarse de manera apropiada para que las dificultades no se conviertan en enfermedades mentales. “El hecho de que el estado mental del migrante sea un tema que merece mayor atención, por ningún motivo se debe desconocer la salud de los colombianos. Así las cosas, el Estado debe potenciarla e integrar a ambos grupos de personas, pues el derecho a la salud no tiene nacionalidad .

“Nos hemos dado cuenta de que cuando los migrantes llegan a los hospitales se les brindan primeros auxilios en salud mental, pero no hay continuidad en el tratamiento y ni siquiera hay atención primaria para estas personas. Esto puede significar un futuro problema de salud pública”, explica este integrante del Instituto de Salud Pública de la Javeriana, quien reconoce que este tema es un reto para el país y debe enfocarse desde diferentes ópticas. “El principal reto en salud está en dar respuestas a las necesidades de la población migrante, que son las mismas que presenta gran parte de la población colombiana, y el trabajo psicosocial es fundamental para reconocer dichas necesidades. Por lo tanto, se trata de un trabajo integral en donde la atención sea pensada de forma indiscriminada, no para los colombianos o para los venezolanos, sino para todos los que habitan el territorio nacional”, puntualiza.

Otro de los temas a tener en cuenta en esta problemática es la búsqueda de alternativas para hacer de la salud mental una prioridad que sirva de apoyo al proceso migratorio, lo cual se confirmó en un simposio sobre esta temática realizado en agosto en la Universidad Javeriana. Dentro de las propuestas más representativas para alcanzar este objetivo, y en la misma línea de Cubillos, se destacó la importancia del acompañamiento psicosocial para reducir impactos emocionales, reconstruir la confianza, restablecer vínculos de afecto, identificar y potenciar recursos de afrontamiento y generar una perspectiva de futuro y esperanza.

Bajo esta perspectiva, lo que puede llegar a representar un problema no es la migración en sí misma sino la forma como se asume la política pública y en salud para los migrantes en Colombia, según argumenta el investigador. Para esto es necesario un trabajo educativo en el que se incluya tanto a la población migrante como a la colombiana, tal como se propuso en el simposio: identificar cuáles son sus temores, imaginarios, estereotipos e incluir la detención de la estigmatización de las personas que llegan.

“No es posible que vivamos en choques constantes cuando lo que queremos es establecer unas culturas pacíficas de relaciones entre los que vienen y los que están acá. El deber ser es que entre todos construyamos país y que la migración nos sirva para conocernos y unirnos como humanidad”, asegura Cubillos.

¿Por qué no se debe entender la migración como un problema?

Para este profesor “los medios y las redes sociales se han encargado de apoyar la estigmatización de los migrantes”, lo que fomenta los comentarios xenófobos de algunas personas.

Millones colombianos en los 60, 70 y 80 buscaron refugio en otros lugares. Venezuela, fue uno de los países que acogió.
Millones colombianos en los 60, 70 y 80 buscaron refugio en otros lugares. Venezuela, fue uno de los países que acogió.

Sin embargo, en su concepto, la historia alude a que esta situación no es nueva y se ha repetido más de una vez en diversos escenarios, siendo Colombia uno de los países expulsores de su población por mucho tiempo. En las décadas de los 60, 70 y 80 una densa ola de colombianos salió de sus hogares para buscar caminos más favorecedores, y “uno de los países que recibió a la población colombiana fue Venezuela. De hecho, durante esos años esa nación fue considerada el ‘sueño latinoamericano’ por sus recursos y posibilidades económicas”, enfatiza Cubillos.

Al respecto argumenta que a los países receptores no llegan las personas que la ciudadanía desearía pues son gente con niveles socioeconómicos bajos. No obstante su arribo obedece a las consecuencias de sus propias necesidades, no a las necesidades de un país. “Si bien es verdad que algunos, solamente algunos, llegan a delinquir, a afectar las condiciones nacionales, esto no es un asunto masivo, la mayoría de las personas vienen con la mentalidad de aportar cosas positivas. Es más, muchos llegan con nuevas ideas que pueden contribuir al desarrollo del país”, destaca.

