¿Cómo son los papás colombianos?

¿Cómo son los papás colombianos?

El papel del padre de familia está cambiando en Colombia y en el mundo. Ya no se trata de “el donante biológico para la concepción, el que abandona o violenta a los hijos, el que no sabe cuidarlos, el accesorio de la familia, y el que, en el mejor de los casos, provee dinero y genera estabilidad económica al hogar”, apreciaciones poco positivas y que se han vuelto comunes a lo largo del tiempo. No quiere decir que este tipo de padres haya desaparecido del todo. Sin embargo, el cambio de las estructuras familiares en el siglo XXI ha roto muchas de esas nociones estereotipadas y posiblemente anticuadas a las que los padres han sido sometidos.

Ante la propagación de tales afirmaciones, el psicólogo e investigador javeriano Milton Bermúdez-Jaimes se propuso, en compañía de colegas de otras universidades como la del Magdalena en Santa Marta, la ICESI de Cali, la Universidad Bolivariana de Palmira, estudiar la realidad actual del hombre en la pareja, en la familia y como padre. Esta vez habla no como profesor sino como papá, dice: “con mi propia experiencia de la paternidad yo decía ‘no, no creo que seamos tan de segundo nivel’; ¿qué pasa con los que no somos así? Aquí nos estamos viendo como los malos de la historia. Teníamos que ver si era así o no”. Entonces, en dónde quedan los padres colombianos que han sido más que los ‘donantes’ de aquella miguita biológica necesaria para traer a un bebé al mundo.

Con 32 departamentos y un Distrito Capital, Colombia se considera un país multiétnico y multicultural por la gran diversidad social y cultural que hay en cada una de sus regiones, diversidad que ha trascendido a las familias que las pueblan. Por esto, la investigación Contribuciones del involucramiento a la calidad de la relación y la competencia parental al nivel de seguridad y bienestar de los hijos, transcurrió en tres contextos distintos del país: Santa Marta, Cali y Bogotá, e incluyó a 422 familias de estas ciudades para explorar el rol actual del padre de familia en Colombia, distinguiéndolo por regiones.

La apuesta de esta investigación fue la de estudiar al padre, pero no de forma individual. Por un lado, leer a la familia como todo un sistema y ver cómo resolvían sus problemas, cómo enseñaban a las nuevas generaciones a enfrentar las dificultades, cómo vivían el bienestar familiar, etc., y, por otro lado, ver aspectos tanto de mamá como de papá: qué hace cada uno en términos de cuidado, la crianza de los hijos, la economía, las labores del hogar; aspectos de la vida tan sencillos pero tan dicientes como ¿el papá realmente se sienta a ayudarle a aprender las tablas de multiplicar a los niños?, y con ello determinar cómo son estos nuevos padres de la sociedad contemporánea.

Los resultados que evidencia el estudio parecen ser alentadores, pues esta aseveración de la figura paterna como simple proveedor de recursos de la casa, lo que no deja de ser una responsabilidad básica importante, hoy pasa por una transición, la que Bermúdez identifica como la transición del nuevo padre. Papás que actúan de formas que en épocas pasadas habrían sido inimaginables: están pendientes de la salud de sus hijos, ya preguntan más por quiénes son sus compañeritos, se preocupan más por sus sentimientos, asumen la responsabilidad de llevarlos a las actividades, y los hijos, incluso, se convierten en sus mejores amigos. “Yo recuerdo a un papá que me decía ‘mire, mi mejor amiga es mi hija, es con la que yo me puedo abrir (era una niñita de 8 años), yo a ella le cuento todo y le digo cómo me fue en el trabajo’” relata el psicólogo.

Rol-del-padre-interna

El nuevo padre está en medio de nosotros

Pedro* es uno de estos nuevos padres, tiene un empleo de medio tiempo en una empresa de importaciones y exportaciones. Aun así, no sufre de apuros económicos pues su esposa tiene un empleo a tiempo completo con una muy buena remuneración. Pedro, a pesar de no tener el empleo que quisiera, se siente muy feliz de poder compartir tiempo con sus hijos.

Los de hoy son padres que, como Pedro, “están más involucrados, son más responsables; e independientemente de que muchas veces se rompa el vínculo conyugal reconocen el compromiso que tienen con sus hijos” dice Bermúdez-Jaimes. No obstante, para muchos aún resulta difícil de creer, como la mamá de Pedro, quien critica el hecho que sea él quien lleva a sus hijos al colegio y a otras actividades extracurriculares, los bañe y en muchas ocasiones prepare sus alimentos. “Después de todo, fueron tantos años en los que el machismo se impuso, que pensar en un padre que lleve a su hija al ballet, le haga trenzas para ir al colegio, le dé tete al bebé o lleve a los niños al pediatra, es algo que cuesta creer”, reconoce el psicólogo.

Según la investigación, esta transición tiene mucho que ver con el estrato socioeconómico y la región de la que provenga el padre. Los de estratos altos y bajos son los que menos comparten con su familia y “tienen el mismo argumento: tengo que buscar la comida”, expresa el investigador. “Supongamos que el de estrato bajo es celador, y de lunes a viernes tiene que salir a las 4 a.m. e irse en bicicleta para llegar al norte de Bogotá. Regresa en la noche y los fines de semana necesitan algo de esparcimiento, por lo que se va a jugar tejo con los amigos, así es su día a día y nunca tiene tiempo para sus hijos. Por su parte, con el padre de estrato alto sucede lo mismo: es el gerente de la compañía, toda la semana está ocupado y el fin de semana se va a jugar golf, pero también tiene poco tiempo para sus hijos” complementa Bermúdez.

En cambio, los que están en estratos medios, como Pedro, son los que hacen todas las maniobras para lograr mantener cierta calidad de vida. “Hemos encontrado que curiosamente eso también ha transformado nuestra propia identidad de género, porque estos son varones que ya no tienen dificultades para expresar libremente su lado femenino. Por ejemplo, en mi caso, yo comparto mis sentimientos, yo también me siento y veo El Rey León con mi hija y lloro”.

En relación con las regiones, Bermúdez-Jaimes encontró que, en la región del Valle, desde el punto de vista afectivo, los padres son los que más se involucran con sus hijos “tal vez porque ancestralmente ha sido así”, asegura el investigador. Los que son más lejanos son los de la Costa Caribe, pero son los que creen ser mejores papás. Al respecto el investigador dice que “eso tiene que ver con un fuerte peso del machismo que hay en la región”. Bogotá está en el medio, pero son los que más participan en el cuidado y la crianza de los hijos.

Evidentemente hay diferencias significativas y esto también influye en el bienestar no solo de sus hijos sino en el de toda la familia.

La realidad es que “los padres no son esenciales, porque cómo se explicaría la cantidad de hogares monoparentales de hoy en día en la población latinoamericana, que alcanzan el 48% ¿Acaso todos esos niños son desgraciados o tienen una vida terrible? No. Pero los padres, evidentemente, son importantes” señala el investigador javeriano.

En este sentido, decir que todos los padres no son más que un adorno o quienes proveen la economía de la casa es un error. Hoy, tal como lo demuestra esta investigación, hay padres diferentes, más interesados en el hogar y sin temor a reconocerlo.

*Nombre ficticio

Programa Madre Canguro: abrazo de amor

Programa Madre Canguro: abrazo de amor

El embarazo es un periodo de alegría, pero también de preocupaciones que, aunque molestas, hacen parte del proceso. Una de las más latentes y que retumba una y otra vez en la cabeza de las mamás es que el bebé, que llevan en el vientre, nazca bien y sin complicaciones. En ese ‘hogar’ donde deberá estar nueve meses, el pequeño se prepara para su vida en el mundo exterior, idealmente en condiciones saludables.

Ese deseo de los padres por un nacimiento sin complicaciones puede quebrantarse antes de tener a su bebé en brazos el día esperado, pues múltiples factores pueden influir para que nazca antes de tiempo o con bajo peso al nacer. A estos niños se les conoce como prematuros o pretermino y una de las grandes dificultades que tienen que sopesar es que algunos de sus órganos aún no se hayan desarrollado completamente. De hecho, unos de los más afectados son el cerebro y los pulmones.

En estos casos es difícil estar preparados. La frustración por no saber qué hacer es alta y una de sus características principales es la inseguridad. Todo lo negativo que alguna vez pensaron, para ese momento es una completa realidad.

Es allí cuando el Programa Madre Canguro hace su aporte y prepara a la familia para recibir al bebé. Este programa que nació hace más de 40 años en Colombia mejora la salud de los bebés en estado de prematurez y bajo peso al nacer, de una forma más efectiva que cualquier otro tratamiento. Normalmente estos pequeños se recuperan en incubadoras, pero tal como lo han demostrado diversas investigaciones, el canguro alcanza metas que otros métodos no: la calidad del sueño del bebé, reconocimiento del olor de sus cuidadores, la mejoría en el ritmo cardiaco, protección cerebral, y en términos sociales, mamás y papás más empoderados de su rol.

En este video podrá encontrar la historia del Método y Programa Canguro visto desde los ojos de la familia, quienes después de pasar momentos difíciles y de mucha incertidumbre, con el programa han logrado dejar atrás los temores para convertirse en cuidadores de calidad y satisfechos con lo que han alcanzado con un método basado en el abrazo de amor.

Una coproducción de Unijaveriana + Pesquisa Javeriana

Jugar para aprender sobre sexualidad

Jugar para aprender sobre sexualidad

“Yo tenía dificultades de comunicación con mi familia respecto a lo relacionado con la educación sexual. Nunca se abordó el tema de manera profunda, salvo en algunas ocasiones en las que la mayor preocupación de mis padres se concentraba en no dejar a una mujer embarazada y, en caso de hacerlo, repetirme que tendría que dejar mis estudios para ponerme a trabajar y responder por el bebé”, recuerda Juan Pablo Guzmán, comunicador de la Pontificia Universidad Javeriana Cali y creador de Consexuados.

Estaba por entonces en la última etapa de su carrera y justo acababa de separarse de su compañera de trabajo de grado. Buscando una solución a esta sinsalida, acudió a sus profesores, se reunió con Linda Teresa Orcasita, del departamento de Ciencias Sociales y quien lideraba la investigación “Procesos de comunicación entre padres e hijos adolescentes frente a la toma de decisiones en sexualidad en dos municipios priorizados por el CONPES 147”, a quien manifestó su interés de sumarse al proyecto. La respuesta fue positiva.

“Durante mi participación me di cuenta de que había muchas diferencias entre lo que chicos y padres quieren abordar respecto a sexualidad; los jóvenes se encuentran en un momento de exploración, de dudas, de inquietudes, de comparaciones, mientras los papás tienen un discurso más desde la protección, el autocuidado, una posición muy moral. Descubrimos, además, la existencia de mitos entre los chicos que para ellos era información real, como saltar después de una relación sexual para no quedar embarazados o eyacular por fuera para que no exista peligro, entre muchos más”, explica Guzmán, quien, con este aprendizaje, diseñó una estrategia de Información, Educación y Comunicación (IEC) que sentara a padres e hijos en un espacio común, donde se generara un diálogo real y profundo respecto a temas de sexualidad.

Así nació Consexuados. De acuerdo con las investigaciones realizadas dentro del proyecto, se concluyó que su aporte era valioso dentro de la estrategia de prevención de embarazo adolescente que perseguía el Documento CONPES 147 de 2012, y que derivaría en la Política Nacional de Sexualidad, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos de 2014.

Según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud de 2015, en Colombia se presentaron 6.108 casos de embarazos adolescentes entre los 15 y los 19 años, los cuales tienen un impacto directo en la deserción escolar en todo el país, que oscila entre el 30% y el 50%. Adicional a esto, se estima que el 52,7% de los casos de VIH se presentan entre los 20 y 39 años de edad.


La puesta en marcha de la estrategia

Aquel objetivo, reunir en un mismo espacio a padres e hijos a hablar sobre la sexualidad, fue, en realidad, el primer desafío al que se enfrentaron los creadores de la estrategia. Cada una de las fases de investigación revelaron dificultades evidentes en los procesos de comunicación sobre sexualidad en familia, dentro de las cuales se destacaban el miedo que sentían los jóvenes para abordar estas temáticas con sus padres por el riesgo a ser juzgados y, por otro lado, la visible evasión para dialogar con sus hijos al respecto.

Por esta razón, Juan Pablo Guzmán pensó que la manera más adecuada para incentivar estos encuentros sería a través de un juego, teniendo en cuenta postulados de la UNESCO y diversas teorías psicológicas que afirman que esta estrategia permite espacios de apropiación reflexiva común, donde se tiene en cuenta qué piensa el otro y en el que los participantes se encuentran en igualdad de condiciones.

La segunda dificultad fue la selección del tipo de juego. Para resolverla, el equipo, compuesto inicialmente por la directora del trabajo de grado y el estudiante, se basó en el parqués.

“Me interesa rescatar los espacios físicos donde nos sentemos padres e hijos a divertirnos, donde nos reunimos a pasar un buen rato. Además, quise distanciarme de las apropiaciones tecnológicas que, en ocasiones, nos alejan más de lo que nos unen; este era un tema en el cual era necesario buscar esta cercanía, promoverla y, en los casos más extremos, crearla, ya que en algunas familias es un rasgo casi inexistente” explica Guzmán.

Adelantó entonces un trabajo colaborativo interdisciplinar  con la perspectiva de las carreras de Comunicación, Psicología y Diseño de la Comunicación Visual de la Javeriana Cali, para crear una estrategia integral que acercara a las familias en torno a un tema considerado tabú y romper las barreras que dificultan la comunicación sobre estos temas.

Fue necesario, adicionalmente, definir las bases teóricas del juego, las cuales están soportadas por los conceptos de Eusebio Rubio, Ph.D en sexualidad humana. “Nosotros entendimos la sexualidad como el rasgo característico de la vida humana, que, de acuerdo con Rubio, tiene cuatro componentes: reproductividad, género, vínculo afectivo y erotismo. Estos son para el juego los cuatro grandes componentes de la sexualidad”, comenta Guzmán.

Generar este tipo de diálogos al interior de los hogares no era tarea fácil, sin embargo, la dinámica propuesta en Consexuados facilita la comunicación entre padres e hijos respecto a sus conocimientos y concepciones sobre la sexualidad, permitiendo el crecimiento y aprendizaje mutuo. Por esta razón, el juego no solo se enfoca en la prevención de embarazos y evitar la transmisión de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) sino que trasciende a temas tan importantes como la diversidad sexual y el autocuidado.

Juan Pablo Guzmán, comunicador de la JAveriana Cali y creador de Consexuados.
Juan Pablo Guzmán, comunicador de la Javeriana Cali y creador de Consexuados. / Cortesía


¿Cómo se juega Consexuados?

El juego va dirigido principalmente a las familias en cualquiera de sus diversas conformaciones:

  • Monoparental: hija o hijo y un progenitor.
  • Ensamblada: hija o hijo, progenitor y su pareja estable.
  • Nuclear: padre y madre de familia, hijo y/o hija adolescente.

Sin embargo, también es posible jugarlo entre un grupo de participantes sin vínculo familiar en tanto cada uno  asuma un rol, ya sea el de padre, madre, hijo e hija.

Todos los participantes deben girar la ruleta uno por uno y, aquel que obtenga la opción “¡Juega!”, iniciará la partida; éldebe girar nuevamente la ruleta hasta caer en una de las casillas que corresponden a las tres categorías de análisis, nombradas así:

  • Qué sabemos: conocimientos sobre sexualidad
  • Qué hacemos: actitudes frente a la sexualidad
  • Qué hablamos: prácticas comunicativas

El juego tiene un total de 150 cartas que se dividen en dos tipos: unas diseñadas para adultos y otras, para los jóvenes; ellas, a su vez, se subdividen en tres colores que corresponden a las categorías mencionadas anteriormente, dando un total de 25 cartas por cada situación.Si la persona que tiene el turno desempeña el rol de joven, un adulto tomará la carta y leerá la pregunta en voz alta y viceversa. Dependiendo de la categoría, quien tenga el turno deberá responderla, hacer una representación (dibujo), cumplir un reto o hablar desde su experiencia personal.

Las tarjetas con preguntas abiertas tendrán una respuesta para explicar el tema si alguien no puede, no sabe responder o falta algún aspecto por mencionar. Si la persona responde correctamente, gana un punto a consenso de todos los participantes en una escala de uno (puntuación más baja)  a tres (la más alta). Si guarda silencio o responde incorrectamente, a consenso del grupo, se le impone una penitencia al participante.

Una vez respondida la pregunta o cumplida la penitencia, otros participantes tienen la posibilidad de responder o compartir su opinión frente al tema tratado, siempre respetando el orden del juego y la opinión de los demás.

Para la continuidad del juego, cuando alguien responda, la persona a su derecha debe hacer girar la ruleta, y así sucesivamente. Existe la posibilidad de que otro adulto del juego pueda preguntarle a un adolescente diferente a sus hijos, y viceversa, de acuerdo al consenso del grupo. Aquel que complete la mayoría de puntos en 10 rondas será el ganador.

Se dispone de un cuadernillo con hojas blancas para escribir los puntos de cada participante  y para utilizarlo las respuestas que requieran dibujar y escribir, al igual que un sobre de color violeta para depositar en él las cartas con las preguntas hechas en cada ronda y garantizar que no se formulen nuevamente.

El pasado 5 de abril, Consexuados fue reconocido por la Javeriana Cali como trabajo de grado meritorio con mención de honor, yen este momento se encuentra en proceso de comercialización a través de la búsqueda de alternativas de financiación para su difusión, como participación en convocatorias de apoyo interno y externo. Adicionalmente, la intención es promoverlo en organizaciones que trabajen sobre los temas de salud y sexualidad en Colombia.