Midiendo la vejez saludable

0
Por: Alejandra Díaz Sandoval | Fotografía: Felipe Abondano

Envejecer le pasa a todos, no distingue sexo, color de piel o estrato social. El Instituto de Envejecimiento de la Pontificia Universidad Javeriana desarrolló una herramienta que valora los aspectos para una etapa adulta saludable. Sobresalen valores como la compañía, el acceso a salud y la actividad física.

Cuando se piensa en el ocaso de la vida seguramente se imagina lo que conlleva años de experiencia, años que se ven reflejados tanto física como mental o emocionalmente. El envejecimiento es algo irreversible, sin embargo, puede planearse para que su impacto no sea negativo. De eso se encarga la herramienta digital elaborada por la ONG HelpAge International y validada por el Instituto de Envejecimiento, la cual mide la calidad de vida de acuerdo con ciertos factores, como el buen estado funcional o el acceso de una persona mayor a los servicios de salud.

“La herramienta para validar el envejecimiento saludable tiene tres componentes principales: la primera, la caracterización de las personas mayores que entran en la valoración, esto es: sexo, edad, educación, nupcialidad, actividad laboral; la segunda, la percepción del estado de salud, los niveles de tensión arterial, la valoración de la funcionalidad y la fragilidad, el auto-cuidado, la valoración del estado nutricional y la presencia de enfermedades crónicas; la tercera, el acceso a servicios de salud, la cobertura del SGSSS (Sistema General de Seguridad Social en Salud), la percepción sobre costos y calidad así como la atención de las enfermedades crónicas’’, explica Margarita Medina, economista, doctora en Demografía y líder del proyecto ‘’Construcción de una herramienta para validar el envejecimiento saludable. Validación de la herramienta para Colombia 2014-2016’’.

Para establecer la capacidad del instrumento y valorar los cambios del proceso de envejecimiento, los investigadores hicieron tres aplicaciones de muestras en dos grupos de población mayor muy distintos: uno residente en Bogotá y el otro en un corregimiento del municipio de Tolú Viejo, Sucre. El estudio se realizó con el apoyo de HelpAge International, que ha impulsado el mismo programa y sus mediciones en países como Bolivia, Tanzania, Kenya, Uganda, India, entre otros. Los datos recabados alimentaron una plataforma que permite valorar los diferentes aspectos del envejecimiento saludable e intervenciones en salud.

Según cifras reveladas por el DANE, en Colombia para 2020 habitarán aproximadamente 50’911.747 personas, de las cuales 6’441.110 se encontrarán en un rango de edad entre los 60 y 80 años. Por su parte, la información obtenida por los investigadores javerianos resalta lo que vale la pena tener en cuenta si se desea una vejez más saludable, dependiendo de la situación geográfica: “El dispositivo encontró que el envejecimiento saludable va mucho más allá de la funcionalidad, que es un problema más integral y, por ello, se debe estar trabajando permanentemente en dimensiones sociales, de servicios de salud y en aspectos del autocuidado y situación emocional y psicosocial’’, asegura Medina.

Según proyecciones del DANE, en 2020 habitarán en Colombia 6,4 millones de personas entre los 60 y 80 años.

Según proyecciones del DANE, en 2020 habitarán en Colombia 6,4 millones de personas entre los 60 y 80 años.

En Bogotá, el ritmo de vida y las costumbres impiden, en la mayoría de los casos, que los adultos mayores compartan su vejez al lado de sus hijos o nietos. Esto deja, como resultado final, que estas personas residan en apartamentos o casas en soledad cuando su pareja conyugal falta, generando así más sedentarismo y déficit en la situación psicosocial; en cambio, en Tolú Viejo, son una parte importante en los planes de apoyo social, participan de las decisiones que se toman en todos los ámbitos y se sienten incluidas en su entorno: todo esto permitió concluir que la compañía es factor vital para una vejez saludable debido a su impacto emocional y de interacción, pues, al ser un municipio, el constante contacto entre los habitantes se torna fundamental, cuestión que en una gran ciudad como Bogotá no se ve.

En contraste, los servicios de salud en la capital presentan una situación más reconfortante puesto que los hospitales están más cercanos y el acceso es casi inmediato, mientras que, para llegar a un centro médico en Tolú Viejo, se debe caminar kilómetros y lo que se encuentra son estructuras en condiciones desfavorables y sistemas poco efectivos para tratar enfermedades. Son justamente estos accesos a los servicios de salud los que llegan a abastecer o no la calidad del tratamiento según la enfermedad que se padezca.

Por otra parte, como en el campo el trabajo es de sol a sol, eso hace que la gente labore hasta edades muy avanzadas en los cultivos o en el ganado, convirtiéndolos en personas funcionales y conformes de su estado emocional; asimismo, el hecho de que cultiven su propia comida genera una dieta más saludable, mientras que en la capital el sedentarismo tiene mayor porcentaje y la alimentación es un factor que demuestra una decadencia de autocuidado.

Estos y más resultados reflejados en un grupo de 85 personas en la primera muestra (2014), se constituyen en información valiosa para que los gobiernos creen nuevos planes de inclusión social, con la esperanza de que persigan una vejez saludable. ‘’Si se trata de evaluar el envejecimiento, hay que ver los cambios en el tiempo’’, concluye Medina.

Compartir

Dejar un comentario

A %d blogueros les gusta esto: