Editorial 23

Editorial 23

Por: // Fotografía:

En primer lugar, facilitar la comunicación del enorme acervo de conocimiento que se produce en torno a la actividad investigativa dentro de la universidad, para que sea conocido por ciudadanos que quieren estar al tanto de nuevos descubrimientos, tendencias y tecnologías.

¿Cuál es el papel de una revista universitaria de divulgación de ciencia?

En primer lugar, facilitar la comunicación del enorme acervo de conocimiento que se produce en torno a la actividad investigativa dentro de la universidad, para que sea conocido por ciudadanos que quieren estar al tanto de nuevos descubrimientos, tendencias y tecnologías. En segundo lugar, constituirse como órgano de difusión distinto y más amplio que aquel que compone las publicaciones del circuito científico. Una revista como Pesquisa está destinada a presentar noticias de ciencia que se derivan del proceso de indagación de su comunidad académica, y hacerlo de tal manera que resulte inteligible para los legos por fuera del ámbito académico.

En el mundo contemporáneo, caracterizado por la hiperespecialización de disciplinas cada vez más enclaustradas en lenguajes ininteligibles para los demás, la apertura de canales de comunicación externos a esos perímetros cerrados y autorreferidos es necesaria y deseable. Así es como la producción en los campos de la ciencia y de los saberes puede impactar a la sociedad, pues es de ella que deriva y a ella debe servir.

Precisamente pensando en esta sociedad, el artículo central de este número de Pesquisa habla sobre ruralidad. En momentos en que todo el país tiene sus ojos puestos en las conversaciones de paz entre el Gobierno y la guerrilla, el tema agrario y de tierras no solamente se encuentra en primer lugar en la agenda de discusión sino que parecería que la solución a este problema resuelve de manera nodal los demás puntos de la agenda de paz. Con una tradición de varios decenios en estudios sobre temas rurales y campesinos, los investigadores hoy día reunidos en la Facultad de Estudios Ambientales y Rurales (FEAR) de la Pontificia Universidad Javeriana se han dedicado a indagar lo que constituye el campo y lo rural; un ámbito que en un momento, se pensó, sería “superado” por la producción industrial y de servicios que lo harían obsoleto. Sin embargo, lo rural se ha negado a engrosar los modos de producción arcaicos; por el contrario, su forma de vida y la cultura que lo acompaña siguen siendo realidades que impregnan la vida del país y de millones de personas en el orbe.

Por otra parte, tres artículos de este número reseñan procesos investigativos en diversos campos del conocimiento: genética, música e ingeniería de sistemas.

En el primer caso, se trata de una investigación en el campo de la genética, con más de 18 años de recorrido en indagación sobre enfermedades visuales y auditivas de origen genético, bajo el liderazgo de Martalucía Tamayo del Instituto de Genética Humana. El segundo caso presenta una investigación de docentes del Departamento de Música sobre el arrullo cantado por mujeres afrodescendientes del Pacífico colombiano. Esta incursión en música popular colombiana y sus intérpretes, como expresión de manifestaciones artísticas nacidas del folclor y halladas por fuera de la academia y de los conservatorios, es una línea de trabajo de investigadores de la Facultad de Artes que anteriormente han publicado sobre los gaiteros de San Jacinto y próximamente lo harán sobre músicos autóctonos del Pacífico. Como tercer caso, se presentan los resultados de una investigación realizada en colaboración entre docentes del Departamento de Ingeniería de Sistemas y la empresa Heinsohn Business Technology, para la generación de un marco o framework con el fin de producir software generador de aplicaciones.

En la sección “Tejiendo redes” presentamos el Observatorio de Territorios Étnicos, una iniciativa del Departamento de Desarrollo Rural y Regional de la Facultad de Estudios Ambientales y Rurales, dirigido por la profesora Flor Edilma Osorio. Este programa se erige en defensa de las comunidades rurales en sus territorios, en especial, de los grupos étnicos y las comunidades campesinas.

Finalmente, en la sección “¿Qué hay de nuevo?”, presentamos el Centro de Investigaciones Odontológicas. Si bien dos decenios atrás no se podía afirmar que la Universidad Javeriana se destacaba por su investigación en este campo, en el presente es posible decir que su Facultad de Odontología cuenta con la infraestructura de equipos, laboratorios y el personal necesarios para la producción de nuevo conocimiento en este campo del saber.

Con esta nueva entrega de Pesquisa queremos contribuir a la tarea de difundir el saber de la universidad para pasarlo al ámbito de toda la sociedad, de manera que no se quede en las paredes de la academia.

Consuelo Uribe Mallarino
Vicerrectora de Investigación
Pontificia Universidad Javeriana

Descargar artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *