En la piel también se reflejan síntomas de COVID-19

En la piel también se reflejan síntomas de COVID-19

“Esta enfermedad es tan rara que ayer me tumbó a la cama un dolor de cabeza terrible y se me inflamaron las articulaciones de una forma muy extraña, y hoy amanecí con estas ronchitas que no sé qué son”, dice Manuela* mostrando sus codos. “No me duelen pero me pican”. Está en el día diez de aislamiento, después de haber sido diagnosticada con el actual coronavirus. A sus 35 años, maneja los síntomas en casa y hace parte del grupo de personas a las que la reacción en la piel no se ha escapado de los efectos de la COVID-19.
Los primeros en reportar lesiones en la piel de personas con el virus hacen parte de un grupo de investigadores chinos que describieron las características de 1.099 pacientes de 522 hospitales. Dentro de los síntomas referenciados destacan los ya conocidos como fiebre, dolor de cabeza, tos, entre otros; sin embargo, la aparición de un ‘rash’ (erupción cutánea) en el 0,2% de la población del estudio empezó a calar en la mente de los especialistas.

Posteriormente, en Lombardía (Italia), el doctor Sebastián Recalcati estudió 148 casos, que eran positivos para la enfermedad provocada por SARS-Cov 2. En este proceso se excluyeron 60 pacientes que habían ingerido medicamentos en los últimos dos días y de los 88 que quedaron, 18 presentaban alguna afección en la piel, es decir, el 20.4% de la población estudiada: 14 con lo que se denomina ‘rash eritematoso’, tres con urticaria generalizada y una con una erupción tipo varicela, todas localizadas en el tronco.

Estos dos estudios, según la doctora y dermatóloga javeriana, Silvia Castello y la residente de dermatología de la misma universidad, Juliana Ordóñez, dieron paso a otras publicaciones, una de las más importantes, aseguran, fue la liderada por la doctora Cristina Galván Casas, primera en clasificar las diferentes manifestaciones cutáneas evidenciadas en el cuerpo de las personas con presencia del virus. “Recolectaron de forma casi maratónica, durante 15 días, 375 casos de toda España con fotografías que fueron evaluadas por cuatro dermatólogos expertos en morfología y semiología cutánea y lograron hacer una clasificación de las cinco manifestaciones (patrones) de la Covid-19 en la piel”, explica Ordóñez.

¿Cómo se puede manifestar en la piel?

Dentro de los patrones descritos por Galván, en primer lugar están las erupciones acrales que se presentaron en el 19% de la muestra y son similares a la perniosis (enfermedad inflamatoria de la piel que resulta de la exposición al frío y la humedad o puede estar asociada con enfermedades como el lupus eritematoso, y principalmente aparece en manos y pies). Algo importante es que estas lesiones suelen ser asimétricas entre una extremidad a otra y pueden ser intercaladas, expone la doctora Ordóñez. Eso quiere decir que, por ejemplo, un dedo está totalmente afectado, el otro no y así sucesivamente, y es común encontrarlas especialmente en niños y en personas jóvenes.

Covid-piel1

“Usualmente estas lesiones inician posterior a los síntomas respiratorios en el 60% de las personas. Por eso, la mayoría de estos pacientes, según la teoría, tenían un PCR negativo, debido a que eran manifestaciones en piel tardía, eso quería decir que el virus probablemente ya no estaba presente. Tienen un buen pronóstico y duran cerca de 12 días”, explica Ordóñez.

Por otro lado, están las erupciones vesiculares, presentes en el 9% de los pacientes estudiados. Estas, a diferencia de lo que podría ser una varicela, consisten en pequeñas lesiones muy similares entre ellas (monomórficas) que se han encontrado principalmente en el tronco. Pueden tener contenido hemorrágico y contraer lesiones a manera de costra; aparecen con síntomas de fiebre, tos, dolor de cabeza, debilidad y demás, propios de la Covid-19. Al respecto, Ordóñez complementa que “los niños también pueden presentar un patrón similar y según lo que se ha descrito en la literatura, es común en edades intermedias (45 años); está asociado a un pronóstico general intermedio, aparece antes o al mismo tiempo que los problemas respiratorios, tiene una duración de aproximadamente diez días y es de gravedad intermedia”.

Covid-piel2
Otro patrón es el de las lesiones urticariformes, evidenciadas en el 19% de los pacientes, principalmente visibles en el tronco o dispersas por todo el cuerpo. En esta agrupación llamaba algo la atención en la descripción que hacía Galván. La doctora Ordóñez explica que era el grupo que había consumido más medicamentos asociados a la posible reproducción de la lesión en la piel, por lo que no se sabe si el efecto era propiamente producto de la Covid-19 o de la medicina. Según Galván, estas predominan en edades intermedias (48 años) y están asociadas a un pronóstico más grave con una duración de seis a siete días.

Covid-piel3
Por su parte, las lesiones máculo-pápulas hacen parte del cuarto grupo, encontradas en el 47% de los casos más graves. “Vemos que son reacciones agudas en la piel, con bordes irregulares y mal definidos que, si nos acercamos un poco más a verlos, presentan una descamación que va del centro a la periferia”, explica la dermatóloga Ordóñez.

Covid-piel4
En este mismo grupo destacan otras como las erupciones pseudovesiculares, que tienen acumulación de líquido (edema). De estas, la doctora Ordóñez señala que en la fase crónica se pueden evidenciar lesiones con un aspecto que incluso llegan a parecerse a tumores.

Covid-piel5

En esta variación se encuentran otras subclases como las de tipo de exantema periflexural, que se caracteriza por una erupción en grandes miembros como la axila, los laterales del tronco y la zona inguinal. También está el patrón morbiliforme, el cual se parece al sarampión y son lesiones rojas de dos a diez milímetros; o el entema, es decir, un salpullido en las membranas mucosas de nariz, boca.

Covid-piel6

Por último, está el patrón livedo-reticularis o necrosis, presente en el 6% de los casos, caracterizado por la decoloración rojiza y azulada de la piel. Este se ha sido más visible en pacientes de mayor gravedad y más edad.

Con esta clasificación queda claro que las manifestaciones por presencia del SARS-Cov2 se muestran de formas muy variadas. El caso de Manuela representa solo una de las múltiples experiencias de reacciones en la piel por presencia de la COVID-19 o por los medicamentos suministrados. Hay marcas cutáneas que pueden ser muy similares a otras anteriormente vistas, subraya la dermatóloga Castello, por lo que su distinción es más compleja. Recomienda al personal que está atendiendo casos con Covid-19 sospechar de la presencia de estas afecciones en la piel, por un lado, para pensar en una infección por SARS-Cov2 o por otro, para evidenciar reacciones adversas a medicamentos. Para la dermatóloga Ordóñez “no todo es Covid y muchos de los medicamentos que se están usando ahora tienen manifestaciones en la piel”.

Ahora, como efecto secundario del uso de los elementos de protección personal (EPP), las alteraciones en la piel son evidentes. Por ello las expertas javerianas Castello y Ordóñez invitan a visitar las recomendaciones dispuestas por la Asociación Colombiana de Dermatología.

 

* Fotografías tomadas de Classification of the cutaneous manifestations of COVID‐19: a rapid prospective nationwide consensus study in Spain with 375 cases.

* Nombre modificado por solicitud de la fuente.

El lupus, una condición difícil de diagnosticar

El lupus, una condición difícil de diagnosticar

Con la voz joven de una niña que no supera los 15 años de edad, pero con la propiedad y madurez que puede tener cualquier persona mayor, Andrea Poveda se aferra a un muñeco con rostro de mariposa. “Cuando todo inició, yo no sabía qué era lo que tenía, no sabía lo que me estaba sucediendo y tampoco me imaginaba lo que mis papás estaban viviendo en ese momento”, afirma. A los 9 años, fue diagnosticada con lupus y asegura que vivir con esta enfermedad es posible, pues esta condición no la hace inválida (Conozca su historia y la de otras personas en el video al final de la nota).

Son nueve mujeres de cada 10 personas que como ella padecen esta enfermedad autoinmune, término que de por sí incita a muchos a recrear una imagen de miles de células del cuerpo poniéndose en contra de él para atacarlo. “En estas patologías lo que pasa es que el sistema inmune está confundido y en lugar de montar respuesta contra lo que tiene que atacar, que son las bacterias, los virus y todas las amenazas, te ataca a ti mismo”, señala la PhD. en Ciencias Biológicas y profesora javeriana, Luz Stella Rodríguez Camacho, quien con una larga trayectoria en investigación sobre lupus explica las particularidades de esta condición, rompe mitos y asegura que sí se puede vivir con ella.

Enrojecimiento con forma de alas de mariposa en el rostro, dolor intenso en las articulaciones, fatiga extrema, falta de energía, dolor de cabeza, pérdida de cabello, sensibilidad a la luz solar y úlceras en la boca, son algunos de los signos de alarma que puede experimentar una persona. Sin embargo, “las manifestaciones sintomáticas no siempre son las mismas, estas son muy variables e inespecíficas en cada uno de los casos”, asegura la doctora Rodríguez, razón por la que resulta tan difícil de diagnosticar.

“Existen diferentes clases de lupus, hay unas que solo comprometen la piel (se le llama lupus discoide) y otras como el LES (Lupus Eritematoso Sistémico), que es cuando hay un ataque a muchas partes del cuerpo llegando a atacar hasta a algún órgano específico”, aclara. Pueden verse afectados órganos como el riñón, el corazón o el pulmón; incluso el lupus neuropsiquiátrico, genera daños en una parte del cerebro. “Casi el 40% de las personas con lupus tienen un compromiso renal y empiezan a hacer proteinuria, es decir, que pierden proteínas por la orina”, explica.

La procedencia de esta patología es incierta, por lo que prevenirla resulta casi imposible. Se cree que las causas están relacionadas con una interacción entre factores genéticos, hormonales y ambientales que llevan al desarrollo de la enfermedad. Al respecto, la investigadora complementa: “también se ha visto que los bajos niveles de vitamina D posiblemente pueden predisponer su desencadenamiento, al igual que el consumo activo de cigarrillo, pero siguen siendo controversiales los estudios sobre ello y en general estos hallazgos se han encontrado en pacientes con otras enfermedades autoinmunes como artritis. Lo que sí es cierto es que esta enfermedad puede afectar a cualquier persona sin distinción de edad o raza, siendo más común en las mujeres de edad fértil, entre los 15 a los 44 años”.

Una vida con lupus

Las personas con esta afección se caracterizan por vivir el día a día con poca planeación, pues además de ser una patología crónica, las enfermedades autoinmunes se caracterizan por tener picos de actividad. Esto quiere decir que “hay días en los que pueden experimentar síntomas de manera exacerbada y días en los que, por el contrario, todos esos signos se apagan, es decir, que el cuerpo se encuentra en una fase de remisión”, comenta Rodríguez, por lo que en esta ‘montaña rusa’, una jornada laboral o de estudio puede ser muy productiva o una en el que físicamente la persona no se sienta en la disposición de poder enfrentarlo con normalidad.

Para quienes se preguntan si esta condición tiene cura, la respuesta es no, y esta es una verdad difícil de aceptar tanto para los pacientes como para las familias, cuenta la profesora. Por esto, la mejor forma de controlar los síntomas, prevenir complicaciones y mejorar la calidad de vida es con un tratamiento cuidadoso y constante. “Lo que se busca médicamente es que el sistema inmune se apague un poco, con fármacos como los glucocorticoides, antiinflamatorios e inmunosupresores. Sin embargo, una de las complicaciones que hemos evidenciado es que a veces cuando los pacientes están en una fase inactiva creen que pueden dejar el tratamiento y lo que esto hace es acelerar otra vez el pico de actividad”, complementa la investigadora.

Como se espera que una persona con diabetes evite el azúcar y probablemente se inyecte insulina, el lupus también es una condición que hay que aprender a regular con medicina, dice la doctora, haciendo un llamado a que por molesto que sea estar consumiendo todo el tiempo múltiples fármacos, “la idea es que una vez la persona empiece el tratamiento se adhiera a él de por vida y este pueda irse modificando de acuerdo con la condición, siempre de la mano del médico encargado: un reumatólogo”.

El apoyo familiar, una de las medicinas más potentes

El proceso de aceptación de la enfermedad no solo es difícil para la persona diagnosticada; para la familia también resulta todo un reto. “Les cuesta creer que alguien que se ve bien físicamente (por eso se habla del lupus como una enfermedad invisible) y se desempeña de forma eficaz con regularidad, tenga momentos en los que no quiere pararse de la cama o le cueste realizar actividades sencillas y cotidianas como abrir una puerta, lavar los platos o peinarse; ahí vienen preguntas como, ¿qué le está pasando?, ¿es pereza o falta de energía?, ¿realmente es una enfermedad?, ¿es solo su estado de ánimo?”, explica la investigadora.

Descargue aquí la cartilla ´La vida es posible con lupus’

A estos cuestionamientos se suma la fase de negación de la persona con lupus: enfrentar los cambios físicos que pueden generar los medicamentos (cachetes gruesos o subidas inesperadas de peso) o recibir los comentarios sociales que pueden aparecer a partir de estos como “estás como gordito/a”, ejemplifica la doctora. Todo esto puede desencadenar afectaciones del estado emocional y del ánimo, ideas desesperanzadoras, falta de ánimo, síntomas depresivos o creer que la vida llegó a su fin con el diagnóstico, entre otros.

Al respecto, la psicóloga María Carolina Sánchez, especialista en psicoterapia con pacientes de lupus, explica: “una de las primeras cosas que afecta a la persona es afrontar que tiene una enfermedad con la que va a tener que convivir durante toda la vida. Esto hace que pase por muchos altibajos emocionales –tristeza, impotencia, rabia, incertidumbre frente al futuro”. Por esto, el trabajo psicológico está encaminado a que diariamente las personas vean al lupus como un amigo más que como un enemigo.

La invitación para las personas que tienen esta condición, según las expertas, es buscar apoyo en fundaciones especializadas como alternativa para sobrellevar las adversidades que se presentan en el camino del entorno directo e indirecto de la patología. Además, recomiendan tomar conciencia de que la vida no se acaba con el diagnóstico y que el primer paso es promover el autocuidado. “Los sueños no van a cambiar, no cambia ni el qué ni el para qué, tal vez sí el cómo, pero en eso está la vida, en encontrar respuestas a cómo hacerlo”, aseguran. “Se trata de mirar qué modificaciones hay que hacer en la vida para poder continuar, reconociendo que el lupus no es el límite, sino una nueva condición de vida”, finaliza Rodríguez.