Andrés Cubillos, quien se ha dedicado a estudiar el fenómeno migratorio desde el 2006, invita a entender la migración como la explica la ciencia, es decir, “como un asunto que tiende a repetirse. No se está presentando solamente de Venezuela hacia Colombia, es global. La gente se mueve hacia otros países por la cercanía, por la posibilidad de buscar otras oportunidades, por compartir la cultura y otros factores de distinta naturaleza”. Él finaliza afirmando: “No por esto se puede estigmatizar la migración de los venezolanos”.

¿Y si uno de tus propósitos para el siguiente año es vivir de una forma más sostenible?

¿Y si uno de tus propósitos para el siguiente año es vivir de una forma más sostenible?

Del 2 al 13 de diciembre se ha estado celebrando la Cumbre del Clima (COP25) en Madrid, en la cual uno de los objetivos es “que los países alcancen mayores compromisos en la lucha climática y se implementen todas las decisiones del Acuerdo de París” (El Espectador, 2 de diciembre de 2019) y es que en muchas ocasiones jefes de Estado, ambientalistas y científicos se han reunido para conversar acerca de qué es lo que pasa con la crisis medio ambiental en todo el mundo y qué se puede hacer para “combatirla” pero en realidad los avances no han sido suficientes y nos encontramos en una difícil situación medioambiental.

En Colombia se han realizado varios esfuerzos por mejorar esta situación, uno de los más recientes es el plan presentado por el Ministerio de Ambiente para la prohibición de plásticos de un solo uso a partir del 2021 (El Tiempo, 15 de noviembre de 2019), pero no debemos desconocer, por supuesto, la gran cantidad de esfuerzos a nivel regional o local que realizan múltiples comunidades alrededor del país y que incluso suelen ser aplicadas de manera más rápida y, eso es lo que amerita esta crisis.

Sabemos bien que es muy importante la gestión que realicen los países, jefes de estado, ministros, entre otros, con respecto al manejo de la crisis del medio ambiente, pero ¿debemos esperar necesariamente a que el país cambie su legislación para actuar? ¿alguna vez hemos pensado que nosotros mismos, desde nuestra comunidad, familia, círculo de amigos, podríamos realizar un cambio?

En mi opinión, debemos empezar desde el cambio personal y ya que empieza un año nuevo fijar una meta que nos permita vivir tal y como quisiéramos que fuera nuestro país. Hoy en día gracias a las redes sociales podemos conocer y compartir gran cantidad de información que nos indica cómo podemos ahorrar agua, ahorrar energía, generar menos residuos, entre otras.

Me atrevería a decir, incluso, que estamos viviendo un momento de cambio, un momento en el que ya somos conscientes de que lo que está pasando es producto de nuestro actuar, pero, el verdadero problema está en que todos hablamos de crisis medioambiental pero pensamos que las acciones individuales no cuentan y decidimos que es mejor seguir viviendo de la misma manera. Considero y lo evidencian la empatía e impacto que tienen noticias como: encontrar ballenas con kilos de plástico en su estómago, micro plásticos siendo consumidos por miles de especies en el mar matándolas e incluso llegando a los seres humanos a través de la alimentación, entre otras miles, que quizá muchos de nosotros ya llegamos al nivel de conciencia en que entendemos que está sucediendo algo pero no hemos llegado al actuar que es el que verdaderamente cambia las cosas.

Pienso que, desde nuestro lugar, sea el que sea, empresa, colegio, universidad, familia podemos ser miembros que cambian y por qué no, promotores de cambio y espero, de todo corazón, que este sea uno de nuestros propósitos como colombianos para el otro año. Que, si en realidad queremos nuestra biodiversidad, nuestros hijos, nuestra familia, hagamos un cambio y demostremos que si se puede.

¿Por qué Colombia sigue “rajada” en las Pruebas Pisa?

¿Por qué Colombia sigue “rajada” en las Pruebas Pisa?

La falta de un modelo de innovación educativa y el ausentismo de los profesores en escuelas y colegios de Colombia, principalmente en zonas apartadas, son los principales motivos que pueden impactar en los deficientes resultados que arrojaron las pruebas Pisa, presentadas esta semana. Así lo sostiene a Pesquisa Javeriana Luz Karime Abadía, directora de posgrados en Economía de la Pontificia Universidad Javeriana. Y agrega que si el país trabajara sobre esos dos factores, seguro generaría cambios estructurales para brindarles una educación cualificada a sus estudiantes y respondería a sus necesidades actuales.

Dice que no se deben “seguir usando los mismos métodos de enseñanza y aprendizaje tradicionales porque nuestros jóvenes son diferentes, porque requieren habilidades diferentes y porque estos métodos tradicionales ya no responden a los problemas complejos que tenemos en el mundo actual.

Nueva reforma tributaria: $9 billones para las empresas y un par para los ciudadanos de a pie

Nueva reforma tributaria: $9 billones para las empresas y un par para los ciudadanos de a pie

El presidente de la República anunció una nueva versión de proyecto de ley de reforma tributaria, modificada para bajarle la temperatura al malestar social que vive el país en estos días. Pero la propuesta del gobierno sigue sin reflejar el principio de progresividad tributaria, consagrado en nuestra constitución, y mantiene los beneficios tributarios a la población de más altos ingresos del país.

Estos son los aspectos que fueron resaltados por el gobierno como grandes cambios. Analicémoslos en detalle:

  • Devolución del IVA

Se propone hacer una devolución del 100% del IVA pagado destinada al 20% de los hogares más pobres del país, buscando darles un alivio tributario. La medida implicaría que se devuelvan aproximadamente 1,7 billones de pesos a la población más vulnerable, mientras que se mantienen los beneficios tributarios por cerca de 9 billones de pesos a las empresas, los cuales se concentran en los empresarios más grandes del país.

 Sin duda, habría un alivio en la carga tributaria de la población más vulnerable, lo que liberaría parte de sus ingresos para que puedan destinarlos a otros usos. No obstante, de aprobarse esta reforma tal como está, se devolverían cerca de 1,7 billones de pesos y tampoco se recaudarían los 9 billones de pesos que podrían usarse en la financiación de programas sociales que beneficien a la población más necesitada. Para tener una idea de la magnitud de los recortes de impuestos a las empresas, se puede señalar que, por ejemplo, 9 billones de pesos son alrededor del doble del presupuesto de las universidades públicas del país.

  • Reducción aportes de seguridad social en salud para pensionados

Otra de las propuestas tiene que ver con la reducción gradual del aporte que realizan los pensionados a salud. Se pretende que el aporte sea del 8% del ingreso del pensionado en los años 2020 y 2021 y, a partir del año 2022, del 4%. Además, la medida cobijaría a aquellas personas que reciben una pensión de 1 SMMLV.

Según información del mismo Minhacienda, cerca de 802 mil personas están pensionadas con una mesada igual o inferior a 1 SMMLV, con lo que el total de aportes a salud de este grupo ascendería en total a casi 1 billón de pesos al año. Con la medida, en los tres primeros años reducción, en el agregado, para estas personas sería de 335 mil millones de pesos en el 2020, de 350 mil millones de pesos en el 2021 y 738 mil millones de pesos en el 2022, cuando se llegaría al aporte de 4%. Es decir, al año habría un “alivio” en la carga tributaria de los pensionados de cerca de 740 mil millones de pesos al año. Pero esto debe contrastarse siempre con los 9 billones de pesos en exenciones para las empresas. De nuevo, parece estarse mejorando la situación de población en situación de vulnerabilidad (asumiendo que toda la población pensionada lo está, lo cual no es cierto, ya que el 35% de los colombianos en edad de pensionarse que reciben una pensión son una minoría relativamente privilegiada). Pero lo cierto es que las gabelas tributarias para los más ricos se mantienen. 

  • Días sin IVA

 A esta medida ya nos hemos referido en posts anteriores. Vale la pena resaltar que se trata de algunos días al año en los cuales no se cobraría el impuesto de IVA a ciertos productos, con el fin de facilitar su compra. El impacto de esta medida depende de la capacidad que tengan los hogares de modificar sus decisiones acerca de en qué momento del año compran los productos cobijados. Esta flexibilidad para aplazar o adelantar las compras se va reduciendo entre menores sean los ingresos del hogar.

La literatura internacional muestra que los efectos de este tipo de medidas se refleja en las ventas de los bienes cobijados, pero no es claro que beneficie principalmente a la población más vulnerable. Cálculos del Observatorio Fiscal muestran que, en un escenario en el que los hogares modifican sustancialmente sus tiempos de compra, el impacto en recaudo estaría entre 660 mil millones y 1,3 billones de pesos. En en términos relativos a la tarifa del IVA (19%), la medida probablemente significaría una reducción de menos de 0,5 puntos porcentuales, es decir un alivio comparativamente bajo (especialmente, vale la pena reiterar, comparado con los 9 billones en recortes tributarios a las empresas, y la desfinanciación de los programas del Estado que esto representa).

  • Incentivos tributarios a empleo juvenil

 Se incluye un incentivo tributario destinado a las empresas que contraten empleados menores de 28 años. La medida consiste en una deducción del 120% de los pagos que se realicen  por salario de los empleados que sean menores de 28 años, con la condición de que sea el primer empleo de la persona.

Reducir los pagos por impuestos a la nómina es una medida cuya efectividad para reducir el desempleo y la informalidad en Colombia se ha demostrado, y el espíritu de esta propuesta está bien encaminado. Sin embargo, reducir impuestos a la nómina es efectivo incluso cuando el recaudo perdido se repone con un aumento en el impuesto a la renta de las empresas, por lo cual – de nuevo – la reducción de 9 billones en impuestos a la empresas, que sigue siendo el componente principal de la reforma, parece innecesaria.

En resumen, la nueva propuesta de reforma tributaria no modifica sustancialmente la anterior y sí establece algunas medidas que se promueven como la respuesta del gobierno a las demandas sociales, pero que en la realidad no reflejan un cambio de filosofía. Se mantienen las proposiciones que llevan a un menor pago de impuestos por parte de mega inversionistas, sector “economía naranja”, sector hotelero, grandes inversiones del sector agropecuario, importación de bienes de capital, entre otras, además de la reducción en la tarifa del impuesto de renta general para las empresas. Las mismas cifras del Ministerio de Hacienda mostraban una reducción en el recaudo de impuestos para los próximos años con el texto anterior, y este articulado parece incluso acentuar el efecto, incorporando aún más descuentos, reduciendo así la sostenibilidad fiscal del país (lo cual podría preocupar a las calificadoras de riesgo) y sin avances importantes en materia de progresividad.

Visita al CERN, donde la unión entre arte y ciencia es una realidad

Visita al CERN, donde la unión entre arte y ciencia es una realidad

Perfil-blanco-y-negroEl programa de arte y ciencia Suratómica seleccionó a ocho artistas colombianos para hacer una residencia artística de 15 días en el Consejo Europeo para la Investigación Nuclear (CERN por sus siglas en francés), un laboratorio de investigación internacional ubicado en Ginebra, Suiza, donde se realizan los experimentos más potentes del mundo en física de partículas.

Desde principios de este año, Suratómica –un espacio de creación y colaboración entre ciencia y arte dirigido a artistas del sur global- ha promovido frecuentes encuentros entre algunos de los principales científicos colombianos que trabajan con el CERN y diferentes artistas nacionales interesados en tomar como punto de partida de sus creaciones los datos, teorías y conceptos con los que se trabaja en esta organización para expresarlos en sus producciones artísticas que serán presentadas en abril de 2020.

Interna-3

El acelerador de partículas de 27 km de recorrido circular y a 100 metros de profundidad sobre la superficie terrestre del CERN, busca reproducir a partir de colisiones entre protones, altísimas energías cercanas a las del Big Bang para investigar sobre las partículas elementales que conforman el modelo standard: los ladrillos elementales de la materia y de la vida.

De esta manera, los artistas han tenido la oportunidad de mantener un permanente diálogo a través de conferencias, visitas a laboratorios y encuentros con los físicos que orientan sus investigaciones en temas como la antimateria, la materia oscura, la consciencia cuántica o el origen.

¿Mi pregunta de investigación en arte y ciencia?

Yo indago sobre la belleza detrás de la asimetría entre materia y antimateria. Según la ecuación de Einstein E=MC2 y confirmado en los laboratorios del CERN hace ya unas décadas, de la energía se crea materia. Lo que sucede es que hasta ahora en todos los experimentos realizados, siempre que se produce materia a partir de energía ocurre en pares idénticos de materia y antimateria.

Interna-5

Todas las partículas que conocemos tienen su antipartícula que es idéntica pero con carga contraria; la antipartícula del electrón es el positrón y la del protón es el antiprotón. En 1995 en los laboratorios del CERN se consiguió por primera vez conectar dichas antipartículas para producir el primer átomo de antihidrógeno.

El problema es que la materia y la antimateria se aniquilan mutuamente al ponerse en contacto entre sí y vuelven al estado de energía en forma de fotones. En el origen del universo se rompió la simetría entre materia y antimateria, lo cual permitió que una pequeñísima porción de materia sobreviviera y no se aniquilara con su antimateria. De esta pequeñísima porción de materia se formó el universo, las estrellas, las galaxias, los planetas y nosotros, toda la vida que habita el planeta tierra.

Mi proyecto ha sido acompañado por Jairo Alexis Rodríguez, físico de partículas, decano de la facultad de Ciencias de la Universidad Nacional e investigador del experimento LHCb del CERN. El proyecto tuvo como punto de partida la tendencia de la materia y la naturaleza a la simetría por reflexión pero es en el rompimiento de esas simetrías donde se encuentran algunas de las claves del origen del universo. Por otro lado, hemos revisado el comportamiento de la luz (fotones) al cambiar de medio entre vacío, aire o agua como materialidad para explorar.

Visita al CERN: primer impacto

Viajé del 16 de septiembre al 3 de octubre Bogotá – Ginebra. El CERN se encuentra a 16 minutos en tranvía desde el centro de la histórica ciudad de Ginebra, Suiza. La entrada principal donde está el icónico Globo, se encuentra a escasos 80 metros de la frontera con Francia. Desde sus instalaciones y durante los días despejados se tiene una monumental vista al Mont Blanc.

Interna-1 (1)

No todo el mundo tiene la oportunidad de visitar el CERN y menos de bajar 100 metros bajo tierra a conocer sus cuatro experimentos principales. Nuestro anfitrión fue el físico y fotógrafo Michael Hoch director de art@CMS; contamos también con el apoyo del experimento ATLAS y el IdeaSquare.

A simple vista el campus del CERN parece un complejo industrial, con grandes espacios y edificios de la década de los años cincuenta y sesenta, enormes tanques que almacenan diferentes tipos de gases y gigantescas naves del tamaño de hangares donde prueban y ensamblan los detectores que después desplazan bajo tierra.

Dentro de sus instalaciones se vive un ambiente internacional, académico y de investigación, incluso de competencia profesional entre los científicos de los diferentes experimentos. La cafetería principal es un gran punto de encuentro donde convergen científicos de todas partes del mundo desde premios Nobel de física o la directora Fabiola Gianotti hasta jóvenes programadores, físicos teóricos y experimentales. Es allí donde ocurren las conversaciones más interesantes de las jornadas.

