Los secretos de los murciélagos

Los secretos de los murciélagos

“Ya se demostró que los murciélagos son los portadores naturales de este tipo de virus, pero ellos no son los responsables de transmitirlo a los humanos”. Así defiende a estos mamíferos alados la microbióloga Claudia Cuervo, refiriéndose a la gran familia de coronavirus, al cual pertenece el SARS-CoV2, causante de la enfermedad COVID-19, que cada día suma más personas fallecidas en todo el planeta. Pero aún no se sabe cómo este virus en especial, la actual oveja negra de la familia, recorrió el largo camino que le permitió la llegada al humano.

La pandemia fue la excusa de la Facultad de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Javeriana para organizar encuentros con diferentes miradas sobre los temas de coyuntura. Y el murciélago ha sido uno de ellos. Por eso se unió con la Facultad de Ciencias en un webinar en el cual fue posible incluso escuchar los diferentes sonidos que emiten algunas de las diferentes especies.

El relato de infancia de la profesora Marta Cabrera, con doctorado en comunicación y estudios culturales, describe la casa de sus abuelos en Garzón, Huila, por cuyos tejados se colaban los llamados chimbes, “y con suerte podían volver a salir”, dice; “se les expulsaba a escobazos”. Desde entonces, entre “sapos y caracoles gigantes, enjambres de insectos desconocidos y culebras”, los murciélagos fueron los que captaron su atención. “Me encantaban su velocidad, sus chirridos, y cuando pude echarle mano a uno, la forma de su cuerpo y la arquitectura increíble de sus alas cuando se despliegan”, relata. Y eso fue lo que la cautivó. Luego no se perdía película donde los protagonistas fueran murciélagos y vampiros.

Ese episodio ilustra lo que dicen los biólogos: el murciélago ha ido conquistando diferentes espacios, ya sea en su originaria cueva o aleteando por los aires de casonas, ranchos o enramadas. Tienen una gran capacidad de adaptación a diferentes ambientes porque están en el planeta mucho antes de que apareciera el ser humano. Hoy se les ve en toda la Tierra, a excepción de los polos.

“Son indicadores de la salud o el estado de los ecosistemas”, afirma el biólogo Jairo Pérez-Torres. Al alimentarse de frutos, los murciélagos frugívoros ingieren y dispersan las semillas que regeneran bosques y áreas degradadas; los insectívoros consumen grandes cantidades de insectos, lo que tiene dos efectos benéficos: ayudan a controlar plagas de los cultivos y a disminuir la población de aquellos que transmiten enfermedades como el dengue o la malaria. “En las cuevas cada individuo puede llegar a consumir hasta diez gramos de insectos por noche, lo que favorece industrias como la de algodón, el maíz, el frijol y el arroz”, precisa el investigador. Y de acuerdo con datos que presentó durante el webinar, en el norte de México se calcula un ahorro entre 2.800 y 4.000 millones de pesos colombianos en plaguicidas.

Este investigador, experto en ecología de murciélagos, los conoce como la palma de su mano. Cuenta que además unas especies se alimentan del néctar de las flores, lo cual promueve la polinización de muchas plantas tropicales. Algunos comen ranas y por tanto son carnívoros, pero de las 1.421 especies que existen a nivel mundial solo tres se alimentan de sangre. Las tres están en Colombia.

Los hay sociales; a otros les gusta la soledad y solo se agrupan cuando llega la época reproductiva. Tienen diferentes formas y sus rostros tienen características muy definidas, unos son orejones, otros tienen la lengua tan larga como su propio cuerpo, unos son blancos, otros negros y también están los que lucen rayas que les sirve para camuflarse. Son longevos: pueden durar hasta 44 años.

Pérez-Torres desmitifica algunas creencias: “no son ciegos, no fuman, no son de mala suerte, no son ratones con alas, no son aves, no se enredan en el pelo, no son plagas”. Por el contrario, argumenta, ofrecen pistas que podrían beneficiar la salud humana. “La saliva de los murciélagos hematófagos tiene sustancias anticoagulantes; el control de la capacidad metabólica ayuda a la regeneración celular; tienen termo receptores para detectar sus presas y un sistema inmunológico potenciado resistente a muchos virus”.

Y hablando de mitos, el murciélago sí que ha sido protagonista en las diferentes culturas desde tiempos ancestrales: en la cultura zapoteca mexicana era el dios de la fertilidad, en la maya representaba los sacrificios, en la azteca era asociado a la muerte, mientras en otras culturas los murciélagos se vinculan a representaciones de la noche, el inframundo o la sangre. En la tradición judeo-cristiana se le considera un animal ‘impuro’.

En un plano de representación sensiblemente diferente, “los bocetos de Leonardo da Vinci reflejaron cómo la anatomía de las alas del murciélago inspiraron sus diseños de un artificio volador”, dijo el antropólogo Carlos del Cairo, demostrando que “los murciélagos son un significante muy poderoso y complejo para muchas sociedades humanas del pasado y del presente”.

Al recorrer diferentes épocas y culturas, Del Cairo explicó el “carácter liminal que muchas sociedades le atribuyen al murciélago, al clasificarlo como una especie que articula dominios tan contrastantes como el de la fertilidad y la muerte, la admiración o el temor”.

 

Murciélago y enfermedades

La investigación científica que lidera la profesora Cuervo se concentra en las enfermedades infecciosas, aquellas producidas por diferentes microorganismos y transmitidas por animales, entre ellos los murciélagos. Ha estudiado parásitos y bacterias que producen infecciones en humanos y animales como la Leptospira spp. y la Bartonella spp. Estas bacterias pueden estar presentes en los murciélagos, pero para que lleguen al ser humano necesitan de intermediarios como pulgas, piojos o garrapatas, que pican a los quirópteros y luego hacen lo mismo con el humano.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), “alrededor del 60% de todas las enfermedades infecciosas en los humanos y 75% de las enfermedades infecciosas emergentes son zoonóticas, es decir que son transmitidas desde los animales a los humanos”.

Y van en aumento. Los murciélagos “tienen una característica bien interesante desde el punto de vista de las enfermedades infecciosas y es que vuelan, lo que les permite atravesar grandes barreras, (ríos, montañas) y favorece una mayor dispersión del patógeno”. Además, varios análisis señalan que los murciélagos tienen un sistema inmune que los protege muy bien de las infecciones, por eso es tan interesante su estudio, explica Cuervo.

“Con nuestra investigación queremos saber cuáles especies de estas bacterias están presentes en los murciélagos y cuáles son zoonóticas para el humano”, continúa. “Hasta el momento hemos encontrado que los murciélagos son portadores de las bacterias y que las especies de Bartonella spp. presentes en la población de murciélagos de la cueva Macaregua, que es nuestro sitio de estudio, varían de acuerdo con su dieta”,  le contó Cuervo a Pesquisa Javeriana; “si son frugívoros o insectívoros, los murciélagos tienen unas bacterias particulares”. Pero la cuarentena ha retrasado el estudio y aún no hay resultados concluyentes.

 

¿Alguna lección del coronavirus?

Por qué los murciélagos no sufren las enfermedades que producen virus, bacterias y hongos que cohabitan en su organismo es aún un interrogante. Lo que sí está comprobado es que son portadores de microorganismos que pueden producir enfermedades a los humanos.

Pero aún es incierto el origen del SARS-CoV2 y cómo llegó a infectar al primer humano. En eso está la comunidad científica mundial porque si se comprende de dónde proviene, es posible identificar y aislar la fuente, y así evitar nuevas introducciones del virus en la población humana, de acuerdo con la OMS. También ayuda a comprender la dinámica desde el comienzo del brote y el desarrollo de terapias y vacunas.

Lo que sí es cierto, advierte la profesora Cuervo, es “que las enfermedades infecciosas no son culpa del murciélago”. Sobre la pandemia que está viviendo la humanidad invita a “repensar la forma como nos relacionamos con los ecosistemas silvestres”. Y desde su mirada científica asegura que “tenemos que empezar a entender cómo evolucionan los microorganismos en estos ecosistemas. Cómo logran saltar de un animal a otro. Tenemos que ampliar la visión y empezar a estudiar a los microorganismos antes de que produzcan enfermedad en los humanos, debemos conocerlos y entender cómo conviven entre las especies silvestres”, complementa.

Por su parte, el biólogo Danny Rojas, del departamento de Ciencias Naturales y Matemáticas de la Javeriana, seccional Cali, y quien lideró la conferencia virtual Coronavirus, murciélagos, vacunas y cómo desacreditar la desinformación, asegura que “no se ha encontrado este virus en ningún individuo de esta especie animal”. Con más de 15 años de experiencia en el estudio de ecología y la evolución de murciélagos confirma que los murciélagos son portadores de esta familia de virus, pero no de este que se ha denominado SARS-COV2.

Recuerde que este 26 de julio hablaremos sobre el tema en el programa Desafíos de RCN y por Javeriana estéreo 91.9 fm el lunes 27 de julio a las 7 pm.

El abecé de los virus

El abecé de los virus

Durante los últimos años el mundo ha conocido noticias acerca de múltiples virus que producen enfermedades infecciosas como Ébola, que del 2014 a 2016 golpeó extensamente a África Occidental; la gripa porcina A H1N1, transmitida por contacto directo o indirecto con cerdos, que en 2009 dejó 900 casos mortales en Europa y América, y el Síndrome Respiratorio Agudo Grave SARS, que se propagó en 2003 a más de 8.000 personas.

Aunque los síntomas de estas enfermedades respiratorias son comunes –gripa, tos, mucosidad y alteraciones estomacales–, la alerta internacional por el reciente 2019nCoV de Wuhan (China), un coronavirus que a la fecha ha dejado más de 1600 personas muertas, ha suscitado incertidumbre respecto a la evolución futura de esta epidemia.

Con el fin de comprender cuáles son las condiciones necesarias para la propagación del 2019nCoV, qué tan masivo puede llegar a ser y cuál es el comportamiento de los virus en las personas, Pesquisa Javeriana consultó a María Fernanda Gutiérrez, especialista en virología y doctora en ciencias biológicas de la Pontificia Universidad Javeriana, acerca de estos temas.

Virus_Coronavirus_1

Virus_Coronavirus_2

Virus_Coronavirus_3

Virus_Coronavirus_4

Virus_Coronavirus_5

Virus_Coronavirus_6

Virus_Coronavirus_7

Virus_Coronavirus_8

Virus_Coronavirus_9

Virus_Coronavirus_10

Escuche aquí la entrevista completa a la investigadora María Fernanda Gutiérrez acerca de la alerta epidemiológica que está ocasionando el coronavirus 2019nCoV.

Las enfermedades que su mascota le puede transmitir

Las enfermedades que su mascota le puede transmitir

¿Alguna vez ha visto a un perro rascarse intensamente las llagas de su cuerpo? Imagine que es el suyo y que luego de unos días, tras acariciarlo en repetidas ocasiones, se da cuenta de que su piel presenta un enrojecimiento similar al de su mascota. Puede ser que su animal tenga un hongo o un parásito y que se contagió debido al contacto tan cercano que tuvo con él. Estas enfermedades infecciosas transmitidas entre animales y humanos son conocidas como zoonosis.

La clasificación de esas patologías cambia de acuerdo con su mecanismo de transmisión. Esto significa que hay enfermedades transferidas del humano a animal (antropozoonosis) como la leishmaniasis; mientras que hay otras asociadas con el medio ambiente, los alimentos o insectos que contagian el microorganismo infeccioso como la leptospirosis y la salmonelosis.

La mayoría de ellas son causadas por varios tipos de bacterias, virus, hongos y parásitos. De ahí que en la actualidad existan aproximadamente 1.415 microorganismos infecciosos presentes en los humanos reportados de los cuales el 61% se consideran zoonóticas -patologías transmitidas entre el hombre y los animales-, según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, este dato resulta alarmante en relación con el 1’277.230 mascotas –perros y gatos– que hay en Bogotá actualmente, según el reporte de vacunación antirrábica de caninos y felinos del Ministerio de Salud y Protección Social. Cabe tener en cuenta que la cifra va en ascenso al mismo tiempo que el posible riesgo de transmisión de enfermedades entre los habitantes de la capital y sus animales.

Con el fin de indagar sobre el conocimiento de las zoonosis y sus posibles formas de transmisión, el semillero de Enfermedades Infecciosas Veterinarias y Zoonosis de la Pontificia Universidad Javeriana diseñó y aplicó una encuesta a 163 personas del centro educativo: estudiantes, docentes, personal administrativo, familiares, amigos y egresados.

¿Cuáles son las enfermedades zoonóticas más conocidas por los javerianos? ¿Es posible la transmisión de enfermedades entre el ser humano y los animales? ¿La salud y el bienestar animal son importantes? Estas fueron algunas de las preguntas que abordó el grupo de investigación durante una semana de trabajo de campo.

Con todas estas inquietudes y la idea de aclarar algunos mitos urbanos, el equipo diseñó un cuestionario, que posteriormente analizó con base en las respuestas de los entrevistados.

Las respuestas

Del total de personas encuestadas el 62% indicó tener una mascota y de ese porcentaje el 91.1% afirmó consultar al veterinario en caso de que ésta presentara alguna enfermedad. Así mismo, el 92.1% consideró posible la transmisión de enfermedades entre humanos y animales, siendo la rabia y la toxoplasmosis las más destacadas, mientras que el dengue, influenza, salmonelosis, cisticercosis y criptococosis fueron algunas infecciones con menores porcentajes.

Descubrir que en la comunidad javeriana hay cierto conocimiento sobre las enfermedades zoonóticas fue alentador para dicho grupo de investigación; sin embargo, saben que para las personas esto no es totalmente claro, situación que motiva al semillero a seguir divulgando su labor, en la que la concientización tiene un papel preponderante.

Las vías de transmisión de las enfermedades zoonóticas fue un tema relevante independiente del tipo de animal, ya que los encuestados mencionaron que los rasguños, mordeduras, besos, picaduras de insectos, e incluso el contacto con materia fecal, son los medios de contagio más frecuentes. En ese sentido, surgió la necesidad de plantear algunas estrategias para prevenir transmisiones como hábitos de higiene con las mascotas, la importancia de hacerle un seguimiento al esquema de vacunación, evitar el contacto directo con las heces y realizar la desparasitación periódica del animal.

El manejo de las mascotas

Las mascotas son animales domésticos que brindan protección, apoyo, compañía y asistencia al ser humano y dependen de este para su supervivencia. Entre las recomendaciones que proponen los miembros del semillero antes de adquirir o adoptar una mascota están:

1. Ser consciente de las responsabilidades que tiene el propietario sobre su bienestar propio, el de la mascota y la comunidad.
2. Conocer cómo prevenir la transmisión de las enfermedades zoonóticas.
3. Consumir alimentos perfectamente cocinados.
4. Utilizar agua potable y proporcionarle la misma a su animal.
5. Estar atento de la buena salud de su mascota, incluyendo el esquema de vacunación de acuerdo con la especie.
6. Brindarle alimentación de calidad a su animal, sin dejar de lado en manejo correcto de su materia fecal.

IMG_3014

Más información en el Semillero de Enfermedades Infecciosas Veterinarias y Zoonosis, cuyo correo electrónico es semillero-zoonosis@javeriana.edu.co

Facebook: https://www.facebook.com/Infecciosasveterinariasyzoonosis.PUJ/

Docentes tutoras: Adriana Pulido-Villamarín – Rubiela Castañeda-Salazar

*Andrés Pascagaza, Kelly Méndez, Juliana Noriega, Natalia Triviño, Daniela Rojas, Brigitte Muñoz, Laura Quintero, Jazleidy Rodriguez, Giuliana Lara, Rubiela Castañeda, Adriana Pulido.

Semillero de Enfermedades Infecciosas Veterinarias y Zoonosis. Unidad de Investigaciones Agropecuarias. Facultad de Ciencias. Pontificia Universidad Javeriana.

Virus de vacas presente en mujeres, acertijo sin resolver

Virus de vacas presente en mujeres, acertijo sin resolver

“Si queremos tener un hato sano, vender productos de calidad, y si queremos que este país entre a competir en el mercado internacional por la calidad de sus vaquitas… trabajemos por la erradicación del virus de leucosis bovina (VLB) en nuestro medio”. Esa es la advertencia que hace la viróloga María Fernanda Gutiérrez, quien lleva más de diez años estudiando este microorganismo sin que pueda llegar a una conclusión certera. Ha logrado avances, junto con sus coinvestigadoras Adriana Corredor, Sandra Salas y Nury Olaya, y tiene sospechas de que el virus puede afectar la salud humana.

Juntas han llegado a confirmar su presencia en mujeres con y sin cáncer de seno, pero eso no significa que esté asociado con la enfermedad, aunque así lo hayan asegurado algunos investigadores internacionales. Las científicas javerianas son más cautas y están empeñadas en conocer cómo es que ha llegado el virus al organismo de algunas mujeres, en primer lugar, y si el hecho de que esté navegando por su sangre les puede estar generando algún problema de salud. Para hacerlo van al origen: estudian la composición del virus y su relación con la vaca. Quieren conocer hasta el más mínimo detalle.

Todo empezó a comienzos de este siglo, cuando la profesora-investigadora Gutiérrez descubrió en la literatura científica los avances en los estudios sobre este virus, que fue aislado en 1969 y confirmado como responsable de producir una enfermedad común en el ganado, la leucosis bovina, descrita en 1871. El VLB era un campo donde había mil preguntas por resolver y representaba un gran reto. Así que no había que pensarlo más: a buscar fondos para empezar la investigación en Colombia, heredada de la bióloga y genetista holandesa Gertrude Buehring, hoy en la Universidad de California, en Berkeley.

Con el apoyo de Colciencias, del Hospital Méderi, del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses y de la empresa veterinaria Vecol S. A., y con base en los estudios previos que el grupo de virología de la Facultad de Ciencias de la Javeriana había realizado con muestras del Hospital Universitario San Ignacio (HUSI), se inician dos investigaciones paralelas: un proyecto para buscar el virus en tejido de seno de mujeres con y sin patología de cáncer, y otro para estudiar la prevalencia en los hatos del territorio colombiano y hacerle el seguimiento al virus en su hospedero.

Entre febrero y septiembre de 2014, los veterinarios de Vecol, dentro de su proyecto de sanidad animal, tomaron muestras de sangre de más de 8.000 vacas en 390 hatos de diferentes tamaños, en siete regiones ganaderas del país. Y encontraron que el 43% de los animales y el 68% de las fincas estaban infectados, siendo Villavicencio la región con más altos niveles de virus en sus animales: 91%. Las vacas empiezan a perder peso y a ser menos productivas, razón por la cual generalmente se venden y así continúa la expansión de la enfermedad.

A través de entrevistas con los dueños, concluyeron que compartir jeringas o guantes para realizar procesos veterinarios es uno de los factores de mayor riesgo de contagio, pues se trata de un retrovirus que se comporta de forma muy parecida al VIH: se transmite por sangre y también por fluidos. Pero, ¿cómo llega al humano?

“Hacemos un estudio piloto analizando cortes de carne de consumo ―hígado y chatas― y encontramos que el 50% de la muestra es positivo. Es decir, el virus sí está en esos cortes, que son músculos irrigados con sangre”, cuenta Gutiérrez. Y luego lo buscan en leche cruda, llegando a la misma conclusión. Como por lo general la carne se cocina y la leche ―al menos en las ciudades― se toma pasteurizada, encuentran que el virus desaparece cuando están procesados estos alimentos.

Si llega al organismo, entonces, debe ser por la saliva, pero los virus normalmente se degradan en el sistema digestivo. Otra pregunta sin resolver. En el estudio paralelo, toman muestras de sangre de tejido mamario en mujeres de tres grupos diferentes: las que fallecen y llegan a Medicina Legal, las pacientes de Méderi positivas para cáncer y las que salieron negativas para cáncer en las biopsias. “Y al buscar la presencia viral encontramos una cosa muy particular, y es el último hallazgo que tenemos: un importante número de las mujeres de Medicina Legal, sin cáncer y sin patología, tienen el virus en el tejido mamario. En las mujeres de Méderi tenemos presencia del virus en un 68% en las mujeres sin cáncer y en un 60% en las positivas para cáncer”.

“Para entender cómo entra el virus en el humano miramos si el receptor por el que entra el virus en la vaca ―que está presente en los linfocitos― era el mismo”, explica Gutiérrez a Pesquisa Javeriana. “Y el estudio nos demuestra que efectivamente es el mismo receptor, pero no nos explica cómo puede entrar a las células epiteliales mamarias del humano”.

Mientras se encuentra una cura, las buesnas prácticas veterinarias son clave para evitar la transmisión del VLB.
Las buenas prácticas veterinarias son la clave para evitar la transmisión del VLB.

Para complementar el estudio, el grupo realiza un análisis estadístico. “Encontramos que efectivamente el virus se convierte en un factor medio de riesgo para cáncer de seno”, continúa Gutiérrez, aclarando que entra en el paquete de posibles causas, como el cigarrillo, el consumo de anticonceptivos, la genética, etcétera.

Gracias a un trabajo colaborativo entre los laboratorios de Buehring y Gutiérrez, la microbióloga javeriana Olaya se encuentra en California adelantando su doctorado. “Parte de la discusión es si la relación del virus con el cáncer se trata de asociación o causalidad”, dice, y, con base en estudios previos, añade que la hipótesis es que puede estar participando en procesos asociados con el inicio del cáncer.

En pruebas del laboratorio en Estados Unidos buscan comprobar la capacidad del virus de la vaca para infectar al humano. “A futuro se podrá entender cuáles son los mecanismos y la biología del virus en el humano, sus diferencias y semejanzas con la infección en el bovino”.

Porque aún es un enigma cómo llega el virus al tejido mamario. Lo que sí es claro es que pasa del ganado al humano y eso significa que es un virus zoonótico. “Ese resultado es relevante porque parte de la discusión de la salud animal es el control de los productos alimenticios”, dice Gutiérrez.

Por esa razón el papel que desempeña Vecol es clave, pues tiene el interés de bajar las prevalencias de leucosis. Al no tener vacuna, el trabajo debe enfocarse en los factores de riesgo: evitar el hacinamiento y el uso de jeringas y guantes contaminados, entre otros. En una frase: buenas prácticas veterinarias.

Pero también puede influir en la generación de estrategias y políticas para un adecuado manejo de los hatos, porque allí está la causa. Europa, por ejemplo, está libre del VLB. Y en América Latina el grupo de la Javeriana está incidiendo: “Ya estamos hablando duro, estamos siendo escuchados y ya hay gente a la que le está pareciendo importante tomar cartas en el asunto”, concluye Gutiérrez. “Necesitamos generar políticas públicas que no sean punitivas, sino preventivas. Si tenemos hatos sanos, tendremos animales sanos, productos sanos y gente sana”.