Después de convivir 15 días en sus instalaciones, se siente y se contagia la pasión y el convencimiento con el que los científicos hablan de sus teorías y experimentos. Fue emocionante compartir con algunos de ellos, pues siempre estuvieron dispuestos a sacar un rato dentro de su agitada rutina para conocer nuestros proyectos artísticos y retroalimentar nuestras líneas de investigación.

Segundo impacto

La aparente calma que se vive en la superficie contrasta con los sofisticados experimentos que se llevan a cabo bajo tierra en éste, el laboratorio de física de partículas más grande del mundo. Los hangares de la superficie son grandes salas de control llenas de pantallas donde cientos de científicos siguen de cerca los datos que arrojan las colisiones. En cada uno de los cuatros experimentos principales trabajan más de tres mil científicos de todas las partes del mundo.

Pero abajo es donde sucede la acción y llegar hasta allá se logra bajo estrictas medidas de seguridad. Cada uno de estos experimentos tiene diferentes protocolos de seguridad desde tokens personalizados, lectores biométricos hasta puertas inteligentes. Para ver con los propios ojos los experimentos se deben pasar estos filtros siempre acompañados por un experto que autoriza la entrada en cada puerta y un ascensor que desciende entre 60 y 100 metros dependiendo del experimento. Todo esto para asegurarse de que ninguno de ellos se ponga en marcha hasta una total evacuación.

Interna-4

Tuvimos la suerte de bajar a los cuatro experimentos principales, empezando por ATLAS (Aparato Toroidal del LHC) el más grande de los experimentos y junto al CMS (Solenoide Compacto de Muones) son los que detectaron el famoso Bosón de Higgs en 2012. También conocimos a ALICE (Gran Colisionador de Iones) que se encarga de investigar las propiedades del estado plasma quark-gluon, un estado de la materia que se formó justo después del Big Bang y finalmente visitamos el experimento LHC-beauty encargado de buscar la antimateria perdida del universo.

Los enormes detectores de más de 20 metros de alto por 26 de ancho y unos 50 de profundidad se esconden imponentes bajo tierra. Son las cámaras más potentes del mundo, una extensión de nuestra visión capaz de detectar las trayectorias de las efímeras partículas subatómicas que aparecen, debido a las altísimas energías que se producen durante las colisiones.

Como una sofisticada máquina biónica, el detector se impone como un enorme y tecnológico globo ocular. Millones de cables como diminutas venas viajan de los extremos del cilindro al centro, la pupila que observa las colisiones. Como la retina, los sensores se organizan en una matriz de diferentes capas y se encargan de detectar la trayectoria de partículas como fotones, muones, quarks o antiquarks.

Actividades diarias

Además de bajar a los experimentos, conocer los emblemáticos edificios y máquinas que hacen parte de la larga historia del CERN acompañados siempre por Dr. Michael Storr, un apasionado jubilado encargado de recibir todas las visitas, tuvimos la oportunidad de asistir a algunas de las conferencias que se ofrecen diariamente en el auditorio principal, así como a diferentes reuniones/talleres con físicos con los que intercambiamos las ideas de nuestros proyectos. También compartimos con tres artistas internacionales que nos apoyaron en los proyectos desde la perspectiva artística en las contemporáneas instalaciones del IdeaSquare.

La residencia artística en el CERN hizo parte de la etapa inicial de investigación y en los siguientes meses estaremos haciendo pruebas y experimentos para definir la materialidad de las piezas artísticas que deben exponerse en abril del siguiente año.

 

* Doctor en Arte de la Universidad Politécnica de Valencia. Director del Proyecto nanoDiseño del Departamento de Estética de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Pontificia Universidad Javeriana. Profesor, investigador y artista.