 

Para leer más:

  • Corredor, J. González, L. A. Baquero, H. Curtidor, N. Olaya, M. A. Patarroyo, M. F. Gutiérrez. “In Silico and in Vitro Analysis of boAP3d1 Protein Interaction with Bovine Leukaemia Virus gp51”. Plos One, abril, 2018.
  • N. Olaya-Galán, A. P. Corredor-Figueroa, T. C. Guzmán-Garzón, K. S. Ríos-Hernández, S. P. Salas-Cárdenas, M. A. Patarroyo y M. F. Gutiérrez. “Bovine Leukaemia Virus DNA in Fresh Milk and Raw Beef for Human Consumption”. Epidemiol. Infect., 2017.

 


TÍTULO DE LA INVESTIGACIÓN: Relación entre el virus de la leucosis bovina y el cáncer de seno humano
INVESTIGADORA PRINCIPAL: María Fernanda Gutiérrez
COINVESTIGADORAS: Nuria Olaya, Adriana Corredor, Sandra Salas
Facultad de Ciencias
Departamento de Microbiología
Grupo de Enfermedades Infecciosas
PERIODO DE LA INVESTIGACIÓN: 2004-en curso

La senda para curar a los pacientes de VIH enfermos por cáncer

La senda para curar a los pacientes de VIH enfermos por cáncer

Grupo de Inmunobiología y Biología Celular¿Qué relación tienen el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) y la aparición del cáncer? Aparentemente, ninguna. Pero para Sandra Quijano, bacterióloga, doctora en biología y clínica del cáncer, y docente investigadora del Departamento de Microbiología de la Pontificia Universidad Javeriana, se ha convertido en su motivación para encontrar una solución a dos intensas enfermedades que causan grandes estragos: según la Organización Mundial de la Salud, en 2016 se registraron más de un millón de muertes relacionadas con el VIH, mientras que, en el caso del cáncer, su tasa de mortalidad anual se eleva a más de 8,8 millones de casos.

Ante esta realidad, el Grupo de Inmunobiología y Biología Celular de la Javeriana, liderado por Quijano, adelantó una investigación centrada en buscar la existencia de marcadores en la sangre de pacientes portadores de VIH del Hospital Universitario San Ignacio (HUSI), con el fin de identificar la probabilidad de desarrollo de tumores invasivos y cáncer.  Según la investigadora, estos tumores suelen ser altamente invasivos y causan una elevada tasa de mortalidad entre quienes los padecen.

Esta investigación, titulada Evaluación de la clonalidad B en pacientes VIH positivos en distintos estadios clínicos de la enfermedad y su asociación con la infección con el virus del Epstein Barr, fue galardonada con el Premio a la Investigación Científica 2017, entregado por la Academia Nacional de Medicina por ocupar el primer puesto en la categoría de Ciencias Clínicas. Esta organización reconoce el trabajo de investigadores en áreas de la salud con el fin de estimular el avance de la ciencia médica en el país.

Todo este proyecto fue posible gracias a un trabajo articulado entre el Servicio de Infectología del HUSI, el Grupo de Patología de la Fundación Santa Fe de Bogotá y el Grupo de Biotecnología de la Fundación Cardiovascular de Colombia en Bucaramanga.

La Claraboya | Episodio 5: VIH

La Claraboya | Episodio 5: VIH

¡Bienvenidos de vuelta!

En este nuevo episodio de La Claraboya hablaremos de una enfermedad que, según cifras oficiales, padecen alrededor de 70.000 personas en Colombia: el VIH-SIDA.

El Virus de Inmunodeficiencia Humana ha afectado a la población mundial desde los inicios de la década de los 80. Sus orígenes, evolución y comportamiento se han constituido en un gran reto para la medicina.
María Juliana Soto, estudiante de Medicina e integrante del semillero de investigación de Enfermedades Infecciosas de la Pontificia Universidad Javeriana, nos aclaró las dudas sobre el VIH, dejando recomendaciones sobre los cuidados preventivos y los tratamientos que debe seguir un paciente seropositivo.