Posibles efectos de la nanotecnología en Colombia aplicada a la salud

Posibles efectos de la nanotecnología en Colombia aplicada a la salud

Carlos-Jaime-Espinosa-Nanomateriales

El uso de diferentes materiales ha marcado algunas de las eras que ha vivido la humanidad, como la edad de Hierro o la de Bronce. Desde los metales, pasando por cerámicos y plásticos, hasta llegar hoy a la tendencia de trabajar con materiales en escala extremadamente diminuta en diferentes productos de consumo, la nanotecnología representa una oportunidad de generar grandes avances tecnológicos bajo la evidencia del comportamiento especial de la materia en nanómetros.

Existe una creciente incorporación de nanomateriales en los procesos de manufactura a nivel mundial como equipos electrónicos, materiales de construcción, pinturas, etc. Para el caso particular de Colombia, en estos momentos existe un incremento en materia de desarrollo de aplicaciones de nanomateriales en diferentes procesos como purificación de agua, remoción de contaminantes, entre otros, y es por eso que universidades en su mayoría y centros de investigación de varias compañías generan esfuerzos para estar a la vanguardia con la ciencia a escala nano.

Los nanomateriales se pueden clasificaren manufacturados, los cuales tienen una aplicación específica como los nanotubos de carbono, el fullereno y el dióxido de titanio y los llamados incidentales, que son productos secundarios en algunos procesos industriales como soldadura de metales, pulimento de superficies, etc. Sin embargo, hablaré de los manufacturados porque son estos los que se han estudiado a nivel toxicológico.

Ante tantos desarrollos y aplicaciones de la nanotecnología se ha ido dejando de lado un componente demasiado importante y que ha sido el precio más grande de la ciencia desde que tenemos uso de razón: la vida humana. En Colombia, los temas de salud ocupacional y de seguridad del trabajador en los campos de la nanotecnología son poco discutidos y generan una alta preocupación en la comunidad científica de la salud debido a las propiedades particulares de los nanomateriales como su alta reactividad, conductividad de calor y electricidad, entre otras, las cuales son atribuidas a su tamaño tan pequeño, lo que los hace más fáciles de ingresar al cuerpo humano.

Estudios científicos han concluido que algunos tipos de nanopartículas captadas por vía respiratoria como nanotubos de carbono y compuestos de cerio, generan desórdenes en los mecanismos biológicos del cuerpo, desencadenando diversas patologías que pueden llegar a ser letales. Ahora, a pesar de que en el mundo se han desarrollado dispositivos para medir nanomateriales en el ambiente de trabajo, aún no son claros los límites de exposición, por lo que resulta paradójico medir sin saber lo permisible en cuanto a exposición del trabajador. Por esto, se debe generar una conciencia de prevención en todos los procesos de producción y manipulación de nanomateriales.

Si hablamos del marco regulatorio en Colombia, actualmente no se evidencian claros lineamientos para el trabajo seguro con nanomateriales en entornos de investigación Por esa razón, los grupos de investigación Centro de Estudios de Ergonomía, con su línea de investigación en Higiene Industrial y el de Nanociencia y Nanotecnología de la Pontificia Universidad Javeriana adelantan esfuerzos para generar una guía de buenas prácticas. Esto, con el fin de que la prevención sea el principal protagonista y de esta forma garantizar trabajos y ambientes seguros en los laboratorios y procesos industriales.

Se debe evitar a toda costa que situaciones tan lamentables como la de los asbestos se vuelvan a repetir en futuros cercanos, por eso extiendo la invitación a la comunidad javeriana a vincularse a proyectos de investigación en el área de higiene industrial para que de esta forma podamos ser pioneros en el cuidado de la salud humana a nivel ocupacional.

Carlos Jaime Espinosa Guerra Ingeniero Químico, profesional de Investigación del proyecto de consultoría en higiene industrial de Facultad de Ingeniería de la Pontificia Universidad Javeriana, experiencia en investigación en seguridad de procesos y diseño de procesos sostenibles.